Ir al contenido principal








JAMÁS VOLVER A DORMIR

Con motivo de la exposición del artista holandés Lucas Huijbregts en la Universidad de Jaén.

1.- Acotar el espacio:

La obra de arte "es", no es reflejo de nada. En ella reside su enigma y su respuesta. La escultura invade el espacio, lo llena, lo transforma; transgrede el vacío, lo alimenta como Botero o lo poetiza como Brancusi.

La escultura es una forma de comunicación. Tiene conexiones con el entorno. La diferencia con el objeto banal es que no desaparecerá nunca, o al menos, ese es su cometido. La obra de arte no pertenece al artista. Es necesariamente inservible. Y estrictamente necesaria al alma.

Jamás volver a dormir es un acto poético. Transformando la nada se convierte en algo inservible pero esencial al desarrollo humano, con ansias de no desaparecer nunca. Ese es el logro. Sobrevivirnos. De ahí la importancia del arte. Nos sobrevive. El arte lleva dándonos esta respuesta desde que se pintó Altamira.

2.- Inventar el espacio:

Toda obra de arte es un tanteo. Una explicación. El arte debe ser dinámico. En lugar de una hermenéutica del arte, necesitamos una erótica del arte. Susan Sontag. Me parece ridículo intentar resumir el contenido de esta bellísima obra del artista holandés Luc Huijbregts. Es más, lo considero innecesario. ¿La crítica artística es un complemento de la obra, es un parásito, un apéndice?

Toda obra da sus respuestas. La madera es un metal noble, recuerda al artesano. Los artesanos no tienen iontención artística, pero sí un fondo bondadoso y utilitario. Como algo real, como algo inventado,¿qué le importa a la obra misma su interpretación? El autor no tiene nada que decir si no es mediante sus actos. ¿Qué sabe el lagarto de Historia Natural?


3.- Interpretación del espacio:


Desde la estética se tratan de dar respuestas a lo obvio, esta obra es poética, altamente estilizada, una figura imposible que reside en el espacio, resistiendo el tiempo, sabiendo que está en los márgenes. Yo no puedo transformar la obra, pero la obra sí me transforma a mí. Retroalimenta el vacío, acota su espacio y reinterpreta el mío. Existe un silencio cargado de significado. Un silencio casi inquietante, casi incómodo.
Pese a su reducido tamaño, la diferencia entre significante y significado es casi infinita, otra vez casi.

Quizá esa sea su definición, si es que la hay o si es que alguien me la hubiese pedido. Casi. Adverbio de cantidad, Palabra que quizá defina esta obra, sin respuesta concreta a ningún problema pero sabiendo que nos sobrevive radicalmente sola.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Góngora y el 27.

-->
Luis de Góngora y la influencia en el 27. Joaquín Fabrellas Jiménez
En las Soledades, el protagonista nos presenta un mundo artificial, como decía Salinas, el poeta revive la realidad, dotándola de nuevos matices y significados. En efecto, la obra de Góngora es una tabla, un decorado. Parte del vacío y prolifera en un mundo abigarrado, hacinado. Nadie se sorprende de ver al viajero. Todos los personajes que aparecen en el poema se muestran al náufrago como personajes de tapiz, a punto de ser pintados; lo que ven los ojos del náufrago es lo que escribe Góngora. La obra tiene espíritu discursivo. Y crítico. La obra de Góngora propone un modelo de conducta ante la sociedad. El náufrago, como el propio poeta, ha conocido los secretos de la Corte y la vida en la gran ciudad. Ambos conocen las presiones, los servilismos, las briegas a las que se debían hacer frente para pertenecer a esa oligarquía basada en el nacimiento afortunado y en la manutención y disfrute de ciertas hereda…

Arthur Rimbaud: a contracorriente

Trabajo sobre la obra de Diego Jesús Jiménez

Sobre la belleza en la obra de Diego Jesús Jiménez Un apunte
Hablar a estas alturas de la obra de Diego Jesús Jiménez es una tarea redundante. La obra reciente del profesor Juan Manuel Molina Damiani sobre antiguas y nuevas aportaciones a la obra de Diego hacen de este apunte un mero complemento superfluo. Con mayor o menor fortuna, se han tratado aspectos interesantes de su obra, las aguas del Júcar, el río del que tanto se habla en su poesía, el elemento camp, la transformación del joven poeta en un poeta consagrado, etc. Sin embargo, me gustaría tratar aquí un aspecto que, si bien es inherente a la poesía, toda la soflama posmodernista nos lo ha hecho ver como algo ajeno. Hablo de la belleza; la belleza como categoría estética, la belleza como parte de la modernidad, como función en la poesía, no como adorno. Toda la poesía francesa moderna trató de despojar a la poesía la parte más parnasiana porque sí, o al menos, la más interesante. Se descubrió la carroña, la ciudad, lo feo, lo m…