Ir al contenido principal
Acaso no

Si la verdad se esconde
allí donde  se nombra ya el vacío,
si lo falaz responde
y tu cuerpo es el río
donde mana lo bello que confío

a tu rostro dormido,
a tu boca henchida de pureza,
al silencio partido
por el tiempo que reza;
la piel y el noble hueso despereza

la carne enamorada,
silencio oculto, cuerpo si bendito,
huye tú de tu nada,
cumple lo marchito
del tiempo que en tu gesto necesito.


Joaquín Fabrellas

Comentarios

Entradas populares de este blog

Góngora y el 27.

-->
Luis de Góngora y la influencia en el 27. Joaquín Fabrellas Jiménez
En las Soledades, el protagonista nos presenta un mundo artificial, como decía Salinas, el poeta revive la realidad, dotándola de nuevos matices y significados. En efecto, la obra de Góngora es una tabla, un decorado. Parte del vacío y prolifera en un mundo abigarrado, hacinado. Nadie se sorprende de ver al viajero. Todos los personajes que aparecen en el poema se muestran al náufrago como personajes de tapiz, a punto de ser pintados; lo que ven los ojos del náufrago es lo que escribe Góngora. La obra tiene espíritu discursivo. Y crítico. La obra de Góngora propone un modelo de conducta ante la sociedad. El náufrago, como el propio poeta, ha conocido los secretos de la Corte y la vida en la gran ciudad. Ambos conocen las presiones, los servilismos, las briegas a las que se debían hacer frente para pertenecer a esa oligarquía basada en el nacimiento afortunado y en la manutención y disfrute de ciertas hereda…

Aníbal Núñez: REFLEXIONES MORALES ANTE LA FOTO DE UNA NIÑA VESTIDA DE PRIMERA COMUNIÓN

la cofia era de perlas
cultivadas los guantes
de gasa la sonrisa
del carmín de tu tía
el libro guarnecido
de nácar con el lomo
dorado y reluciente
igual que la custodia del santísimo
el rosario de plata
labrada zapatitos
de charol el vestido
de vuelo almidonado el almidón
se extrae de la patata

el labrador que labra la patata
vela su crecimiento subterráneo
acaba malvendiéndola
para usos industriales o privados
el labrador que guarda sus ahorros
para decir
"la cofia era de perlas..."
de su hija de seis años.

Poesía jienense actual

La isla de Siltolá, editorial sevillana que está revolucionando el panorama poético español en los últimos años, ya que no cesa de editar a un amplio catálogo de autores avalados por diferentes publicaciones de prestigio nacional, además de poseer una colección de aforismos, novela, ensayo y nouvelle, que convierten a esta editorial en un referente para los lectores, gacias a la gran labor de Javier Sánchez Menéndez, editor de Siltolá.

En el caso de Jaén, La isla de Siltolá ya publicó hace cosa de un año Nombres escritos en la corteza de los árboles, con una reseña en este blog del poemario de Ángel Rodríguez, libro dedicado a los amores del yo poético, ese diario sentimental que nos va vertebrando en lo erótico en nuestra vida.
Este año ha sido el turno de Elena Felíu, Isabel Tejada y Pedro Luis Casanova, que han debutado con esta editorial con los siguientes títulos: Poemas en el margen, Los sitios conocidos y Fósforo blanco; los tres proceden de una poesía muy diferente, los tres d…