Ir al contenido principal
Personas como yo. John Irving.

JOHN IRVING
Si me preguntasen cuáles son las diferencias principales entre la novela americana y la novela europea, respondería que se leyesen a Irving. Su escritura muestra una alegre desenvoltura en el estilo, un lenguaje cercano que convierte al discurso en algo ameno y verídico, a pesar de la complejidad al tratar el tema elegido: la bisexualidad.
Siempre he creído que falta por escribir la gran novela homosexual, sigue pareciendo un tema tabú, pero, ¿qué hay de la bisexualidad? Parece residir aún más allá de los propios tabúes de la homosexualidad, e incluso, Irving, introduce la trama de la transexualidad. No conozco novelas europeas, perdonen mi ignorancia, que traten estos temas de una forma tan abierta como Irving  lo hace en esta novela.

Se sirve, además, de un hermoso recurso, digamos que vertebra toda la narración hasta el final, del teatro clásico, principalmente Shakespeare, y algunos europeos, Ibsen sobre todo, cuya Casa de muñecas le sirve para desmontar toda la estructura en la que se asientan las sociedades modernas, pero que siguen lastrando ciertos valores convencionales en cuanto a los roles de la mujer en la sociedad y que, incluso hoy, seguimos arrastrando, por no hablar de lo que pasa en otros países donde se paga con la vida incluso la propia educación femenina.

Una pequeña comunidad en el conservador estado de Vermont a finales de los 50, hasta la aparición del SIDA en los primeros 80, es el recorrido de esta fantástica novela que narra sin ambages la educación sentimental, sí Flaubert, sentimental, de una adolescente bisexual que se siente muy atraído por la hermosa bibliotecaria del pueblo.

La novela muestra una estructura de falsas memorias, una especie de mockummentary, tan del gusto yanqui, pero que es algo endiabladamente difícil de conseguir en la narración sin hacerse prosaico o aburrido para el lector; esa apariencia externa, muy elaborada, nos permite avanzar y retroceder hasta donde Irving, por boca de su personaje, nos quiere llevar: las etapas que marcaron su desarrollo sentimental y sexual, una especie de bildungsroman adaptado a las necesidades de esta novela que supone una feroz crítica a los valores conservadores que sustentan un país tan complejo como EE UU, cuna de libertades, pero con un amaneramiento muy conservador, debido a las corrientes bienpensantes que formaron su patria de la mano de unos peregrinos británicos en busca de una tierra que entendiese una nueva forma de actura y de rezar.

Una novela atrevida, refrescante, que desvela la hipocresía en un momento en el que todos los valores actuales están en entredicho. Nombren a algunos autores europeos que hayan hecho esto antes. Chapeau.



Jorge Santillana

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las voces indomables Manuel Lombardo Duro

Colección Caja de formas, nº 5. Piedra Papel Libros. Jaén. 2017.


Portada, contraportada y solapas del libro de Manuel Lombardo Duro.
La poesía de Lombardo Duro nace siempre de la paradoja ante la necesidad de expresar el silencio del que surge yel acabamiento del mismo al escribir el poema. Poesía que enfrenta la acción y la inacción, la palabra y el silencio, el lenguaje y el caos en el que se origina la obra de Lombardo. Texto que violenta sus propias bases expresivas, se decanta hacia la pureza sintáctica y hacia un léxico que bordea los límites del conocimiento y el vacío; la poesía como concepto con el que expresar la nada.
El mundo sensible de Lombardo le sirve como correlato a su poesía, su mundo no existe, está en suspenso. El lenguaje lo constata, su texto es el silencio. Bascula entre el latido de la nada y la pulsión de lo dicho. Su discurso es por tanto reflexivo, la reflexión meditativa es la única forma de enfrentarse al poema. Su p…

A las ruinas del Palacio de Jabalquinto en Baeza

Y el viejo sentado a la puerta
en humilde silla de anea,
daba la entrada al palacio
sin palabras vacías, sin anuncios
a los visitantes ausentes,
tan solo su mirada hueca
de quien crecer ha visto en la piedra
el musgo dormido,
y a la ruina del tiempo pronunciar
el olvido, su nombre condenado
de la historia y la fama,
el silencio que alberga aquí su ruido
insondable de tinta,
nadie requiere la ruina o su forma
pobre cuando era solo piedra,
y el zaguán permite ahora el  ensueño
sobre trazos gastados, suave sombra,
duerme adentro la luz cerrada en claustro
de abrojos, nada y polvo:
la heráldica, escudos, escaleras,
oh su cielo, las risas, ¿qué se hicieron?,
¿dónde están las hermosas mujeres,
sus hombres, la clara belleza anónima,
recorriendo estos pasillos?
Ropas caídas en noches de alcoba,
todo ahora es su miseria y gusano,
hueso callado de la traición
del tiempo inefable,
pues su tiempo abre y guarda el espanto.
Donde ayer hubo brillo hoy solo queda
su ceniza creciendo para el cardo.
Ho…

Pliegos del Condestable

Soneto que dirige la hermosa Carmen de Montilla a su anónimo enamorado, en cuitas de amor quejándose del despecho sufrido. Año 1616.

Pues es mi cuerpo ahora carne inerte,
solo sombra, la piel acariciada
de tu mano que prende por la nada
su rastro; la mirada busca verte

de nuevo, donde el lecho no confunde
la noche herida, fue lejano el vuelo
del ave que guardar solía, cielo
que aúna su recuerdo mientras se hunde

en la noche mi cuerpo con su herida,
rescata el dulce llanto, su alta dicha
no predice el destino, usurpa vida

cruel, lágrima cogiste a mi lamento,
vano fue mi dolor, el daño duro,
pues todo acaba en un sutil tormento.