Ir al contenido principal

RETRO-MODERNISMO

Retro-modernismo


La casa es un cuerpo, encalada hace muchos años, ahora amarilla y ahuecada por la humedad. El número es mágico. El nombre de la calle es escondido, como sus habitantes; el pueblo es un nombre compuesto, el territorio es rojo, desaparecido. Algunas personas, polvorientas. Alguien corre con un cuchillo clavado en el estómago. El río no lleva agua y hay un toro acurrucado en el árbol.
Hay matrículas que no localizo desde una mínima geografía sin lechuzas. Soy pequeño, menudo, estoy aprendiendo el idioma nativo, es un Latín ensombrecido. La casa es frágil y el suelo es de papel cebolla, camino sobre una biblia de vigas falsas. Los frutos son dulces y de plástico, pegajosos.
Los cristales me reflejan acuoso, derretido, no me reconocen; ayer aprendí a escribir. El suelo de la casa sin baldosas. El baño es una cuadra sin sol. Hay una balanza con insectos sin peso.
Yo amo a todos los habitantes de la casa, a los que están y a los que no están, amo el miedo en los espejos, el telar nocturno, la mecedora vacía donde se sienta mi abuela con su moño perenne. Yo heredo su tristeza. El anonimato feroz de mis antepasados. Colchones de plumas aptos para el cuerpo de un niño; el suelo tiembla y alguien me besa; hay un cisne verde que me mira desde un puente modernista con libélulas, le han extirpado el bazo en un río de petróleo.
Por la mañana, mi abuela muerta me prepara el desayuno. Yo miro un boleto de lotería premiado en los años cincuenta. No entiendo a nadie. Me confundo entre el mantel de humo. Reconozco los objetos ahora raídos y después brillantes. Me dan madalenas que no caben en mis manos. Mi abuela apura los restos con una navaja que no sé de dónde saca.
Pero Dios de esto no sabe nada.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Góngora y el 27.

-->
Luis de Góngora y la influencia en el 27. Joaquín Fabrellas Jiménez
En las Soledades, el protagonista nos presenta un mundo artificial, como decía Salinas, el poeta revive la realidad, dotándola de nuevos matices y significados. En efecto, la obra de Góngora es una tabla, un decorado. Parte del vacío y prolifera en un mundo abigarrado, hacinado. Nadie se sorprende de ver al viajero. Todos los personajes que aparecen en el poema se muestran al náufrago como personajes de tapiz, a punto de ser pintados; lo que ven los ojos del náufrago es lo que escribe Góngora. La obra tiene espíritu discursivo. Y crítico. La obra de Góngora propone un modelo de conducta ante la sociedad. El náufrago, como el propio poeta, ha conocido los secretos de la Corte y la vida en la gran ciudad. Ambos conocen las presiones, los servilismos, las briegas a las que se debían hacer frente para pertenecer a esa oligarquía basada en el nacimiento afortunado y en la manutención y disfrute de ciertas hereda…

Arthur Rimbaud: a contracorriente

Trabajo sobre la obra de Diego Jesús Jiménez

Sobre la belleza en la obra de Diego Jesús Jiménez Un apunte
Hablar a estas alturas de la obra de Diego Jesús Jiménez es una tarea redundante. La obra reciente del profesor Juan Manuel Molina Damiani sobre antiguas y nuevas aportaciones a la obra de Diego hacen de este apunte un mero complemento superfluo. Con mayor o menor fortuna, se han tratado aspectos interesantes de su obra, las aguas del Júcar, el río del que tanto se habla en su poesía, el elemento camp, la transformación del joven poeta en un poeta consagrado, etc. Sin embargo, me gustaría tratar aquí un aspecto que, si bien es inherente a la poesía, toda la soflama posmodernista nos lo ha hecho ver como algo ajeno. Hablo de la belleza; la belleza como categoría estética, la belleza como parte de la modernidad, como función en la poesía, no como adorno. Toda la poesía francesa moderna trató de despojar a la poesía la parte más parnasiana porque sí, o al menos, la más interesante. Se descubrió la carroña, la ciudad, lo feo, lo m…