Ir al contenido principal

Postales desde sitios donde estuve. Lisboa. 1997.

Lisboa.

Alguien grita mi nombre en la estación de tren. Alguien se dirige a mí sin conocerme. Una mujer despeinada, con la cara cansada y el cuerpo doblado por la fatiga, me increpa, me dice que la siga; yo lo hago sin preguntar nada. La sigo por las calles miserables, por los adoquines fragmentados por la luz blanquísima que ilumina la enorme tarde de Lisboa, esa es su redención, la luz. Ando por calles que desconozco pero que ya había visto en otros libros, calles que me son familiares, quizá porque las une la tristeza del abandono y se parecen a las calles de Madrid, o de un París lejano, o de una capital de colonias alejada de Europa, no sé, yo había estado aquí antes.

La mujer me lleva a un edificio cochambroso, por mi aspecto no me podía llevar a otro lugar, la fachada muestra el cansancio de la ropa sucia, una antigua oportunidad de parecer nueva, las sábanas, las colchas, los trapos, la ropa interior raída pero pulcra, la honradez de la clase baja se muestra bien ordenada en balcones minúsculos donde aún se asoma la gente a echar un pitillo; alguien apura una botella, cantan alegres quizá por mi llegada, una especie de bienvenida que no tiene que ver con el alcohol ni con las citas improvisadas en los arrabales del puerto. El suelo tiembla a mi paso, la baranda metálica se comba  cuando me apoyo y todo parece a punto de desaparecer, pero decide esperar otra década.

La plaza es oscura, rostros extraños me miran y me ofrecen hachís, un paseo; yo solo quiero salir de aquel laberinto, ver la otra ciudad, la que refulge en los recuerdos inventados del que no ha estado nunca aquí, Lisboa se va quedando a oscuras y paseo por el Chiado, por Bairro Alto, mientras escucho en los locales algún fado diseñado para que turistas nórdicos aplaudan las actuaciones de los camareros serviciales, que sirven cafés interminables en las minúsculas mesas de un centro que se esconde de sí mismo.

Pero solo contemplo la deformidad de aquel mendigo que todos conocen y con el que nadie habla y está allí solo sentado a la puerta de la Estación de trenes del centro, me dice algo, me enseña su carné y su foto de cuando era otro, ahora se ha convertido en eso que vemos. Lisboa es su metamorfosis.

Y termino la noche en el Hot Clube, yo vine aquí por el jazz. Solo.
El concierto es bueno. Esa noche no dormí. Lisboa no me esperaba en la cama.

J. Fabrellas

Comentarios

Entradas populares de este blog

Góngora y el 27.

-->
Luis de Góngora y la influencia en el 27. Joaquín Fabrellas Jiménez
En las Soledades, el protagonista nos presenta un mundo artificial, como decía Salinas, el poeta revive la realidad, dotándola de nuevos matices y significados. En efecto, la obra de Góngora es una tabla, un decorado. Parte del vacío y prolifera en un mundo abigarrado, hacinado. Nadie se sorprende de ver al viajero. Todos los personajes que aparecen en el poema se muestran al náufrago como personajes de tapiz, a punto de ser pintados; lo que ven los ojos del náufrago es lo que escribe Góngora. La obra tiene espíritu discursivo. Y crítico. La obra de Góngora propone un modelo de conducta ante la sociedad. El náufrago, como el propio poeta, ha conocido los secretos de la Corte y la vida en la gran ciudad. Ambos conocen las presiones, los servilismos, las briegas a las que se debían hacer frente para pertenecer a esa oligarquía basada en el nacimiento afortunado y en la manutención y disfrute de ciertas hereda…

Leda y el cisne. Pliegos del Condestable.

Pliegos del Condestable.

El  zoólogo Miranda de San Pedro escribe unas liras en admiración tanto de la poesía renacentista como del ave cisne que en mucho admiraba.
(1578? ) La fecha está borrada por una mancha de humedad. Por el lenguaje utilizado y la influencia de san Juan en las liras de San Pedro, parece ser que pertenecen a esta fecha, al residir el carmelita en Jaén, pudiendo haber entrado en conocimiento con nuestro zoólogo-poeta que estudiaba la fauna de unos humedales cercanos.




El cisne tuerce el cuello
buscando, de la mujer, el ardiente
sexo, muestra su bello
cuerpo, que aún caliente,
espera del aire, mentira hiriente.

Casi en piedra, de furia,
ella se acuesta así en breve lecho
de la pasión, espuria,
para el cuerpo maltrecho,
y de un cisne gozar a su despecho.

Del placer, su lamento,
engendrados de un golpe desmedido,
el dolor del tormento,
de la angustia ha ya huido
y el amor era largo cometido.

Cansar ninfas sabía,
fuera primero el cisne bestia dura,
y aún antes, solía
t…

Arthur Rimbaud: a contracorriente