Ir al contenido principal



Juan Larrea.

Hablar de Juan Larrea es hablar de la renovación poética en el primer tercio del siglo XX. Un autor que influye de forma decisiva en autores del 27 que siguieron el camino abierto por el bilbaíno, un camino de experimentación que Larrea condensa de forma clara: las corrientes que procedían de Francia y que transitan los nuevos medios de expresión poética, ya que su trabajo se mueve entre el creacionismo, el ultraísmo y el surrealismo, justo en el momento histórico en que estas corrientes eclosionaban.


Poeta raro, escoge para su obra el francés, traducido por Luis Felipe Vivaco y Gerardo Diego en España. Su obra, Versión celeste iría apareciendo en diferentes números de las revistas Grecia, Ultra o Verso y prosa. Fue el introductor de corrientes poéticas más certero de la vanguardia española. Fue incluido en la célebre antología de Gerardo Diego sobre la poesía española del primer tercio del siglo XX. En verdad fue una rara avis, un adelantado a su época y uno de los poetas con la trayectoria más solida de cuantos le rodeaban. Por no hablar de otros introductores como Guillermo de Torre, Casinos Assens o Ramón Gómez de la Serna.


Ante una aquilosada poesía a principios del siglo pasado, la vanguardia española acoge gustosa las nuevas experimentaciones formales y temáticas que dejan a un lado el realismo-simbolismo de la producción poética, por ello, las influencias en Larrea son palpables. Toda vez que el discurso racional procedente de un positivismo decimonónico, no había encontrado las soluciones a las que estaba destinado, habiéndose producido una devastadora guerra mundial en la que se había ensayado todas las posibilidades del racionalismo más descarnado. Una influencia francesa por tanto, procedente de un cubismo poético de Apollinaire que jugaba con la forma del poema, así lo haría también Larrea en algunas de sus composiciones, disponiendo una tipografía que dispone el reflejo sobre una superficie, es una poesía que tiende a traspasar los límites del poema, en donde el contenido se desnuda en virtud de la forma externa del poema, donde la anécdota sustituye al argumento.

 

Una influencia del dadaísmo que se había propuesto ir más allá del propio arte, el arte como arma en contra del mismo arte, el poema como un lugar de experimentación y juego; por esta influencia, siempre se ha asociado a Larrea con el Ultraísmo, una corriente que reúne lo mejor de cada vanguardia y que intenta, como ya sabemos, ir más allá de la realidad.

Al mismo tiempo, una clara influencia del creacionismo que pretendía crear sin correlato con la realidad, es decir, de forma autónoma, una realidad diferente en el poema. Las creaciones de Larrea, con su alta dosis de irracionalismo, establecen auténticos mundos paralelos, con un dosis de irrealidad y de ensoñación, tan pretendida por el surrealismo así como por otras vanguardias.



Tú que en la alcoba del viento estás velando
la inocencia de depender de la hermosura volandera
que se traiciona en el ardor con que las hojas se vuelven hacia el pecho mas débil

Tú que asumes luz y abismo al borde esta carne
que cae hasta mis pies como una viveza herida

Tú que en selvas de error andas perdida

Supón que en mi silencio vive una oscura rosa sin salida y sin lucha

"Espinas cuando nieva", en Versión celeste.



Este irracionalismo influye en autores como Alberti en  obras como Sobre los ángeles, o en Lorca y su discurso irracional adoptado en Poeta en Nueva York. Y, con el paso del tiempo, influirá en el Postismo de Carlos Edmundo de Ory, así como en poetas tan dispares como Miguel Labordeta y José Miguel Ullán que hacen del discurso irracional y juguetón del lenguaje de vanguardia uno de sus rasgos más representativos, así como los tradicionales límites del poema entre el lenguaje y la palabra.

La marcha al exilio, a la Córdoba argentina, lo separó de la producción poética y lo introdujo en el mundo del arte precolombino, siendo maestro, a su vez, de jóvenes poetas argentinos, que por circunstancias políticas, tuvieron que exiliarse del país sudamericano, entre otros poetas: José Viñals, el cual residió en España desde los años 80.

La importancia de la obra de Larrea está siendo revisada continuamente de la mano de investigadores que ponen poco a poco a los autores, que como Larrea, supieron quebrar la línea de continuidad de la lírica española y la transformaron definitivamente, al uso de un clásico moderno.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Góngora y el 27.

-->
Luis de Góngora y la influencia en el 27. Joaquín Fabrellas Jiménez
En las Soledades, el protagonista nos presenta un mundo artificial, como decía Salinas, el poeta revive la realidad, dotándola de nuevos matices y significados. En efecto, la obra de Góngora es una tabla, un decorado. Parte del vacío y prolifera en un mundo abigarrado, hacinado. Nadie se sorprende de ver al viajero. Todos los personajes que aparecen en el poema se muestran al náufrago como personajes de tapiz, a punto de ser pintados; lo que ven los ojos del náufrago es lo que escribe Góngora. La obra tiene espíritu discursivo. Y crítico. La obra de Góngora propone un modelo de conducta ante la sociedad. El náufrago, como el propio poeta, ha conocido los secretos de la Corte y la vida en la gran ciudad. Ambos conocen las presiones, los servilismos, las briegas a las que se debían hacer frente para pertenecer a esa oligarquía basada en el nacimiento afortunado y en la manutención y disfrute de ciertas hereda…

Arthur Rimbaud: a contracorriente

José Pastor. Cuaderno de veredas. Piedra Papel Libros. Jaén. 2016.

Segundo trabajo de José Pastor. Tercera entrega de "Caja de formas" de la audaz PiedraPapel.
Conocí a Jose hace algunos lustros, cuando yo comencé a colaborar con ediciones RaRo de Rakel Rodríguez y esa forma punki y kamikaze de hacer poesía y ediciones, sin importar los beneficios, mirando a la cara a los pasmados de la cosa poética y editorial, cuando ellos decían: no van a durar mucho, y ahí está todavía Rakel con innumerables títulos publicados en su Cabo de Gata.
Pero hay que irse un poco más atrás, a cuando  compartimos un fin de semana donde se mezcló lo más underground de la poesía jiennense-granadina y leímos poemas, relatos, y, más importante, acabamos con toda la cerveza de un pueblo hermosísimo, bello Cástaras donde Jose nos acogió en su seno alpujarreño, en su casa pensión  junto a Carlos, el biólogo que nos introdujo en un mundo de pájaros y especies desconocidos para nosotros en aquella juvent…