Ir al contenido principal

Ruinas del ayer. Pliegos del Condestable.

        



Ruinas del ayer

Amigo, con afán, escucha ahora
pues la fama es reflejo de la ruina:
palabra regalada no termina
de llenar su vacío a cualquier hora.

Es  el tedio acosando tu figura,
viene la negra mancha que te asombra
en un tiempo retorna y después nombra
lo que tú escondiste sin usura.

Pues los discursos que aman en su prisa
la máscara, llenaron de su olvido
con un dolor ajeno de su risa,

nos recuerdan la miseria del mundo:
nadie habla de la cicatriz de nadie,
nada dicen de su dolor profundo.

Soneto en respuesta que escribiera Juan del Cálamo a su amigo Pedro de Contreras con motivo de la fama pasajera, el espejo de las vanidades y las nadas del mundo. Encontrado en los pliegos del Condestable del siglo XVI

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Gabia. Ángel Rodríguez. Todo lo que desaparece

La gabia
Ángel Rodríguez
Editorial Maolí. Jaén. 2016.



Imagen de portada del libro tomada por José Torres.

Representa este poemario la mayoría de edad de un poeta como Ángel Rodríguez toda vez que este libro nos adentra en un mundo propio, un mundo acotado y al borde de la extinción, en definitiva, un mundo que no existe y solo la poesía es la encargada de pronunciar su vuelta, su desaparición, si hacemos caso al dicho del eterno retorno de lo idéntico, la pesada carga del instante, todo lo que está condenado a repetirse si el universo es infinito y su hijo directo: el tiempo, también sueña con serlo.

En La gabia hay un salto al vacío, una propuesta totalizadora desde el léxico, la poesía debe constatar un lenguaje que ha ido desapareciendo y que solo los muertos pronuncian, porque es este un poemario que abandona lo urbano, que reside no ya en la periferia, sino muy lejos de aquí, en un lugar habitado por el olvido, esa vigilia es este poemario, oyendo las voces de los niños que juega…

Sextina. Joaquín Fabrellas

Hermosa herida


1.-

El tiempo se demora  raudo en sombra  
y cumple su palabra de miseria, si hay verdad en labios que te nombran, el tiempo es falso amigo en la memoria, feliz de tu materia arrepentida: luz: recorre el camino de la herida.

2.-

Deja el aire, tu viento de la herida.
Sí: eras feliz, piel, la luz, la sombra entrando en dulce rapto, la memoria expande el nombre de la arrepentida noche, volando el día que te nombran, rauda escapa ahorrando tu miseria.



3.-

De los labios, la piel es la miseria; si a ti te duelen en la dulce herida, estás parada en el secreto, sombra de los días azules, la memoria de lo vivo tan bello, arrepentida enamorada, sola si te nombran.


4.-

Y convertida en voz si a ti te nombran.
¿Eras feliz materia arrepentida? Verdad en labios que demoran sombra, el camino recorre: luz herida. Feliz el tiempo cumple la miseria, herida verdad es ya la memoria.



5.-

El tiempo gris, la nada en la memoria, deja en el aire, ya la voz herida, los días son secreto si te nombran, en la herida es la nada…

Ama tus cadenas

Lo que ha conseguido el capitalismo, y es más, su hijo predilecto, el neocapitalismo, no lo ha conseguido casi ninguna dictadura. Sé que este aserto será algo convulso, sobre todo en tiempos de lo ultra-políticamente correcto, y lo que es más, en tiempos en que esto se hace supuestamente en nombre de la democracia.

Y es que se ejerce el pensamiento único desde diferentes instancias y la única libertad es el consumo y los diferentes niveles de adquisición de los diferentes productos. Por producto entiéndase todo aquello que se puede vender en el escaparate mundial en que se han convertido los países occidentales, y también aquellos que no lo son, pero que han aceptado el neocapitalismo como buque insignia de un desarrollo económico que los conduce hacia un abandono paulatino de sus costumbres para un acercamiento a una órbita ultracapitalista que está dando señales de implosionar y desaparecer por las fuerzas centrífugas de destrucción en las afueras del sistema capitalista: destruyend…