Ir al contenido principal

Del poemario No hay nada que huya, Joaquín Fabrellas, de próxima aparición...

2. una furiosa heteronimia


Hicieron la casa con todo lo que sobraba de nosotros,
 con el resto de nubes pétreas, de hierba recién apalabrada;
 pusimos palos de escoba o de encina
para hacer los pilares más sólidamente frágiles,
 más vidriosamente de hierro.
Había restos de palabras, silencio,
el orvallo oscuro de tu memoria,
plumas de un ave acuática,
cuyo nombre prefiero olvidar por el riesgo a morir recordando,
había insectos detenidos en sus fiestas verdes bajo las hojas:
 estaban el insecto de siete lunares
y el coleóptero de estuche recubierto de arena.
Todos fueron enterrados en cemento,
vilmente, sin emoción alguna,
quedaron petrificados bajo la lengua de agua,
su muerte era más sólida que las palabras.
 Los labios fueron enterrados,
las manos enterradas, los pies enterrados,
 el barro era bello y suave.
 Hubo cantos que no procedían de nadie,
no había cuerpo para acrecentar el volumen.
Hicieron algo nuevo con todo lo que había de nosotros,
 crearon el futuro con restos de historia.
Un idioma de tus gritos, el camino de tus pies a intemperie,
un camino errático que conducía a la casa de los precadáveres,
la muerte inútil de la luz, la lengua hacia atrás de las palabras.
Hicieron la casa destruyéndola,
el agua de alrededor eran los cuatro ríos que habitan el paraíso de cemento.
 El animal muerto cumplía la función de una hurí falsa o de neón,
desesperada y maledicente.
Éramos el peso de la nieve,
el del polvo y el del humo.
 La nada absoluta,
 las manos terrestres sin jugar a ser dioses precolombinos.
Eramos la totalidad de las cosas,
el ábrego y el bierzo, el monzón amable de las paredes domésticas,
 la vía férrea; la fe remilgada del latrocinio,
la iglesia privada y pagana de las serpientes más ocultas,
la selva desdichada que nos recubre,
las ramas tranquilas encendiéndose a nuestra voluntad,
 la casi totalidad de las cosas que no existían.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Góngora y el 27.

-->
Luis de Góngora y la influencia en el 27. Joaquín Fabrellas Jiménez
En las Soledades, el protagonista nos presenta un mundo artificial, como decía Salinas, el poeta revive la realidad, dotándola de nuevos matices y significados. En efecto, la obra de Góngora es una tabla, un decorado. Parte del vacío y prolifera en un mundo abigarrado, hacinado. Nadie se sorprende de ver al viajero. Todos los personajes que aparecen en el poema se muestran al náufrago como personajes de tapiz, a punto de ser pintados; lo que ven los ojos del náufrago es lo que escribe Góngora. La obra tiene espíritu discursivo. Y crítico. La obra de Góngora propone un modelo de conducta ante la sociedad. El náufrago, como el propio poeta, ha conocido los secretos de la Corte y la vida en la gran ciudad. Ambos conocen las presiones, los servilismos, las briegas a las que se debían hacer frente para pertenecer a esa oligarquía basada en el nacimiento afortunado y en la manutención y disfrute de ciertas hereda…
Las voces indomables Manuel Lombardo Duro

Colección Caja de formas, nº 5. Piedra Papel Libros. Jaén. 2017.


Portada, contraportada y solapas del libro de Manuel Lombardo Duro.
La poesía de Lombardo Duro nace siempre de la paradoja ante la necesidad de expresar el silencio del que surge yel acabamiento del mismo al escribir el poema. Poesía que enfrenta la acción y la inacción, la palabra y el silencio, el lenguaje y el caos en el que se origina la obra de Lombardo. Texto que violenta sus propias bases expresivas, se decanta hacia la pureza sintáctica y hacia un léxico que bordea los límites del conocimiento y el vacío; la poesía como concepto con el que expresar la nada.
El mundo sensible de Lombardo le sirve como correlato a su poesía, su mundo no existe, está en suspenso. El lenguaje lo constata, su texto es el silencio. Bascula entre el latido de la nada y la pulsión de lo dicho. Su discurso es por tanto reflexivo, la reflexión meditativa es la única forma de enfrentarse al poema. Su p…
Francisco Ferrer Lerín. Nora Peb. Tusquets Editores.
2ª parte de Familias como la mía. Francisco Ferrer Lerín con los poetas Juan Manuel Molina Damiani, Pedro Luis Casanova, Joaquín Fabrellas , Aurora Liébana y Antonio Erena Camacho. Foto: Fátima Linares. Jaén, mayo de 2017.


Los esconjuraderos de la memoria.


Sí, FFL se mueve como sierpe por la memoria, se arrastra, retrocede, muda de piel, y, a veces, se la inventa. Porque Nora Peb es un pacto con la memoria y con la ficción, con la aflicción de haber perdido la memoria y con la conjura de quien mienta a los demonios para no volver a verlos, ni a revivirlos, por eso el espíritu de la letra se los inventa una y otra vez, como diría Aníbal Núñez sobre la escritura: “lo que para el lector es un poema de siete versos, para el poeta son siete veces setenta fantasmas que tienen que volver a vivir de nuevo.”
De ahí: esconjurar, exorcizar en el espacio inerte del texto, su pureza encantada de silencio para que no vuelva a ser más el vacío que invoca…