Ir al contenido principal



Juan Larrea.

Hablar de Juan Larrea es hablar de la renovación poética en el primer tercio del siglo XX. Un autor que influye de forma decisiva en autores del 27 que siguieron el camino abierto por el bilbaíno, un camino de experimentación que Larrea condensa de forma clara: las corrientes que procedían de Francia y que transitan los nuevos medios de expresión poética, ya que su trabajo se mueve entre el creacionismo, el ultraísmo y el surrealismo, justo en el momento histórico en que estas corrientes eclosionaban.


Poeta raro, escoge para su obra el francés, traducido por Luis Felipe Vivaco y Gerardo Diego en España. Su obra, Versión celeste iría apareciendo en diferentes números de las revistas Grecia, Ultra o Verso y prosa. Fue el introductor de corrientes poéticas más certero de la vanguardia española. Fue incluido en la célebre antología de Gerardo Diego sobre la poesía española del primer tercio del siglo XX. En verdad fue una rara avis, un adelantado a su época y uno de los poetas con la trayectoria más solida de cuantos le rodeaban. Por no hablar de otros introductores como Guillermo de Torre, Casinos Assens o Ramón Gómez de la Serna.


Ante una aquilosada poesía a principios del siglo pasado, la vanguardia española acoge gustosa las nuevas experimentaciones formales y temáticas que dejan a un lado el realismo-simbolismo de la producción poética, por ello, las influencias en Larrea son palpables. Toda vez que el discurso racional procedente de un positivismo decimonónico, no había encontrado las soluciones a las que estaba destinado, habiéndose producido una devastadora guerra mundial en la que se había ensayado todas las posibilidades del racionalismo más descarnado. Una influencia francesa por tanto, procedente de un cubismo poético de Apollinaire que jugaba con la forma del poema, así lo haría también Larrea en algunas de sus composiciones, disponiendo una tipografía que dispone el reflejo sobre una superficie, es una poesía que tiende a traspasar los límites del poema, en donde el contenido se desnuda en virtud de la forma externa del poema, donde la anécdota sustituye al argumento.

 

Una influencia del dadaísmo que se había propuesto ir más allá del propio arte, el arte como arma en contra del mismo arte, el poema como un lugar de experimentación y juego; por esta influencia, siempre se ha asociado a Larrea con el Ultraísmo, una corriente que reúne lo mejor de cada vanguardia y que intenta, como ya sabemos, ir más allá de la realidad.

Al mismo tiempo, una clara influencia del creacionismo que pretendía crear sin correlato con la realidad, es decir, de forma autónoma, una realidad diferente en el poema. Las creaciones de Larrea, con su alta dosis de irracionalismo, establecen auténticos mundos paralelos, con un dosis de irrealidad y de ensoñación, tan pretendida por el surrealismo así como por otras vanguardias.



Tú que en la alcoba del viento estás velando
la inocencia de depender de la hermosura volandera
que se traiciona en el ardor con que las hojas se vuelven hacia el pecho mas débil

Tú que asumes luz y abismo al borde esta carne
que cae hasta mis pies como una viveza herida

Tú que en selvas de error andas perdida

Supón que en mi silencio vive una oscura rosa sin salida y sin lucha

"Espinas cuando nieva", en Versión celeste.



Este irracionalismo influye en autores como Alberti en  obras como Sobre los ángeles, o en Lorca y su discurso irracional adoptado en Poeta en Nueva York. Y, con el paso del tiempo, influirá en el Postismo de Carlos Edmundo de Ory, así como en poetas tan dispares como Miguel Labordeta y José Miguel Ullán que hacen del discurso irracional y juguetón del lenguaje de vanguardia uno de sus rasgos más representativos, así como los tradicionales límites del poema entre el lenguaje y la palabra.

La marcha al exilio, a la Córdoba argentina, lo separó de la producción poética y lo introdujo en el mundo del arte precolombino, siendo maestro, a su vez, de jóvenes poetas argentinos, que por circunstancias políticas, tuvieron que exiliarse del país sudamericano, entre otros poetas: José Viñals, el cual residió en España desde los años 80.

La importancia de la obra de Larrea está siendo revisada continuamente de la mano de investigadores que ponen poco a poco a los autores, que como Larrea, supieron quebrar la línea de continuidad de la lírica española y la transformaron definitivamente, al uso de un clásico moderno.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las voces indomables Manuel Lombardo Duro

Colección Caja de formas, nº 5. Piedra Papel Libros. Jaén. 2017.


Portada, contraportada y solapas del libro de Manuel Lombardo Duro.
La poesía de Lombardo Duro nace siempre de la paradoja ante la necesidad de expresar el silencio del que surge yel acabamiento del mismo al escribir el poema. Poesía que enfrenta la acción y la inacción, la palabra y el silencio, el lenguaje y el caos en el que se origina la obra de Lombardo. Texto que violenta sus propias bases expresivas, se decanta hacia la pureza sintáctica y hacia un léxico que bordea los límites del conocimiento y el vacío; la poesía como concepto con el que expresar la nada.
El mundo sensible de Lombardo le sirve como correlato a su poesía, su mundo no existe, está en suspenso. El lenguaje lo constata, su texto es el silencio. Bascula entre el latido de la nada y la pulsión de lo dicho. Su discurso es por tanto reflexivo, la reflexión meditativa es la única forma de enfrentarse al poema. Su p…

A las ruinas del Palacio de Jabalquinto en Baeza

Y el viejo sentado a la puerta
en humilde silla de anea,
daba la entrada al palacio
sin palabras vacías, sin anuncios
a los visitantes ausentes,
tan solo su mirada hueca
de quien crecer ha visto en la piedra
el musgo dormido,
y a la ruina del tiempo pronunciar
el olvido, su nombre condenado
de la historia y la fama,
el silencio que alberga aquí su ruido
insondable de tinta,
nadie requiere la ruina o su forma
pobre cuando era solo piedra,
y el zaguán permite ahora el  ensueño
sobre trazos gastados, suave sombra,
duerme adentro la luz cerrada en claustro
de abrojos, nada y polvo:
la heráldica, escudos, escaleras,
oh su cielo, las risas, ¿qué se hicieron?,
¿dónde están las hermosas mujeres,
sus hombres, la clara belleza anónima,
recorriendo estos pasillos?
Ropas caídas en noches de alcoba,
todo ahora es su miseria y gusano,
hueso callado de la traición
del tiempo inefable,
pues su tiempo abre y guarda el espanto.
Donde ayer hubo brillo hoy solo queda
su ceniza creciendo para el cardo.
Ho…

Pliegos del Condestable

Soneto que dirige la hermosa Carmen de Montilla a su anónimo enamorado, en cuitas de amor quejándose del despecho sufrido. Año 1616.

Pues es mi cuerpo ahora carne inerte,
solo sombra, la piel acariciada
de tu mano que prende por la nada
su rastro; la mirada busca verte

de nuevo, donde el lecho no confunde
la noche herida, fue lejano el vuelo
del ave que guardar solía, cielo
que aúna su recuerdo mientras se hunde

en la noche mi cuerpo con su herida,
rescata el dulce llanto, su alta dicha
no predice el destino, usurpa vida

cruel, lágrima cogiste a mi lamento,
vano fue mi dolor, el daño duro,
pues todo acaba en un sutil tormento.