Ir al contenido principal





Ases de la manga

¿Cuándo debe callarse un político? ¿Cuándo debe callarse un cantante famoso?¿ Cómo debe comportarse un actor de cine conocido en el mundo entero? La elegancia en el hablar ha quedado también desfasada, aprender a hablar es esencialmente saber callarse, eso es la elegancia, saber comportarse en público porque se ha escuchado al que te habla y se opina o se actúa en silencio, sin más. Pero ha llegado el momento en los que escuchar al otro es una pérdida de tiempo, hablamos mal, hablamos siempre sin callarnos, sin importar lo que diga alguien más, en estos tiempos de la imagen solo nos importa nuestro reflejo en el espejo y el interlocutor o es un aumentador de nuestra imagen o no nos interesa, no nos interesa su discurso principalmente porque no se parece al nuestro, y hablar con los amigos ayuda a conformar nuestro ideario porque el lenguaje surge vivo y se contornea por las palabras posicionándonos en nuestras convicciones o moviéndolas hacia otro lado.
Lenguaje es pensamiento. Hablar ayuda a pensar.
Sin embargo afloran estos personajes mediáticos que han perdido la referencia con la realidad totalmente, que se creen por encima del bien y del mal porque han disfrutado de una fama inusitada y se creen en la obligación de dar lecciones de moral al mundo, su suerte les obnubila su campo de visión, piensan que lo tienen todo muy claro, pero no ven el humo que sale por arriba de su chamusquina mental, de su sfumato lingüístico, su torpeza es  vista por los más avisados y produce vergüenza ajena,  pero aceptada mayoritariamente por los gurús de los grandes canales de televisión o revistas de moda que se frotan las manos.
El caso de Sean Penn es un claro ejemplo de no saber qué hacer para llamar la atención: entrevistarse con un capo mafioso buscado en el mundo entero sin decir nada a las autoridades lo convierten en un personaje mediocre de telenovela barata, ganar una notoriedad en un campo que no es el suyo y además publicarlo en una revista como Rolling Stone.
El caso del chef David Muñoz, nuevo Ferrán Adriá de la cocina, con el que comparte una forma incomprensible de comunicarse que concede más importancia a su aspecto externo que a la función de la cocina: alimentar a unos comensales. Quizá confunden estos nuevos cocineros lo que dijo Machado: todo necio confunde valor y precio.
Las afirmaciones de ciertos políticos y expresidentes del gobierno brillan por su pestilencia y tono anquilosado a unas dependencias económicas y políticas que siguen defendiendo a capa y espada como en una película mala de espionaje cutre y patrio.
¿Cuándo deben callarse? ¿Cuándo deben decirse las estupideces?
El silencio siempre es un buen refugio.

Joaquín Fabrellas

Comentarios

Entradas populares de este blog

Góngora y el 27.

-->
Luis de Góngora y la influencia en el 27. Joaquín Fabrellas Jiménez
En las Soledades, el protagonista nos presenta un mundo artificial, como decía Salinas, el poeta revive la realidad, dotándola de nuevos matices y significados. En efecto, la obra de Góngora es una tabla, un decorado. Parte del vacío y prolifera en un mundo abigarrado, hacinado. Nadie se sorprende de ver al viajero. Todos los personajes que aparecen en el poema se muestran al náufrago como personajes de tapiz, a punto de ser pintados; lo que ven los ojos del náufrago es lo que escribe Góngora. La obra tiene espíritu discursivo. Y crítico. La obra de Góngora propone un modelo de conducta ante la sociedad. El náufrago, como el propio poeta, ha conocido los secretos de la Corte y la vida en la gran ciudad. Ambos conocen las presiones, los servilismos, las briegas a las que se debían hacer frente para pertenecer a esa oligarquía basada en el nacimiento afortunado y en la manutención y disfrute de ciertas hereda…

Arthur Rimbaud: a contracorriente

Trabajo sobre la obra de Diego Jesús Jiménez

Sobre la belleza en la obra de Diego Jesús Jiménez Un apunte
Hablar a estas alturas de la obra de Diego Jesús Jiménez es una tarea redundante. La obra reciente del profesor Juan Manuel Molina Damiani sobre antiguas y nuevas aportaciones a la obra de Diego hacen de este apunte un mero complemento superfluo. Con mayor o menor fortuna, se han tratado aspectos interesantes de su obra, las aguas del Júcar, el río del que tanto se habla en su poesía, el elemento camp, la transformación del joven poeta en un poeta consagrado, etc. Sin embargo, me gustaría tratar aquí un aspecto que, si bien es inherente a la poesía, toda la soflama posmodernista nos lo ha hecho ver como algo ajeno. Hablo de la belleza; la belleza como categoría estética, la belleza como parte de la modernidad, como función en la poesía, no como adorno. Toda la poesía francesa moderna trató de despojar a la poesía la parte más parnasiana porque sí, o al menos, la más interesante. Se descubrió la carroña, la ciudad, lo feo, lo m…