Ir al contenido principal
Huéspedes imposibles, Joaquín Fabrellas, editorial BuboK, 2013.

El cuento es un género noble, es un duelo. El autor se enfrenta a su idea, a su obsesión, la reta, ambos luchan por sacar adelante parte de sí mismo: el relato quiere ser más, quiere tener cuerpo, más cuerpo, más historia, más personajes y desarrollo; el autor, sin embargo acota esa idea, la limita, le da forma no dejando que se haga grande, cerrando puertas, vías de escape, reduciendo personajes, situaciones, quitando palabras como en un poema; buscando el fogonazo final. Eso no lo sabe el cuento. La mutilación a la que está destinado. Sirve al autor para desarrollar su técnica, su estilo. Para escribir cuentos es preciso un bisturí; Huidobro lo dijo para la poesía, pero el adjetivo cuando no da vida, mata.  Hay un equilibrio muy frágil entre un buen cuento y un cuento farragoso o predecible, a veces, es tan solo una palabra, una palabra que delata, que predice el resultado de esa sutil ecuación que es el cuento; una alquimia que convierte un magma semántico ingente en un buen coñac.
En este ejemplo de cuentística planean los grandes nombres del género narrativo, nombres que también obsesionaron al autor en algún momento determinado de su educación sentimental: Hablar de Borges es un deber, su fría y aséptica capacidad de crear mundos alternativos donde la lógica se convierte en literatura, el sueño en dictado moral y la palabra en poder creativo puro, hacen sentirse a cualquiera que pretenda escribir este poco dócil género como un aprendiz. Los cuentos más breves reciben esa herencia de Borges, así como la de Monterrosso y su resolución inigualable para resolver situaciones muy complejas en pocas palabras.
En cuanto a los temas tratados por el autor en Huéspedes imposibles , son una variada muestra de sus inquietudes: el reencuentro amoroso de un anónimo personaje con una antigua amada le sirve al autor para hacer una reflexión sobre la vida, la felicidad, la rutina misteriosa que te cubre poco a poco sin darte cuenta. De hecho, este tema se repite en otros relatos del libro como metáfora del paso del tiempo y la idealización neoplatónica procedente de los temas poéticos.
En los cuentos más extensos se tratan diversos temas, por ejemplo, en "El peso del humo", el  encuentro de Antonio Machado y Lorca en Baeza , cuando este último era un estudiante y el hipotético hallazgo de un joven estudiante de doctorado de parte de un diario de Machado en la pensión baezana donde residió durante años.
En "Cuento de mí mismo", el autor hace una reflexión especular y metafórica sobre su propia existencia y el alcance de la propia literatura. Una metáfora de la creación y la capacidad de la literatura de superar al mismo escritor.
En definitiva, este volumen de relatos cortos es una excelente muestra del quehacer literario de Joaquín Fabrellas que investiga en cada historia los límites creativos e introspectivos del autor, de la persona, el azar que dirige misterioso los parámetros vitales de todos. Leer este volumen es leer el diario íntimo de cada uno de nosotros, ese que nadie ha escrito pero en el que todos nos reconocemos.

Comentarios

  1. Huéspedes imposibles me ha encantado Joaquín. De verdad que ha sido para mí una sorpresa enorme, no esperaba algo así.En algunos momentos me he emocionado un montón.Gracias

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Góngora y el 27.

-->
Luis de Góngora y la influencia en el 27. Joaquín Fabrellas Jiménez
En las Soledades, el protagonista nos presenta un mundo artificial, como decía Salinas, el poeta revive la realidad, dotándola de nuevos matices y significados. En efecto, la obra de Góngora es una tabla, un decorado. Parte del vacío y prolifera en un mundo abigarrado, hacinado. Nadie se sorprende de ver al viajero. Todos los personajes que aparecen en el poema se muestran al náufrago como personajes de tapiz, a punto de ser pintados; lo que ven los ojos del náufrago es lo que escribe Góngora. La obra tiene espíritu discursivo. Y crítico. La obra de Góngora propone un modelo de conducta ante la sociedad. El náufrago, como el propio poeta, ha conocido los secretos de la Corte y la vida en la gran ciudad. Ambos conocen las presiones, los servilismos, las briegas a las que se debían hacer frente para pertenecer a esa oligarquía basada en el nacimiento afortunado y en la manutención y disfrute de ciertas hereda…
Las voces indomables Manuel Lombardo Duro

Colección Caja de formas, nº 5. Piedra Papel Libros. Jaén. 2017.


Portada, contraportada y solapas del libro de Manuel Lombardo Duro.
La poesía de Lombardo Duro nace siempre de la paradoja ante la necesidad de expresar el silencio del que surge yel acabamiento del mismo al escribir el poema. Poesía que enfrenta la acción y la inacción, la palabra y el silencio, el lenguaje y el caos en el que se origina la obra de Lombardo. Texto que violenta sus propias bases expresivas, se decanta hacia la pureza sintáctica y hacia un léxico que bordea los límites del conocimiento y el vacío; la poesía como concepto con el que expresar la nada.
El mundo sensible de Lombardo le sirve como correlato a su poesía, su mundo no existe, está en suspenso. El lenguaje lo constata, su texto es el silencio. Bascula entre el latido de la nada y la pulsión de lo dicho. Su discurso es por tanto reflexivo, la reflexión meditativa es la única forma de enfrentarse al poema. Su p…
Francisco Ferrer Lerín. Nora Peb. Tusquets Editores.
2ª parte de Familias como la mía. Francisco Ferrer Lerín con los poetas Juan Manuel Molina Damiani, Pedro Luis Casanova, Joaquín Fabrellas , Aurora Liébana y Antonio Erena Camacho. Foto: Fátima Linares. Jaén, mayo de 2017.


Los esconjuraderos de la memoria.


Sí, FFL se mueve como sierpe por la memoria, se arrastra, retrocede, muda de piel, y, a veces, se la inventa. Porque Nora Peb es un pacto con la memoria y con la ficción, con la aflicción de haber perdido la memoria y con la conjura de quien mienta a los demonios para no volver a verlos, ni a revivirlos, por eso el espíritu de la letra se los inventa una y otra vez, como diría Aníbal Núñez sobre la escritura: “lo que para el lector es un poema de siete versos, para el poeta son siete veces setenta fantasmas que tienen que volver a vivir de nuevo.”
De ahí: esconjurar, exorcizar en el espacio inerte del texto, su pureza encantada de silencio para que no vuelva a ser más el vacío que invoca…