Ir al contenido principal
El error. Modo de empleo.


Habitamos una sociedad que no soporta el error. Legiones de personas se levantan todos los días para ver quién ha fallado y dónde. Inseguros de sí mismos, de ver nuestros propios errores, es mucho más fácil determinar el error de los demás: Errare humanum est, Cicerón entre otros nos lo recordaba,  parece habérsenos olvidado que solo perseverar en el error sí es verdaderamente ignorante, y cuando sucede una vez es normal, cuando ocurre por segunda vez es una decisión tomada y premeditada.

Y es que todos nos equivocamos todos los días, me equivoco a menudo en mis clases, en mi vida,  lo que es verdaderamente humano es reconocer el error y rectificar, y eso no lo hacemos, nos regodeamos cómodamente en esa caída de los demás tan cómoda desde nuestra posición televisiva, o detrás de la pantalla del ordenador a criticar lo que los demás estén criticando, cuando seguramente  no hemos visto nuestro propio yerro, y eso es envidia, y comodidad, estamos acostumbrados a criticar el mundo desde una pantalla, confundiendo lo virtual, (las redes sociales), con lo real, lo que sucede en mi mundo, desde mi cuerpo hacia fuera, pero es más seguro hacerlo desde la dulce anonimia de un perfil o un avatar que de poco vale.

La acción frente a la pasividad pensando en verdad que nuestra actitud en las redes sociales va a cambiar el mundo. No. las revoluciones se hacen en el día a día, y no perdiendo el tiempo con un activismo falso, un falso compromiso que de poco vale si no es para lavarnos nuestra conciencia tan vapuleada en una sociedad que no sabe muy bien dónde esconderse con el bombardeo continuo de causas más o menos estúpidas que circulan por las redes. Porque hemos llegado a un punto de no retorno que ya no sabemos manejar, le concedemos demasiada importancia a lo que nos dicta la pequeña pantalla, la manipulación en mayor o menor medida, pues todas las publicaciones, temas, causas, están manipuladas por la publicidad, y ante eso el ciudadano medio tiene poca capacidad de reacción, se ve inmerso en una cantidad ingente de información que no sabe cómo tramitar.

Somos incapaces de organizar el tedio, lo inmenso nos supera con facilidad, pero esta sociedad deforme no soporta el error, como si eso fuese posible, acabar con lo más humano de lo humano, la equivocación, la duda, gracias a ello aprendemos; seguro que el año que viene la gala de entrega de premios de los Oscar será mejor. La inseguridad de una sociedad demasiado pueril que no quiere salirse de las líneas marcadas no perdona, y seguro que nos han perdonado más de un error, y los que nos queden. No jueguen a ser dioses absolutos del perdón o la risa, porque estaremos viendo nuestro propio error, nuestra propia caída. Solo los ignorantes no se equivocan nunca. Seamos un poco más idiotas, aprendamos de nuestros errores y dejemos para los demás los suyos.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las voces indomables Manuel Lombardo Duro

Colección Caja de formas, nº 5. Piedra Papel Libros. Jaén. 2017.


Portada, contraportada y solapas del libro de Manuel Lombardo Duro.
La poesía de Lombardo Duro nace siempre de la paradoja ante la necesidad de expresar el silencio del que surge yel acabamiento del mismo al escribir el poema. Poesía que enfrenta la acción y la inacción, la palabra y el silencio, el lenguaje y el caos en el que se origina la obra de Lombardo. Texto que violenta sus propias bases expresivas, se decanta hacia la pureza sintáctica y hacia un léxico que bordea los límites del conocimiento y el vacío; la poesía como concepto con el que expresar la nada.
El mundo sensible de Lombardo le sirve como correlato a su poesía, su mundo no existe, está en suspenso. El lenguaje lo constata, su texto es el silencio. Bascula entre el latido de la nada y la pulsión de lo dicho. Su discurso es por tanto reflexivo, la reflexión meditativa es la única forma de enfrentarse al poema. Su p…

Pliegos del Condestable

Soneto que dirige la hermosa Carmen de Montilla a su anónimo enamorado, en cuitas de amor quejándose del despecho sufrido. Año 1616.

Pues es mi cuerpo ahora carne inerte,
solo sombra, la piel acariciada
de tu mano que prende por la nada
su rastro; la mirada busca verte

de nuevo, donde el lecho no confunde
la noche herida, fue lejano el vuelo
del ave que guardar solía, cielo
que aúna su recuerdo mientras se hunde

en la noche mi cuerpo con su herida,
rescata el dulce llanto, su alta dicha
no predice el destino, usurpa vida

cruel, lágrima cogiste a mi lamento,
vano fue mi dolor, el daño duro,
pues todo acaba en un sutil tormento.

A las ruinas del Palacio de Jabalquinto en Baeza

Y el viejo sentado a la puerta
en humilde silla de anea,
daba la entrada al palacio
sin palabras vacías, sin anuncios
a los visitantes ausentes,
tan solo su mirada hueca
de quien crecer ha visto en la piedra
el musgo dormido,
y a la ruina del tiempo pronunciar
el olvido, su nombre condenado
de la historia y la fama,
el silencio que alberga aquí su ruido
insondable de tinta,
nadie requiere la ruina o su forma
pobre cuando era solo piedra,
y el zaguán permite ahora el  ensueño
sobre trazos gastados, suave sombra,
duerme adentro la luz cerrada en claustro
de abrojos, nada y polvo:
la heráldica, escudos, escaleras,
oh su cielo, las risas, ¿qué se hicieron?,
¿dónde están las hermosas mujeres,
sus hombres, la clara belleza anónima,
recorriendo estos pasillos?
Ropas caídas en noches de alcoba,
todo ahora es su miseria y gusano,
hueso callado de la traición
del tiempo inefable,
pues su tiempo abre y guarda el espanto.
Donde ayer hubo brillo hoy solo queda
su ceniza creciendo para el cardo.
Ho…