Ir al contenido principal

Hablando de aquí

Añagaza de Juan Manuel Molina Damiani


       Vuelvo a casa de día.
No estás. Me esperas esta tarde.
Entran por el balcón, desde la playa suben, las trae la marea,
la cordura nublada de los bañistas más madrugadores,
la humedad de los cañizales
lamiéndose la sal de sus heridas, la luz de otra mañana.

       Guarda el piso imágenes nuestras
que no consigo enfocar bien del todo:
las heces de mis celos me las están velando nuevamente.
Tropiezo entonces con un charco de agua
dejado por tu cuerpo saliendo de la ducha:
te veo otra vez ofrecerme tu pudor más impúdico,
                                                                  tu cepa más recóndita.
Quien ya no quiero ser me sigue devolviendo tus recuerdos:
apenas logro ser el que querría
porque aún no dispongo de memoria propia de nada.

       Hay ropa por el suelo. La cama está deshecha.
Sobre la mesilla de noche, parecen esperarme,
el cómpac de Lou Reed que no encontrabas,
un cenicero limpio, un par de fotocopias de mi deneí tuyas
y la mierda que lees de un tiempo acá para intentar dormirte.
En su sitio, primer cajón,
perfecto, menos mal, el cuaderno por que anda
la nota sobre los calvarios de Grünenwald,
los apuntes dictados por el último libro de Guillermo,
que lo mejor sería
                           largarse de inmediato.

      Es aquí cuando cobro conciencia de haber vuelto,
trascendente y absurdo, doble mío: el espejo del dormitorio
encuadra un plano americano de un tipo que soy yo
                                                        poniéndose otra máscara,
cortándote la flor,
                              la flor podrida,
                                                      de su vuelta a tu mundo.

 En Salvoconducto, Jaén, Diputación Provincial de Jaén,2003.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Góngora y el 27.

-->
Luis de Góngora y la influencia en el 27. Joaquín Fabrellas Jiménez
En las Soledades, el protagonista nos presenta un mundo artificial, como decía Salinas, el poeta revive la realidad, dotándola de nuevos matices y significados. En efecto, la obra de Góngora es una tabla, un decorado. Parte del vacío y prolifera en un mundo abigarrado, hacinado. Nadie se sorprende de ver al viajero. Todos los personajes que aparecen en el poema se muestran al náufrago como personajes de tapiz, a punto de ser pintados; lo que ven los ojos del náufrago es lo que escribe Góngora. La obra tiene espíritu discursivo. Y crítico. La obra de Góngora propone un modelo de conducta ante la sociedad. El náufrago, como el propio poeta, ha conocido los secretos de la Corte y la vida en la gran ciudad. Ambos conocen las presiones, los servilismos, las briegas a las que se debían hacer frente para pertenecer a esa oligarquía basada en el nacimiento afortunado y en la manutención y disfrute de ciertas hereda…

Arthur Rimbaud: a contracorriente

Trabajo sobre la obra de Diego Jesús Jiménez

Sobre la belleza en la obra de Diego Jesús Jiménez Un apunte
Hablar a estas alturas de la obra de Diego Jesús Jiménez es una tarea redundante. La obra reciente del profesor Juan Manuel Molina Damiani sobre antiguas y nuevas aportaciones a la obra de Diego hacen de este apunte un mero complemento superfluo. Con mayor o menor fortuna, se han tratado aspectos interesantes de su obra, las aguas del Júcar, el río del que tanto se habla en su poesía, el elemento camp, la transformación del joven poeta en un poeta consagrado, etc. Sin embargo, me gustaría tratar aquí un aspecto que, si bien es inherente a la poesía, toda la soflama posmodernista nos lo ha hecho ver como algo ajeno. Hablo de la belleza; la belleza como categoría estética, la belleza como parte de la modernidad, como función en la poesía, no como adorno. Toda la poesía francesa moderna trató de despojar a la poesía la parte más parnasiana porque sí, o al menos, la más interesante. Se descubrió la carroña, la ciudad, lo feo, lo m…