Ir al contenido principal

Transición

Transición
Joaquín Fabrellas

Soy de una generación, (la de 1975), que nos creímos a pies juntillas aquello que los tecnócratas dieron en llamar "transición democrática", como si no hubiese sido un mero traspaso de papeles, y cuyas consecuencias estamos ahora sufriendo en forma de corrupción estructural. La ceguera de nuestros representantes políticos, su falta de resolución, el egoísmo propio que acompaña a quienes ejercen el poder en algunas de sus formas y tiene todavía demasiadas deudas que pagar a quienes los han puesto allí, hacen de España un animal herido y sin rumbo que va dando bandazos en una Europa cada vez más decidida a convertirse en aquello que critica sin asomo de vergüenza o escrúpulo.

Soy de una generación que cree en los políticos porque sus padres pasaron demasiado tiempo sin poder creer en ellos. Una generación la mía que venía de un largo fascismo de silencio y opresión y que le puso rostro a una forma de entender el cambio político hasta que llegamos a una democracia cada vez más autoritaria, de menor representación o con una representación más manipulada, pero una generación que ahora tampoco acepta la discusión o la disensión y considera errado al que no piensa como ellos: la larga cicatriz del pensamiento único, una generación que cree en mesías, y los mesías o no existen o se equivocan como profetas falsos, o se les ve el cartón piedra de su representación de teatro malo.

Creo que ninguno de los líderes que concurren a estas elecciones forzadas, a esta "segunda vuelta" de monarquía parlamentaria en horas bajas hayan entendido el mensaje de la ciudadanía. Los que sobran son ellos. El peso de la repetición de los comicios se ha puesto en el "error" ciudadano y parece que las elecciones se pueden repetir hasta que salga el resultado querido por ellos. Considero que estos líderes han fracasado en su empeño, ¿no deberían retirarse y dar paso a otros? Está claro que no están preparados para una nueva transición, las personas están cada vez más informadas por canales no oficiales y saben ya del tejemaneje, antes solo interno, de las aguas fecales de la política y digamos, por ejemplo, de su dudosa financiación.

Y los líderes nuevos entienden el ejercicio de la política como una continua campaña de desprestigio al contrincante, eso sí, muy bien explicado, a veces en tono ingenuo y maniqueo para una población que mira estupefacta las ganas de concurrir en ese espacio público, acaparar cuantos más medios mejor: televisión, radio, internet, espacios públicos,  programas de un tipo periodismo adyacente, que genera noticia, no interpreta ni informa, solo busca el debate y el enfrentamiento, como si de un programa rosa se tratase. Los nuevos líderes han confundido la política con la televisión y eso es peligroso porque no han sabido encauzar el caudal fructífero que pudiese tener una televisión libre y sin prejuicios.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las voces indomables Manuel Lombardo Duro

Colección Caja de formas, nº 5. Piedra Papel Libros. Jaén. 2017.


Portada, contraportada y solapas del libro de Manuel Lombardo Duro.
La poesía de Lombardo Duro nace siempre de la paradoja ante la necesidad de expresar el silencio del que surge yel acabamiento del mismo al escribir el poema. Poesía que enfrenta la acción y la inacción, la palabra y el silencio, el lenguaje y el caos en el que se origina la obra de Lombardo. Texto que violenta sus propias bases expresivas, se decanta hacia la pureza sintáctica y hacia un léxico que bordea los límites del conocimiento y el vacío; la poesía como concepto con el que expresar la nada.
El mundo sensible de Lombardo le sirve como correlato a su poesía, su mundo no existe, está en suspenso. El lenguaje lo constata, su texto es el silencio. Bascula entre el latido de la nada y la pulsión de lo dicho. Su discurso es por tanto reflexivo, la reflexión meditativa es la única forma de enfrentarse al poema. Su p…

A las ruinas del Palacio de Jabalquinto en Baeza

Y el viejo sentado a la puerta
en humilde silla de anea,
daba la entrada al palacio
sin palabras vacías, sin anuncios
a los visitantes ausentes,
tan solo su mirada hueca
de quien crecer ha visto en la piedra
el musgo dormido,
y a la ruina del tiempo pronunciar
el olvido, su nombre condenado
de la historia y la fama,
el silencio que alberga aquí su ruido
insondable de tinta,
nadie requiere la ruina o su forma
pobre cuando era solo piedra,
y el zaguán permite ahora el  ensueño
sobre trazos gastados, suave sombra,
duerme adentro la luz cerrada en claustro
de abrojos, nada y polvo:
la heráldica, escudos, escaleras,
oh su cielo, las risas, ¿qué se hicieron?,
¿dónde están las hermosas mujeres,
sus hombres, la clara belleza anónima,
recorriendo estos pasillos?
Ropas caídas en noches de alcoba,
todo ahora es su miseria y gusano,
hueso callado de la traición
del tiempo inefable,
pues su tiempo abre y guarda el espanto.
Donde ayer hubo brillo hoy solo queda
su ceniza creciendo para el cardo.
Ho…

Pliegos del Condestable

Soneto que dirige la hermosa Carmen de Montilla a su anónimo enamorado, en cuitas de amor quejándose del despecho sufrido. Año 1616.

Pues es mi cuerpo ahora carne inerte,
solo sombra, la piel acariciada
de tu mano que prende por la nada
su rastro; la mirada busca verte

de nuevo, donde el lecho no confunde
la noche herida, fue lejano el vuelo
del ave que guardar solía, cielo
que aúna su recuerdo mientras se hunde

en la noche mi cuerpo con su herida,
rescata el dulce llanto, su alta dicha
no predice el destino, usurpa vida

cruel, lágrima cogiste a mi lamento,
vano fue mi dolor, el daño duro,
pues todo acaba en un sutil tormento.