Ir al contenido principal

F, de Justo Navarro

F. ; Justo Navarro. Anagrama, 2003.
Joaquín Fabrellas

Una vez acabado la lectura de este texto, ¿cómo llamarlo? No es una novela, ni una biografía, ni la mezcla de ambos géneros, ni un ensayo. Cada vez es más difícil ponerle nombre a las obras de Justo Navarro y ese desafío me interesa cada vez más. De eso trata la buena literatura: trata de encontrar nuevos caminos, nuevos nichos lo llaman en Márketing para principiantes, pero la lectura de Justo Navarro no es para principiantes, ni para un gran público, para lectores avezados sí.

Se establece también una critica al negocio editorial, el negocio editorial es tratado como lo que es: un gran negocio que tiene que ver con el diseño, con el poder, con la manipulación del discurso. Un discurso que sirvió para oponerse a la dictadura de Franco: en el libro se suceden diversas reuniones en diferentes lugares  donde se deciden, las editoriales deciden, el mismo Ferrater decide desde su verborrea y su figura escondida tras las eternas gafas negras del siempre niño inquieto que fue Ferrater, quién iba a ser el autor más importante de ese año, quién iba a ser el más traducido en las editoriales europeas.

Por otra parte, la obra ofrece una amplia panorámica de los autores de los 50 en España: Salinas hijo, aristócrata de la literatura criado fuera de España y que deslumbró a todos a su vuelta a España. Carlos Barral, editor y poeta, miembro de la generación de los 50, compañero de Gil de Biedma o Alfonso Costafreda.

El texto nos ofrece una biografía tan real como imaginada, Navarro se ha basado en las obras de Ferrater, en diversas biografías sobre su figura, estudios sobre el poeta y otras obras que se publicaron de forma póstuma gracias a la labor de su hermano Joan Ferraté. Impresiona la declaración inicial sobre el suicidio confesado a Salinas hijo un día de verano tomando algo despreocupadamente. Ferrater llevaría a cabo su promesa, como ya sabíamos desde tiempo antes de haber leído el libro. Por eso siempre me atrajo la figura de Ferrater, qué lo llevo al suicidio, siendo además un suicidio anunciado. ¿Qué razones tendría el brillantísimo poeta-editor-profesor universitario-lingüista-políglota-rico heredero de una casa de exportación para suicidarse?

No dejo de pensar en Larra, en Zweig, en Costafreda, en el propio Ferrater... en tantos otros que no mencionaré por escrúpulos y por respeto.

Esta obra, como ya dije, está escrita por uno de los mejores novelistas actuales de la narrativa española, véase mi entrada sobre Finalmusik en este mismo blog; pero además escribe sobre uno de los mejores poetas en literatura catalana. Además, sin complejos, ya me gustaría saber más catalán para poder leer esa gran obra en su original: Les dones i els díes; yo tan solo he leído una traducción. En el original leo a Eliot y a Pound, a Pessoa y a Caeiro y a veces, cuando me levanto poderoso, a Rimbaud, pese a mi escaso francés.

Entonces, uno de los mejores novelistas escribiendo sobre uno de los mejores poetas del siglo XX. Algo así como si Robert Musil hubiese escrito la biografía inventada, real, imaginada, de Gotfried Benn.

Navarro repite uno de sus recursos más utilizados, la referencia cultural continua, un mise en abyme continuado, solo que en esta obra aparece solo al final, en cuanto se refiere a la vida del matemático francés Galois, figura que se compara al propio Ferrater, su mente de matemático, de racionalista explosivo que no sabía poner orden a tanto desorden vital, pese a la inicial y premeditada cercanía de los versos de Ferrater, en una especie de contrapunto estético en literatura catalana de lo que se estaba haciendo en literatura castellana de mano del también catalán Gil de Biedma y su falsa y premeditada cercanía poética,(todo aquello que parece fácil, no lo es: axioma) si no, fíjense en la obra de Cervantes, nada tan complicado como querer trasladar el habla cotidiana al lenguaje escrito.

Para mí, opinión subjetiva, claro, la parte de agradecimientos de la obra me parece una parte más del texto, debería incorporarlo como una parte dentro, no como una parte fuera, eso es parte fundamental de la literatura moderna, las referencias culturales, tan importantes en Navarro, no deberían estar ahí, sino siendo un elemento más de la narración, como en Finalmusik; es algo así como una biografía sentimental en la que se mezcla el autor y el protagoista forzoso de este magnífico relato.

Y es que yo siempre me había imaginado a Ferrater como el protagoista demasiado intelectual de una película del Realismo o del Neorrealismo, algo así como un Marcelo Mastroiani en una Milán posindustrial donde no encaja y donde nunca supo, o sabría ser feliz, por su inteligencia, por su sensibilidad, por su insaciable voracidad.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las voces indomables Manuel Lombardo Duro

Colección Caja de formas, nº 5. Piedra Papel Libros. Jaén. 2017.


Portada, contraportada y solapas del libro de Manuel Lombardo Duro.
La poesía de Lombardo Duro nace siempre de la paradoja ante la necesidad de expresar el silencio del que surge yel acabamiento del mismo al escribir el poema. Poesía que enfrenta la acción y la inacción, la palabra y el silencio, el lenguaje y el caos en el que se origina la obra de Lombardo. Texto que violenta sus propias bases expresivas, se decanta hacia la pureza sintáctica y hacia un léxico que bordea los límites del conocimiento y el vacío; la poesía como concepto con el que expresar la nada.
El mundo sensible de Lombardo le sirve como correlato a su poesía, su mundo no existe, está en suspenso. El lenguaje lo constata, su texto es el silencio. Bascula entre el latido de la nada y la pulsión de lo dicho. Su discurso es por tanto reflexivo, la reflexión meditativa es la única forma de enfrentarse al poema. Su p…

A las ruinas del Palacio de Jabalquinto en Baeza

Y el viejo sentado a la puerta
en humilde silla de anea,
daba la entrada al palacio
sin palabras vacías, sin anuncios
a los visitantes ausentes,
tan solo su mirada hueca
de quien crecer ha visto en la piedra
el musgo dormido,
y a la ruina del tiempo pronunciar
el olvido, su nombre condenado
de la historia y la fama,
el silencio que alberga aquí su ruido
insondable de tinta,
nadie requiere la ruina o su forma
pobre cuando era solo piedra,
y el zaguán permite ahora el  ensueño
sobre trazos gastados, suave sombra,
duerme adentro la luz cerrada en claustro
de abrojos, nada y polvo:
la heráldica, escudos, escaleras,
oh su cielo, las risas, ¿qué se hicieron?,
¿dónde están las hermosas mujeres,
sus hombres, la clara belleza anónima,
recorriendo estos pasillos?
Ropas caídas en noches de alcoba,
todo ahora es su miseria y gusano,
hueso callado de la traición
del tiempo inefable,
pues su tiempo abre y guarda el espanto.
Donde ayer hubo brillo hoy solo queda
su ceniza creciendo para el cardo.
Ho…

Pliegos del Condestable

Soneto que dirige la hermosa Carmen de Montilla a su anónimo enamorado, en cuitas de amor quejándose del despecho sufrido. Año 1616.

Pues es mi cuerpo ahora carne inerte,
solo sombra, la piel acariciada
de tu mano que prende por la nada
su rastro; la mirada busca verte

de nuevo, donde el lecho no confunde
la noche herida, fue lejano el vuelo
del ave que guardar solía, cielo
que aúna su recuerdo mientras se hunde

en la noche mi cuerpo con su herida,
rescata el dulce llanto, su alta dicha
no predice el destino, usurpa vida

cruel, lágrima cogiste a mi lamento,
vano fue mi dolor, el daño duro,
pues todo acaba en un sutil tormento.