Ir al contenido principal

¿Para qué sirve la sintaxis?

¿Para qué sirve la sintaxis?

Joaquín Fabrellas



Considero que El curso de lingüística general de Ferdinad de Saussure es una obra que recoge el pensamiento humano en su lado más crudo: el conocimiento se adquiere mediante nuestra capacidad lingüística, dependeremos de nuestro conocimiento sintáctico para manejarnos en la vida, porque la sintaxis es pensamiento, es estructura mental y cuanto más recio y desarrollado esté mejor comprenderemos ese concepto al que los humanos llamamos mundo. El mundo es un concepto, y el tiempo otro. Y eso se puede conjugar con unas reglas que tienen mucho que ver con el conocimiento del lenguaje, cuanto más amplio sea más amplio será mi mundo y su interpretación.

Como afirmó Wittgenstein: "los límites de mi mundo son los límites de mi lenguaje". Es cierto que todos los hablantes de un idioma lo aprenden de forma natural, pero eso también se puede mejorar, no es lo mismo saber mover las piezas por el tablero que saber jugar al ajedrez. Esa es la sensación que me dan los hablantes de nuestro idioma, meros movedores de ficha poco avezados y poco motivados en una sociedad muy tecnológica que usa la lectura como entretenimiento o como producto, en el mejor de los casos. Una sociedad que ha olvidado el temblor ante una frase hermosa o el sentimiento desatado por un endecasílabo y todas sus conexiones sentimentales y culturales.

Pero fallamos en todo esto, en nuestro sistema educativo que disecciona la sintaxis como si fuese un repulsivo experimento de laboratorio sin bacterias y sin miscroscopio, porque la sintaxis es una profunda reflexión sobre el lenguaje y, por ende, de uno mismo, y eso está reñido con esta nueva sociedad de consumo que parece decirnos: no te pares a pensar, solo siente y consume, o así lo atestigua la moderna diosa de la producción actual, la efervescente publicidad y su reino de lo inmediato.

Por eso cuando me hacen esa pregunta, veo que algo ha fallado en el proceso, me limito a responder que la sintaxis sirve para haber podido enunciar esa cuestión absurda. Y es que la inmediatez del beneficio da a los alumnos una visión sesgada del fenómeno educativo y de su resultado. La cultura ha pasado a ser algo secundario, las nuevas tecnologías nos ofrecen todo de forma comprimida, resumida, empaquetada, ¿para qué sirve el conocimiento si está a un golpe de ratón? El proceso de formación cultural que antes tan importante era, ha pasado a ser una bizarría intolerable, una boutade de mal gusto. Ahora todo es apariencia, la belleza ha pasado a ser un valor en sí mismo, pero una belleza recauchutada, de diseño, no basada en un clasicismo histórico.

No saber sintaxis es olvidar tu origen, un conocimiento heredado de siglos, la tradición se hunde en la historia y se hace romana, griega y se mezcla con Asia y con los fenicios, domina el Mediterráneo, el mundo conocido hasta el Indo, y más allá el extremo oriente y descubre que el hombre es hombre gracias al lenguaje y que las reglas sintácticas son universales, así de simple, decir lo contrario es abrir las puertas a la ignorancia.

Sapere aude.
Atrévanse a saber.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Góngora y el 27.

-->
Luis de Góngora y la influencia en el 27. Joaquín Fabrellas Jiménez
En las Soledades, el protagonista nos presenta un mundo artificial, como decía Salinas, el poeta revive la realidad, dotándola de nuevos matices y significados. En efecto, la obra de Góngora es una tabla, un decorado. Parte del vacío y prolifera en un mundo abigarrado, hacinado. Nadie se sorprende de ver al viajero. Todos los personajes que aparecen en el poema se muestran al náufrago como personajes de tapiz, a punto de ser pintados; lo que ven los ojos del náufrago es lo que escribe Góngora. La obra tiene espíritu discursivo. Y crítico. La obra de Góngora propone un modelo de conducta ante la sociedad. El náufrago, como el propio poeta, ha conocido los secretos de la Corte y la vida en la gran ciudad. Ambos conocen las presiones, los servilismos, las briegas a las que se debían hacer frente para pertenecer a esa oligarquía basada en el nacimiento afortunado y en la manutención y disfrute de ciertas hereda…
Las voces indomables Manuel Lombardo Duro

Colección Caja de formas, nº 5. Piedra Papel Libros. Jaén. 2017.


Portada, contraportada y solapas del libro de Manuel Lombardo Duro.
La poesía de Lombardo Duro nace siempre de la paradoja ante la necesidad de expresar el silencio del que surge yel acabamiento del mismo al escribir el poema. Poesía que enfrenta la acción y la inacción, la palabra y el silencio, el lenguaje y el caos en el que se origina la obra de Lombardo. Texto que violenta sus propias bases expresivas, se decanta hacia la pureza sintáctica y hacia un léxico que bordea los límites del conocimiento y el vacío; la poesía como concepto con el que expresar la nada.
El mundo sensible de Lombardo le sirve como correlato a su poesía, su mundo no existe, está en suspenso. El lenguaje lo constata, su texto es el silencio. Bascula entre el latido de la nada y la pulsión de lo dicho. Su discurso es por tanto reflexivo, la reflexión meditativa es la única forma de enfrentarse al poema. Su p…
Francisco Ferrer Lerín. Nora Peb. Tusquets Editores.
2ª parte de Familias como la mía. Francisco Ferrer Lerín con los poetas Juan Manuel Molina Damiani, Pedro Luis Casanova, Joaquín Fabrellas , Aurora Liébana y Antonio Erena Camacho. Foto: Fátima Linares. Jaén, mayo de 2017.


Los esconjuraderos de la memoria.


Sí, FFL se mueve como sierpe por la memoria, se arrastra, retrocede, muda de piel, y, a veces, se la inventa. Porque Nora Peb es un pacto con la memoria y con la ficción, con la aflicción de haber perdido la memoria y con la conjura de quien mienta a los demonios para no volver a verlos, ni a revivirlos, por eso el espíritu de la letra se los inventa una y otra vez, como diría Aníbal Núñez sobre la escritura: “lo que para el lector es un poema de siete versos, para el poeta son siete veces setenta fantasmas que tienen que volver a vivir de nuevo.”
De ahí: esconjurar, exorcizar en el espacio inerte del texto, su pureza encantada de silencio para que no vuelva a ser más el vacío que invoca…