Ir al contenido principal

Del poemario No hay nada que huya, Joaquín Fabrellas, de próxima aparición...

2. una furiosa heteronimia


Hicieron la casa con todo lo que sobraba de nosotros,
 con el resto de nubes pétreas, de hierba recién apalabrada;
 pusimos palos de escoba o de encina
para hacer los pilares más sólidamente frágiles,
 más vidriosamente de hierro.
Había restos de palabras, silencio,
el orvallo oscuro de tu memoria,
plumas de un ave acuática,
cuyo nombre prefiero olvidar por el riesgo a morir recordando,
había insectos detenidos en sus fiestas verdes bajo las hojas:
 estaban el insecto de siete lunares
y el coleóptero de estuche recubierto de arena.
Todos fueron enterrados en cemento,
vilmente, sin emoción alguna,
quedaron petrificados bajo la lengua de agua,
su muerte era más sólida que las palabras.
 Los labios fueron enterrados,
las manos enterradas, los pies enterrados,
 el barro era bello y suave.
 Hubo cantos que no procedían de nadie,
no había cuerpo para acrecentar el volumen.
Hicieron algo nuevo con todo lo que había de nosotros,
 crearon el futuro con restos de historia.
Un idioma de tus gritos, el camino de tus pies a intemperie,
un camino errático que conducía a la casa de los precadáveres,
la muerte inútil de la luz, la lengua hacia atrás de las palabras.
Hicieron la casa destruyéndola,
el agua de alrededor eran los cuatro ríos que habitan el paraíso de cemento.
 El animal muerto cumplía la función de una hurí falsa o de neón,
desesperada y maledicente.
Éramos el peso de la nieve,
el del polvo y el del humo.
 La nada absoluta,
 las manos terrestres sin jugar a ser dioses precolombinos.
Eramos la totalidad de las cosas,
el ábrego y el bierzo, el monzón amable de las paredes domésticas,
 la vía férrea; la fe remilgada del latrocinio,
la iglesia privada y pagana de las serpientes más ocultas,
la selva desdichada que nos recubre,
las ramas tranquilas encendiéndose a nuestra voluntad,
 la casi totalidad de las cosas que no existían.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las voces indomables Manuel Lombardo Duro

Colección Caja de formas, nº 5. Piedra Papel Libros. Jaén. 2017.


Portada, contraportada y solapas del libro de Manuel Lombardo Duro.
La poesía de Lombardo Duro nace siempre de la paradoja ante la necesidad de expresar el silencio del que surge yel acabamiento del mismo al escribir el poema. Poesía que enfrenta la acción y la inacción, la palabra y el silencio, el lenguaje y el caos en el que se origina la obra de Lombardo. Texto que violenta sus propias bases expresivas, se decanta hacia la pureza sintáctica y hacia un léxico que bordea los límites del conocimiento y el vacío; la poesía como concepto con el que expresar la nada.
El mundo sensible de Lombardo le sirve como correlato a su poesía, su mundo no existe, está en suspenso. El lenguaje lo constata, su texto es el silencio. Bascula entre el latido de la nada y la pulsión de lo dicho. Su discurso es por tanto reflexivo, la reflexión meditativa es la única forma de enfrentarse al poema. Su p…

A las ruinas del Palacio de Jabalquinto en Baeza

Y el viejo sentado a la puerta
en humilde silla de anea,
daba la entrada al palacio
sin palabras vacías, sin anuncios
a los visitantes ausentes,
tan solo su mirada hueca
de quien crecer ha visto en la piedra
el musgo dormido,
y a la ruina del tiempo pronunciar
el olvido, su nombre condenado
de la historia y la fama,
el silencio que alberga aquí su ruido
insondable de tinta,
nadie requiere la ruina o su forma
pobre cuando era solo piedra,
y el zaguán permite ahora el  ensueño
sobre trazos gastados, suave sombra,
duerme adentro la luz cerrada en claustro
de abrojos, nada y polvo:
la heráldica, escudos, escaleras,
oh su cielo, las risas, ¿qué se hicieron?,
¿dónde están las hermosas mujeres,
sus hombres, la clara belleza anónima,
recorriendo estos pasillos?
Ropas caídas en noches de alcoba,
todo ahora es su miseria y gusano,
hueso callado de la traición
del tiempo inefable,
pues su tiempo abre y guarda el espanto.
Donde ayer hubo brillo hoy solo queda
su ceniza creciendo para el cardo.
Ho…

Pliegos del Condestable

Soneto que dirige la hermosa Carmen de Montilla a su anónimo enamorado, en cuitas de amor quejándose del despecho sufrido. Año 1616.

Pues es mi cuerpo ahora carne inerte,
solo sombra, la piel acariciada
de tu mano que prende por la nada
su rastro; la mirada busca verte

de nuevo, donde el lecho no confunde
la noche herida, fue lejano el vuelo
del ave que guardar solía, cielo
que aúna su recuerdo mientras se hunde

en la noche mi cuerpo con su herida,
rescata el dulce llanto, su alta dicha
no predice el destino, usurpa vida

cruel, lágrima cogiste a mi lamento,
vano fue mi dolor, el daño duro,
pues todo acaba en un sutil tormento.