Ir al contenido principal

Pliegos del Condestable. (1550-1650)















Pliegos del Condestable

Soneto asonante  que escribe Baltasar de Saavedra, natural de Baeza, y entierra en el suelo para que nadie lo encuentre, donde confiesa que ha descubierto unas ruinas musulmanas en el Palacio de Villadompardo donde se hospeda como experto zahorí, empero, por mal de amores, no dice al dueño lo que ha visto, por no ser tomado por loco o con mal tino. 1635.
Encontrado en fecha reciente en Pliegos del Condestable.

Todo el orden inventará su caos
cuando el caos engendre su comienzo,
aquella plaza, laberinto claro,
aquel palacio de azahar cubierto.

Y a su piedra la luz así devuelva
dulce sombra que a descansar me llama,
la rama esconde media luna y llena,
su noche abierta de agua pura y palma.

Allí reposan los arcos en bóveda,
celeste, sombra incólume de estrella,
y copia adentro la noche de afuera,

recoge afuera todo su silencio,
la voz callada para labio inmóvil:
será su fallo germen de su cielo.
  

Pliegos del Condestable

Soneto que dirige el cantero Eufrasio López de Rojas desde su casa de la calle Llana  a don Andrés de Vandelvira, una noche de insomnio en que no sabía cómo resolver la fachada de la Catedral de Jaén, esperando que la memoria del manchego le ayudara en tal trance. Soneto rescatado de los pliegos del Condestable, 1662.

Se desprende el pincel del cielo puro
por ser la senda donde ahora advierte
la luz su ser primero, si revierte
en reflejo del agua, en el oscuro

papel de sueño dibujado, forma
aire perfecto, templo del deseo.
Cumple la piedra su voluntad, reo
de la idea y el tiempo que es su norma.

Describir un celeste texto, brío
y orgullo a una ruina, mira al sur
donde un imperio acaba del gran río

seco, memoria del desierto, arena
hecha montaña, ahora noble piedra,
y del caos hacer belleza plena.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Góngora y el 27.

-->
Luis de Góngora y la influencia en el 27. Joaquín Fabrellas Jiménez
En las Soledades, el protagonista nos presenta un mundo artificial, como decía Salinas, el poeta revive la realidad, dotándola de nuevos matices y significados. En efecto, la obra de Góngora es una tabla, un decorado. Parte del vacío y prolifera en un mundo abigarrado, hacinado. Nadie se sorprende de ver al viajero. Todos los personajes que aparecen en el poema se muestran al náufrago como personajes de tapiz, a punto de ser pintados; lo que ven los ojos del náufrago es lo que escribe Góngora. La obra tiene espíritu discursivo. Y crítico. La obra de Góngora propone un modelo de conducta ante la sociedad. El náufrago, como el propio poeta, ha conocido los secretos de la Corte y la vida en la gran ciudad. Ambos conocen las presiones, los servilismos, las briegas a las que se debían hacer frente para pertenecer a esa oligarquía basada en el nacimiento afortunado y en la manutención y disfrute de ciertas hereda…

Arthur Rimbaud: a contracorriente

Trabajo sobre la obra de Diego Jesús Jiménez

Sobre la belleza en la obra de Diego Jesús Jiménez Un apunte
Hablar a estas alturas de la obra de Diego Jesús Jiménez es una tarea redundante. La obra reciente del profesor Juan Manuel Molina Damiani sobre antiguas y nuevas aportaciones a la obra de Diego hacen de este apunte un mero complemento superfluo. Con mayor o menor fortuna, se han tratado aspectos interesantes de su obra, las aguas del Júcar, el río del que tanto se habla en su poesía, el elemento camp, la transformación del joven poeta en un poeta consagrado, etc. Sin embargo, me gustaría tratar aquí un aspecto que, si bien es inherente a la poesía, toda la soflama posmodernista nos lo ha hecho ver como algo ajeno. Hablo de la belleza; la belleza como categoría estética, la belleza como parte de la modernidad, como función en la poesía, no como adorno. Toda la poesía francesa moderna trató de despojar a la poesía la parte más parnasiana porque sí, o al menos, la más interesante. Se descubrió la carroña, la ciudad, lo feo, lo m…