Ir al contenido principal

Manuel Vázque Montalbán

Escritor fundamental en la literatura española. Famoso por sus novelas, por Pepe Carvallo, el detective amante de la cocina y de los bajos fondos. Todavía no puedo olvidar la figura de Poncela interpretando a ese detective hispano, impasible y muy efectivo.
Pero comenzó, quizá como comienzan los grandes escritores, en esa parte minúscula y laboriosa: la poesía. La poesía tiene poco que ver con lo literario, es un oficio, ¿oficio?, sí, oficio en el sentido medieval del término, labor íntima a la que le sobran palabras y adornos. Me parece que la poesía incluye a la novela en cuanto a la enunciación de la realidad, no así la novela, que tiene que ver más con el éxito y la fama. La poesía permanece en lo interno, o como le gustaba decir a Valente, en el centro.
Vázquez Montalbán es un poeta desconocido para el gran público. Como todos los grandes poetas. Fue consagrado, si esa es una palabra acertada, por la antología de José María Castellet, la de los novísimos. Formaba parte de los "seniors" de esa forzada generación que se inventó el antólogo catalán.Sin embargo, Vázquez Montalbán, se le escapó a Castellet, tanto en su estilo como en su intención. Si Castellet daba carpetazo con los novísimos a la "superada" poesía social-realista, Vazquez Montalbán había comenzado en un discurso procedente de unas bases realistas claramente superadoras del ralo formalismo temático en el que había caído la poesía social.
Destacan sus libros Una educación sentimental, Praga o Movimientos sin éxito, del cual extraemos un poema. Publicados en la década de los 60. Poesía que desenmascara el discurso trillado del social- realismo. Denuncia la falta de discurso comprometido de la sociedad en un momento en que era muy necesario. Un enfrentamiento frontal desde la cultura que fue definitiva en los últimos años del régimen del general Franco.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Góngora y el 27.

-->
Luis de Góngora y la influencia en el 27. Joaquín Fabrellas Jiménez
En las Soledades, el protagonista nos presenta un mundo artificial, como decía Salinas, el poeta revive la realidad, dotándola de nuevos matices y significados. En efecto, la obra de Góngora es una tabla, un decorado. Parte del vacío y prolifera en un mundo abigarrado, hacinado. Nadie se sorprende de ver al viajero. Todos los personajes que aparecen en el poema se muestran al náufrago como personajes de tapiz, a punto de ser pintados; lo que ven los ojos del náufrago es lo que escribe Góngora. La obra tiene espíritu discursivo. Y crítico. La obra de Góngora propone un modelo de conducta ante la sociedad. El náufrago, como el propio poeta, ha conocido los secretos de la Corte y la vida en la gran ciudad. Ambos conocen las presiones, los servilismos, las briegas a las que se debían hacer frente para pertenecer a esa oligarquía basada en el nacimiento afortunado y en la manutención y disfrute de ciertas hereda…

Arthur Rimbaud: a contracorriente

Trabajo sobre la obra de Diego Jesús Jiménez

Sobre la belleza en la obra de Diego Jesús Jiménez Un apunte
Hablar a estas alturas de la obra de Diego Jesús Jiménez es una tarea redundante. La obra reciente del profesor Juan Manuel Molina Damiani sobre antiguas y nuevas aportaciones a la obra de Diego hacen de este apunte un mero complemento superfluo. Con mayor o menor fortuna, se han tratado aspectos interesantes de su obra, las aguas del Júcar, el río del que tanto se habla en su poesía, el elemento camp, la transformación del joven poeta en un poeta consagrado, etc. Sin embargo, me gustaría tratar aquí un aspecto que, si bien es inherente a la poesía, toda la soflama posmodernista nos lo ha hecho ver como algo ajeno. Hablo de la belleza; la belleza como categoría estética, la belleza como parte de la modernidad, como función en la poesía, no como adorno. Toda la poesía francesa moderna trató de despojar a la poesía la parte más parnasiana porque sí, o al menos, la más interesante. Se descubrió la carroña, la ciudad, lo feo, lo m…