Ir al contenido principal

Pliegos del Condestable. (1550-1650)















Pliegos del Condestable

Soneto asonante  que escribe Baltasar de Saavedra, natural de Baeza, y entierra en el suelo para que nadie lo encuentre, donde confiesa que ha descubierto unas ruinas musulmanas en el Palacio de Villadompardo donde se hospeda como experto zahorí, empero, por mal de amores, no dice al dueño lo que ha visto, por no ser tomado por loco o con mal tino. 1635.
Encontrado en fecha reciente en Pliegos del Condestable.

Todo el orden inventará su caos
cuando el caos engendre su comienzo,
aquella plaza, laberinto claro,
aquel palacio de azahar cubierto.

Y a su piedra la luz así devuelva
dulce sombra que a descansar me llama,
la rama esconde media luna y llena,
su noche abierta de agua pura y palma.

Allí reposan los arcos en bóveda,
celeste, sombra incólume de estrella,
y copia adentro la noche de afuera,

recoge afuera todo su silencio,
la voz callada para labio inmóvil:
será su fallo germen de su cielo.
  

Pliegos del Condestable

Soneto que dirige el cantero Eufrasio López de Rojas desde su casa de la calle Llana  a don Andrés de Vandelvira, una noche de insomnio en que no sabía cómo resolver la fachada de la Catedral de Jaén, esperando que la memoria del manchego le ayudara en tal trance. Soneto rescatado de los pliegos del Condestable, 1662.

Se desprende el pincel del cielo puro
por ser la senda donde ahora advierte
la luz su ser primero, si revierte
en reflejo del agua, en el oscuro

papel de sueño dibujado, forma
aire perfecto, templo del deseo.
Cumple la piedra su voluntad, reo
de la idea y el tiempo que es su norma.

Describir un celeste texto, brío
y orgullo a una ruina, mira al sur
donde un imperio acaba del gran río

seco, memoria del desierto, arena
hecha montaña, ahora noble piedra,
y del caos hacer belleza plena.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las voces indomables Manuel Lombardo Duro

Colección Caja de formas, nº 5. Piedra Papel Libros. Jaén. 2017.


Portada, contraportada y solapas del libro de Manuel Lombardo Duro.
La poesía de Lombardo Duro nace siempre de la paradoja ante la necesidad de expresar el silencio del que surge yel acabamiento del mismo al escribir el poema. Poesía que enfrenta la acción y la inacción, la palabra y el silencio, el lenguaje y el caos en el que se origina la obra de Lombardo. Texto que violenta sus propias bases expresivas, se decanta hacia la pureza sintáctica y hacia un léxico que bordea los límites del conocimiento y el vacío; la poesía como concepto con el que expresar la nada.
El mundo sensible de Lombardo le sirve como correlato a su poesía, su mundo no existe, está en suspenso. El lenguaje lo constata, su texto es el silencio. Bascula entre el latido de la nada y la pulsión de lo dicho. Su discurso es por tanto reflexivo, la reflexión meditativa es la única forma de enfrentarse al poema. Su p…

A las ruinas del Palacio de Jabalquinto en Baeza

Y el viejo sentado a la puerta
en humilde silla de anea,
daba la entrada al palacio
sin palabras vacías, sin anuncios
a los visitantes ausentes,
tan solo su mirada hueca
de quien crecer ha visto en la piedra
el musgo dormido,
y a la ruina del tiempo pronunciar
el olvido, su nombre condenado
de la historia y la fama,
el silencio que alberga aquí su ruido
insondable de tinta,
nadie requiere la ruina o su forma
pobre cuando era solo piedra,
y el zaguán permite ahora el  ensueño
sobre trazos gastados, suave sombra,
duerme adentro la luz cerrada en claustro
de abrojos, nada y polvo:
la heráldica, escudos, escaleras,
oh su cielo, las risas, ¿qué se hicieron?,
¿dónde están las hermosas mujeres,
sus hombres, la clara belleza anónima,
recorriendo estos pasillos?
Ropas caídas en noches de alcoba,
todo ahora es su miseria y gusano,
hueso callado de la traición
del tiempo inefable,
pues su tiempo abre y guarda el espanto.
Donde ayer hubo brillo hoy solo queda
su ceniza creciendo para el cardo.
Ho…

Pliegos del Condestable

Soneto que dirige la hermosa Carmen de Montilla a su anónimo enamorado, en cuitas de amor quejándose del despecho sufrido. Año 1616.

Pues es mi cuerpo ahora carne inerte,
solo sombra, la piel acariciada
de tu mano que prende por la nada
su rastro; la mirada busca verte

de nuevo, donde el lecho no confunde
la noche herida, fue lejano el vuelo
del ave que guardar solía, cielo
que aúna su recuerdo mientras se hunde

en la noche mi cuerpo con su herida,
rescata el dulce llanto, su alta dicha
no predice el destino, usurpa vida

cruel, lágrima cogiste a mi lamento,
vano fue mi dolor, el daño duro,
pues todo acaba en un sutil tormento.