Ir al contenido principal
Navidad

Ya empiezan, ya vienen, se ven por televisión, el fluido, el aroma, la realidad incontestable que nunca conseguiremos, el deseo caducado vendido tan alto como esos cuerpos emaciados, amantes de papel y la celulosa, cuerpos mórbidos que bailan sin alegría para consumidores desprevenidos que confunden la vida con un gran centro comercial, que existen porque compran, que compran sin motivo, persiguiendo una dicha que se les aleja cada vez que adquieren algo, porque olvidan el motivo por el que lo adquirieron e inventan otra razón para comprar lo siguiente, como náufragos extasiados en la orilla del capitalismo a la que están enlazados sin motivo, porque para ellos esa es la vida: una concatenación de instantes sin nexo, luces, dinero, móviles que eran ya viejos nada más comprarlos, plasmas manchados de la sangre pequeña de las  manos de los niños que mueren por conseguir el preciado coltán con el que están hechos; todo es tan viejo como el presente que envejece hasta que no lo posees y solo poseemos lo que compramos, el olor a nuevo que hiede a presente y a futuro incierto, a muerte desconocida, a foto borrosa.
Todo es del tamaño de mi deseo porque el mundo estaba hecho a mi imagen y semejanza, sin preguntarnos adónde podemos ir, con una sonrisa a medias del que no sabe lo que posee o lo que pierde porque en verdad nunca poseemos nada.
La ropa que hacen los modernos esclavos para nuestras democracias libres y modernas que pierden la voz y las balas llevando bombas democráticas a conflictos creados por nosotros en países que poseen lo que nosotros nunca tendremos y que mueve el mundo. Esclavos que viven en edificios hechos a la medida de nuestro deseo, de nuestro cuerpo, ropa rápida que nosotros pagamos haciendo ricos a los más ricos, es decir, pobres a los más pobres, pero están lejos del encuadre, mala suerte, que no hubieses sido pobres, que no hubiesen nacido en esos países tan raros, tan difíciles de pronunciar, pero que nuestros jóvenes nunca se planteen estos conflictos, que sean solo buenos consumidores, proles aciagos, que se crean libres en el gran teatro del mundo y felices de ser ciudadanos modernos que votan a partidos modernos, jóvenes y dinámicos, que parecen que piensan, pero todo es voluntad de poder, todo es poder desmedido, consumo y asco, deseo y asco, dinero y asco, porque ser joven antes era reconocer que eras un idiota y ahora ser joven es estar encima de la pirámide depredadora de los consumidores del odio, solos en su reflejo, solos en su ignorancia y en el miedo completo de saberse solos en un mundo que no los traga, con más derechos que deberes, con más libertades que obligaciones mientras sus padres miran a los lados porque interrumpen su felicidad a trasmano.
Ahí vienen, se les nota a los anuncios que llega la Navidad, celebrando su victoria sin palabras, su brillo sin espejo, es el glamur embotellado que te aleja de la imagen de lo que ofrece, es la nada en lo que se ha convertido esta sociedad que celebra ya no sabe el qué.
Ahora olvida lo que has leído.

Joaquín Fabrellas

Comentarios

Entradas populares de este blog

Góngora y el 27.

-->
Luis de Góngora y la influencia en el 27. Joaquín Fabrellas Jiménez
En las Soledades, el protagonista nos presenta un mundo artificial, como decía Salinas, el poeta revive la realidad, dotándola de nuevos matices y significados. En efecto, la obra de Góngora es una tabla, un decorado. Parte del vacío y prolifera en un mundo abigarrado, hacinado. Nadie se sorprende de ver al viajero. Todos los personajes que aparecen en el poema se muestran al náufrago como personajes de tapiz, a punto de ser pintados; lo que ven los ojos del náufrago es lo que escribe Góngora. La obra tiene espíritu discursivo. Y crítico. La obra de Góngora propone un modelo de conducta ante la sociedad. El náufrago, como el propio poeta, ha conocido los secretos de la Corte y la vida en la gran ciudad. Ambos conocen las presiones, los servilismos, las briegas a las que se debían hacer frente para pertenecer a esa oligarquía basada en el nacimiento afortunado y en la manutención y disfrute de ciertas hereda…
Las voces indomables Manuel Lombardo Duro

Colección Caja de formas, nº 5. Piedra Papel Libros. Jaén. 2017.


Portada, contraportada y solapas del libro de Manuel Lombardo Duro.
La poesía de Lombardo Duro nace siempre de la paradoja ante la necesidad de expresar el silencio del que surge yel acabamiento del mismo al escribir el poema. Poesía que enfrenta la acción y la inacción, la palabra y el silencio, el lenguaje y el caos en el que se origina la obra de Lombardo. Texto que violenta sus propias bases expresivas, se decanta hacia la pureza sintáctica y hacia un léxico que bordea los límites del conocimiento y el vacío; la poesía como concepto con el que expresar la nada.
El mundo sensible de Lombardo le sirve como correlato a su poesía, su mundo no existe, está en suspenso. El lenguaje lo constata, su texto es el silencio. Bascula entre el latido de la nada y la pulsión de lo dicho. Su discurso es por tanto reflexivo, la reflexión meditativa es la única forma de enfrentarse al poema. Su p…
Francisco Ferrer Lerín. Nora Peb. Tusquets Editores.
2ª parte de Familias como la mía. Francisco Ferrer Lerín con los poetas Juan Manuel Molina Damiani, Pedro Luis Casanova, Joaquín Fabrellas , Aurora Liébana y Antonio Erena Camacho. Foto: Fátima Linares. Jaén, mayo de 2017.


Los esconjuraderos de la memoria.


Sí, FFL se mueve como sierpe por la memoria, se arrastra, retrocede, muda de piel, y, a veces, se la inventa. Porque Nora Peb es un pacto con la memoria y con la ficción, con la aflicción de haber perdido la memoria y con la conjura de quien mienta a los demonios para no volver a verlos, ni a revivirlos, por eso el espíritu de la letra se los inventa una y otra vez, como diría Aníbal Núñez sobre la escritura: “lo que para el lector es un poema de siete versos, para el poeta son siete veces setenta fantasmas que tienen que volver a vivir de nuevo.”
De ahí: esconjurar, exorcizar en el espacio inerte del texto, su pureza encantada de silencio para que no vuelva a ser más el vacío que invoca…