Ir al contenido principal

Alfonso Costafreda. Un heterodoxo moderno. La poesía como fin en sí mismo. Publicado en La Manzana Poética. Córdoba, 2010.

ALFONSO COSTAFREDA: UN HETERODOXO MODERNO. LA `POESÍA COMO FIN EN SI MISMO.


Alfonso Costafreda, poeta fundamental en la generación poética de los 50; quizá el menos conocido, precisamente por ser su figura la más tangencial de todo el grupo poético, por haber desarrollado una carrera bastante breve y fuera de todo mercantilismo, y por ser su poesía una muestra, atípica dentro de la generación de los 50, de raíz simbolista. Cuando lo que se estaba persiguiendo era una poesía de tipo más confesional, más intimista; rasgos que vamos a encontrar también en la figura de Costafreda, pero en menor medida que en las obras de sus compañeros de generación.
Costafreda nace en Tárrega, Lérida, en 1926. Realiza estudios en Madrid donde conoce a Carlos Bousoño, que le pondrá en contacto con Vicente Aleixandre, más tarde se desplaza a Barcelona a finalizar sus estudios de Derecho y entra en contacto mediante el poeta Jaime Ferrán con el grupo de Barcelona: Jaime Gil de Biedma, José María Castellet, Alberto Oliart y Gabriel Ferrater. Se agrupan alrededor de la revista Laye, que empieza a publicarse en Barcelona en torno al año 50. Si bien Laye era un espacio donde los poetas tenían un espacio reducido para la creación, con la pauta de un poema al mes, donde Costafreda publica la separata Ocho poemas, o donde Jaime Gil de Biedma publicó “Según sentencia del tiempo”.
Es decir, se había forjado el grupo ya en torno a estas colaboraciones y a la revista, pero también gracias a las aulas de Derecho, y a la reiterada visita de ciertos bares; el grupo de Barcelona, que servirá después para crear el Grupo de Colliure, que reuniría a los poetas en febrero de 1959, en la ciudad donde murió don Antonio veinte años antes.
Costafreda fue precoz, fue el primero de su generación en publicar, Nuestra elegía, fue publicado en 1949, habiendo recibido el premio Boscán. Del contacto de Costafreda con Aleixandre, frecuentando su casa en Velintonia, y cuya amistad le valió al resto de poetas de Barcelona para acercarse a Madrid y entrar en contacto con las corrientes poéticas de la posguerra española.
Como he dicho antes, la visita a Colliure fue el detonante para que apareciese la “Colección Colliure”, donde publicaron entre otros: Goytisolo, A.González, J.A. Valente, Gil de Biedma, Alfonso Costafreda o Carlos Barral.
Su primera obra, Nuestra elegía, procede del discurso social, de la que el mismo poeta dice que él nunca utilizaba el yo, sino el nosotros, es decir, la voz colectiva que afecta a todos, es una especie de: el poeta canta para todos, de poesía más abierta, de carácter colectivo, menos intimista, poesía, que en un principio iba a rechazar el tono confesional de sus compañeros de generación.
Ya vemos este tono en el primer poema que abre el libro:

y todo el dolor
acaba.”

El poeta espera que esa España nefasta acabe pronto, cuanto antes, el franquismo es algo que iba a mermar su resistencia física y mental, declarando más adelante que no volvería a pisar España hasta que no acabase el régimen, y así fue como pasó, excepto un breve periodo de indecisión casi al final de su vida.
La poesía de Costafreda se instala en el discurso poético simbolista, su poesía está plagada de símbolos : la palabra, la raíz, el árbol. Tiene una concepción romántica de la poesía, espera todo de ella, esa va a ser la base de ulteriores problemas vitales. Su vida se mezcló en gran medida con su poesía. El poeta, a lo Rimbaud, ocupa el lugar de Dios, desacraliza lo creado, para destruirlo y volver, él mismo, a crearlo nuevamente, pero con nuevos parámetros de importancia.
Los problemas con los que se encuentra Costafreda en su creación son la palabra y los límites; la palabra como elemento creador de todo discurso poético, y material cotidiano con el que trabajar para transmitir el mensaje, pero la palabra también como obstáculo que le impide vislumbrar la realidad a la que quiere llegar. En una especie de problemática mística: las palabras se quedan cortas en el decir, por ello, el discurso creador debe ser simbólico. No estoy afirmando que Costafreda sea un poeta místico, pero sí que hay un elemento común en cuanto a la construcción del lenguaje y del discurso con la mística. Las palabras no le valen a Costafreda.
Al principio las palabras son:

piedras preciosas para el sentido,
diamantes de realidad.

Más adelante, se convertirían en :

Una palabra, por ejemplo, el mar...
y pondré la distancia necesaria
entre el mar y cualquier
adjetivo tenaz que corriera en su búsqueda.
[...] Avanza, avanza hacia ese mar,
y que sean tormentas tus interrogaciones,
y vientos y delirios, amor al fin,
y no cesa de andar y correr y destruye
a tu paso la red que te impida ser libre.

Donde el poeta muestra la necesidad de hablar del mar como libertad, pero al mismo tiempo de la enunciación del objeto poético, se convierte en algo prisionero, que no debe ser ni siquiera adjetivado, se produce una paradoja entre libertad creativa y los límites que se crean al enunciar ese símbolo, por lo tanto el símbolo se convierte en algo finito, en lo contrario de lo que quería decir. De ahí la agonía poética de Costafreda. La poesía permite enunciar la libertad, pero enclaustra al ser mencionada.
En el último libro de Costafreda, Suicidios y otras muertes, llega a dudar de la existencia del propio lenguaje. Costafreda, se hace una reflexión sobre la existencia después de pasar gran parte de su vida residiendo en Suiza, él, al final de su trayectoria, creía más en los matices, en las expresiones de la gente que en la sintaxis:

¿Hay acaso un lenguaje? Ponlo en duda,
que te juzguen, condenen, desconozcan,
amigos no te quedan ni palabras.
...e intentas encontrar en el hastío
patéticos y breves
instantes de sensualidad.

El lenguaje va a ser siempre una preocupación en la vida y en la obra de Costafreda, porque su poesía es algo altamente comprometido con su mensaje y su forma de estar en el mundo.
Vemos una transformación en sus obras, desde Nuestra elegía hasta Suicidios y otras muertes, en la primera, la voz social, el eco y la preocupación por la situación política de la España de la posguerra. Es un un deseo de acabamiento, un deseo y una esperanza para que todo cambie. Así plasma la situación política y la realidad del país:

Sordos, los combatientes sobre la tierra avanzan
pegados a la sangre del hermano caído;
el frío de los muertos y el calor de la tierra
atraviesan su cuerpo como un largo quejido.
En el mundo oscurece. Todo es noche.
Sobre mi mano abierta de poeta
caer siento la lágrima del fruto.

La persona gramatical y poética coinciden, el canto se dirige a una gran masa, en este momento la poesía debe ser escuchada, debe denunciar el momento de injusticia tras la lucha fratricida, el canto es una elegía por los que han caído; ese momento no debe volver a repetirse.
Si bien el primer libro muestra esa influencia de la poesía social, también lo es que Costafreda no era ajeno a las polémicas que se estaban desarrollando en torno a la generación de los cincuenta, hablo de la polémica que se mueve en torno a la poesía como comunicación, o a la poesía como medio de conocimiento, enunciado éste que fue defendido por la mayoría de los poetas del 50; empezando por Carlos Barral. El poema se convierte en algo diferente, ya no es comunicación, es un acto de creación, un acto que desvela la realidad, ya no es un simple acto comunicativo, que trasvasa un pensamiento, donde el lector permanece pasivo ante el discurso creado por el poeta. El poema se convierte ahora en un espacio donde residen y pasan conceptos, teorías, recuerdos; con un cambio sustancial en el lenguaje poético, un lenguaje más convencional, que puede adoptar unas cotas de intimismo antes desconocidas en poesía, con un regusto irónico en el contenido, y la aparición de fórmulas intertextuales, o una incipiente ampliación de horizontes poéticos, la ampliación a otros poetas extranjeros, sobre todo, ingleses y franceses. La influencia de Eliot es fundamental en la obra de muchos autores de los 50, influencia que llegó a España gracias a las lecturas de Cernuda.
Pueden verse en estos poetas posturas más irónicas, como en Gil de Biedma, actitudes reflexivas en lo concerniente al horizonte poético, como en Valente, tesis que cambian los poemas como espacios en construcción, lo metapoético en Ángel González; actitudes románticas de rechazo a lo anterior, aprendido de Cernuda y que se puede ver en la obra de Costafreda, que debe mucho al 27 en ese sentido. De ahí que la poesía de los 50 sea tan diferente de la anterior, el poema es un campo abierto para la experiencia personal de los autores, con una sólida formación intelectual, que van a plasmar en sus poemas todas estas preocupaciones estéticas, porque querían hacer de la poesía algo diferente. Ahí se puede enmarcar la poesía de Costafreda, una dedicación completa a su poesía, a la reflexión de lo poético, unos altos ideales poéticos que no se ven en absoluto correspondidos de no ser por el primerizo y quizá demasiado temprano premio Boscán, que dieron carta de naturaleza a un Costafreda confiante en lo poético, pero que según avanzaba el tiempo fue descubriendo que la situación en España era peor de lo que se esperaba, y que su concepción de la poesía no era la deseada de él como poeta. La no inclusión en el libro de Castellet, Veinte años de poesía española, le sirvieron para darse cuenta de que su intento poético había fracasado y que su concepción le debía casi más al pasado poético de este país que a las nuevas tendencias de sus compañeros. Como he dicho anteriormente, una poesía que parte del simbolismo y que nace del silencio poético, del poeta que se sabe fracasado.
Desde el cuarenta y nueve al setenta y cuatro del pasado siglo, solo publica tres libros de poemas, exceptuando la separata de Laye, Ocho poemas, que después será incluido en el libro Compañera de hoy, libro de carácter más conciliador consigo mismo y concesión a la poesía, que aparecerá en el año sesenta y seis. Poemario donde se ensayan fórmulas más cercanas al tono de los poetas de los cincuenta, un tono coloquial, que parece proceder de la experiencia, y que confía en la expresión de lo amoroso, del descubrimiento de la Amada o del Eterno Femenino, como única posibilidad de actuación de un mundo que sigue siendo igual de gris, en el caso de España, o igual de mecanizado, como en el caso de Suiza. De muestra el bellísimo poema “ Todo lo que tememos”, de ecos salinianos, en un concepción romántica del mundo, de reflexión sobre el amor y las circunstancias que envuelven la propia vida que marcan lo que existe de lo que no existe; lo que ha dejado huella a través del recuerdo, invocación que procede del pasado y que sirve al sujeto poético para reflexionar sobre la tentativa vital como una nueva esperanza, un nuevo espacio, recordemos la iniciativa neorromántica de la que procede Costafreda y la concepción de la poesía como un acto religioso donde el poeta toma la forma de Dios encarnado en el poema, la palabra y sus límites para este poema que se acerca al amor sin ironías, pero con convencimiento, obstinado, vital, una actitud casi extraña en Alfonso Costafreda, que impregna sus composiciones de un pesimismo sostenido, pero que se desgaja de la impronta personal y vital que hemos explicado más arriba.

No sé de dónde vienen
tu risa, tu alegría,
en qué instante aprendiste
a mirar frente a frente
todo lo que tememos.
A mirarlo en los ojos
como si nada hubiera
que temer
y tu mirada
hubiese descubierto
entre tanto desorden
un principio de luz.

Donde se ve un Costafreda plenamente consciente de las capacidades organizativas del amor ante tanto caos, un principio de cosmogonía, que se transmuta en la capacidad amorosa del mundo y la bondad del mismo. Ante tanta fealdad, o feísmo, aparece el principio de luz, que se opone platónicamente a la oscuridad que aparece en el libro, composiciones como “Otras noches”, o “De noche en noche”. Donde todo lo que habita es miedo, dolor, desesperanza e incertidumbre; vemos un desplazamiento hacia el miedo en la obra de Costafreda, porque el último libro ya se instala definitivamente en la desesperanza del que sabe que el camino que queda por recorrer es breve.
Suicidios y otras muertes es un alegato en defensa de la libertad de elegir cuándo morir. Son una serie de poemas dedicados a poetas que dejaron este mundo agostados por los golpes de la vida, porque su concepción creativa se había agotado, o porque no tenía nada que ver con nadie, estremecedores son los poemas dedicados a Sylvia Plath, a Paul Célan, el dedicado a la muerte de su querido amigo Gabriel Ferrater, o los versos de Cesare Pavese: Vendrá la muerte y tendrá tus ojos.
Son textos estremecedores, que están al límite de la vida, pero llevándola a la poesía, que se convierte de igual manera en una experiencia última, en una poesía por delante de los cánones de creación, que flirtea con la muerte, porque ya no hay nada que temer; la muerte como un acto creativo que lucha en contra de la mediocridad:

G.F.
Opongo
a toda la retórica y vacía
y humillante
poesía
hispánica actual,
la obra viva, aún más viva ahora,
de un gran poeta catalán ahora destruido.

Con un concepto medieval de la muerte, la vida verdadera empieza más allá de la muerte, cuando morimos, sobre todo si has tenido una vida plena dedicada a la creación, como es el caso del gran poeta catalán Gabriel Ferrater, cuya obra Les dones i els díes, fue de una influencia principal, no tanto en la obra de Costafreda, pero sí en la actitud vital.
En pocos casos se funden de tal manera creación/pasión; la pasión por la literatura llevada hasta sus últimas consecuencias. Si todo lo que el poeta ha intentado poeticamente ha fracasado, qué se puede perder, de ahí el dolor que habita las páginas de este libro sin igual en la literatura española. Caso premeditado del que ya no puede demostrar nada, la muerte como tema de su libro, pero la muerte real, el símbolo se hace palabra. Costafreda como símbolo de su creación, en una pequeña inmortalidad del difícil mundo literario que no recoge heridos. La poesía hecha palabra, el verbo desvelado, la auténtica esencia de la poesía se establece en estas páginas, ahora no parece que el sujeto poético encuentre dificultades con el lenguaje poético, la poesía se ha desvelado completamente, el poeta ocupa su lugar creador, la vida tiene sentido en la realización de la muerte:

No hay otra forma de vivir”

Para alcanzar la libertad no dudes
en desprenderte de todo, de todos.
Vida que se supiera al borde del abismo.
Todo lo perderás,
y aunque te pierdas a ti mismo,
náufrago serás y luz del día.


Todas estas circunstancias convierten a Costafreda y a su poesía en un poeta contrario a toda corriente, su radical originalidad, lo hacen un ejemplo raro de poeta comprometido con la poesía y con la vida, sus ansias de superar lo poético siguiendo una tradición extranjerizante mediante la muerte como único salvoconducto. Su entrega a la poesía, su concepción poética alejada de presiones, la no inclusión en antologías grupales, el exilio físico en Suiza, y la distancia sentimental con otros poetas, lo convierten en un poeta de factura muy diferente en una generación que marcó el camino a seguir para generaciones posteriores, que permitió el resurgir poético de una España que experimentaba cambios en un periodo demasiado largo en la Historia española reciente.
Su poesía es una muestra breve y valiente, que, si bien no ha creado escuela, se mueve entre los parámetros establecidos por la generación de los 5o, y que se pueden ver en sus tres libros, desde la influencia más social de Nuestra elegía,pasando por los ecos neoplatónicos de Compañera de hoy, hasta el testamento vital del libro póstumo Suicidio y otras muertes.

















Bibliografía:

  • La promoción poética de los 50.Austral
  • Carlos Barral. Poesía completa. Lumen. Estudio de Carme Riera.
  • Poesía completa. Alfonso Costafreda. Tusquets.
  • Insula. Nº 523-524.La escuela de Barcelona.
  • Poesía completa. Gabriel Ferater. Lumen.
  • Las personas del verbo. Jaime Gil de Biedma.
  • Las palabras de la tribu. J.A. Valente
  • Teoría y práctica de la función poética. Javier del Prado. Cátedra.
  • Obras completas. Luis Cernuda. Siruela









Joaquín Fabrellas Jiménez

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las voces indomables Manuel Lombardo Duro

Colección Caja de formas, nº 5. Piedra Papel Libros. Jaén. 2017.


Portada, contraportada y solapas del libro de Manuel Lombardo Duro.
La poesía de Lombardo Duro nace siempre de la paradoja ante la necesidad de expresar el silencio del que surge yel acabamiento del mismo al escribir el poema. Poesía que enfrenta la acción y la inacción, la palabra y el silencio, el lenguaje y el caos en el que se origina la obra de Lombardo. Texto que violenta sus propias bases expresivas, se decanta hacia la pureza sintáctica y hacia un léxico que bordea los límites del conocimiento y el vacío; la poesía como concepto con el que expresar la nada.
El mundo sensible de Lombardo le sirve como correlato a su poesía, su mundo no existe, está en suspenso. El lenguaje lo constata, su texto es el silencio. Bascula entre el latido de la nada y la pulsión de lo dicho. Su discurso es por tanto reflexivo, la reflexión meditativa es la única forma de enfrentarse al poema. Su p…

Pliegos del Condestable

Soneto que dirige la hermosa Carmen de Montilla a su anónimo enamorado, en cuitas de amor quejándose del despecho sufrido. Año 1616.

Pues es mi cuerpo ahora carne inerte,
solo sombra, la piel acariciada
de tu mano que prende por la nada
su rastro; la mirada busca verte

de nuevo, donde el lecho no confunde
la noche herida, fue lejano el vuelo
del ave que guardar solía, cielo
que aúna su recuerdo mientras se hunde

en la noche mi cuerpo con su herida,
rescata el dulce llanto, su alta dicha
no predice el destino, usurpa vida

cruel, lágrima cogiste a mi lamento,
vano fue mi dolor, el daño duro,
pues todo acaba en un sutil tormento.

A las ruinas del Palacio de Jabalquinto en Baeza

Y el viejo sentado a la puerta
en humilde silla de anea,
daba la entrada al palacio
sin palabras vacías, sin anuncios
a los visitantes ausentes,
tan solo su mirada hueca
de quien crecer ha visto en la piedra
el musgo dormido,
y a la ruina del tiempo pronunciar
el olvido, su nombre condenado
de la historia y la fama,
el silencio que alberga aquí su ruido
insondable de tinta,
nadie requiere la ruina o su forma
pobre cuando era solo piedra,
y el zaguán permite ahora el  ensueño
sobre trazos gastados, suave sombra,
duerme adentro la luz cerrada en claustro
de abrojos, nada y polvo:
la heráldica, escudos, escaleras,
oh su cielo, las risas, ¿qué se hicieron?,
¿dónde están las hermosas mujeres,
sus hombres, la clara belleza anónima,
recorriendo estos pasillos?
Ropas caídas en noches de alcoba,
todo ahora es su miseria y gusano,
hueso callado de la traición
del tiempo inefable,
pues su tiempo abre y guarda el espanto.
Donde ayer hubo brillo hoy solo queda
su ceniza creciendo para el cardo.
Ho…