Ir al contenido principal
Viñals, la pulcritud del lenguaje.
Resultado de imagen de jose viñals poeta

Retomo ahora la lectura de un poemario de José Viñals publicado en 7 i mig, en el año 1998, prologado por el poeta Guillermo Fernández Rojano: Animales, amores, parajes y blasfemias.

Su lectura me devuelve la imagen de un Viñals borroso por el humo, inmóvil al final del largo pasillo, sosteniendo una copa de balón, apurando un Torres en la habitación repleta de libros y Bach sonando, la gran mesa de madera, el último libro leído y unas cuartillas sobre las que improvisaba algo. En una parte de ese salón destacaba el cuerpo abstracto y gris del telar de Martha, sus tapices ocupaban gran parte de las paredes: una mezcla de imágenes surrealistas que confeccionaba con una técnica ancestral. Recuerdo a la hija Andrea que sonreía desde su cuarto.

Oigo ahora el habla pulcra de Viñals, su marcado deje argentino, la única persona que he conocido que distinguiese aún entre la ll y la y griega, su fiel homenaje al lenguaje, oigo como me habla de Saint John Perse, de Eliot, de Gamoneda, de cuando estrechó la mano de un Kerouac poco avisado en una Argentina enorme; me habla de Juan Larrea exiliado en la Córdoba argentina, el poeta de culto del 27 al que conoció allá en su juventud, le escucho cuando me habla de cine, él sabe de cine, no ese sucedáneo que se hace ahora, me habla de la oportunidad de haber ido a Checoslovaquia con un proyecto cinematográfico, pero él fue poeta.

La pulcritud del lenguaje, me avisaba de ciertas palabras utilizadas mal por mí en algunos de mis poemas: comisura, solo en los labios; me habla del problema lingüístico que tuvo con la palabra medias, lo que significa en la Argentina no es lo que significa aquí en España. Ejercía una maestría humilde y sosegada, cariñosa y risueña, la vida era una enorme oportunidad, José:

"De tu fosforescencia, ¿qué luz resta?, bicho apagado, aerolito de corto recorrido, pabilo retorcido de la bujía funeraria. Pues ya lo sabes, hermanito tiznado: consumida la luz no queda otra salida que la extensa negrura. Y el ángel de lo negro tiene prisa; no lo entretengas con ambiguas preguntas. Es una treta tonta que nada bueno augura. Mejor acaba de una vez, pues en el núcleo de lo negro está el secreto de lo negro, la razón inasible de tu alquimia de plomo."

De "Teologías".


Retomo ahora este libro y me reconforta leerlo, su poesía es celebración, abre nuevos caminos con la realidad, surge, se desprende por la alegría, el lenguaje es creador, nuevos matices apartan lo sombrío, todo se hace luz o desde la luz, aún habiendo sufrido, los exilios, los viajes, las separaciones, las idas y venidas de un espacio enorme, un mapa que se doblaba y se desdoblaba, un océano doméstico a escala de mapa.

"El mar, el mar, el mar. La sal en la corola del muérdago marino. El niño de los astros trepa los riscos escarpados. Allí marejada de los corderos. Aquí el caballo solitario con sus crines al viento. Allí, en el promontorio de las aves, las gaviotas. Aquí tu regocijo de hembra adulta. Aquí el pan, aquí la miel , aquí el breve cuchillo. Allí el vuelo del pelícano de buche gigantesco."

 De "Miel y leche".

El apretón de manos fuerte y su sonrisa siempre presta al escándalo. Su poesía era así, contundente en su ligereza, exacta como un fiel de balanza, malabarista de un lenguaje único, el discurso onírico, un irracionalismo combatiente porque la realidad siempre es más sucia, más fea, más incompleta, por eso escribimos, no, José? Por eso y porque tú, me decías, la poesía era el ejercicio intelectual que quería desvelar lo Otro, lo que reside al otro lado, y traerlo aquí, de ahí su necesario ejercicio, de lo contrario nos convertiríamos en otra cosa, seres sin sentimiento ni lenguaje, que es lo que muchos quieren ahora. Ejército humano de replicantes absurdos, y el alma vacía.

"Apreté el puño sobre la víscera pequeña, tu corazón de rana, uno de tus sagrados siete corazones, uno de tus excesos con el que me confundes la razón y el castillito de mis convicciones [...]
Voy a estrujarlo y a comerlo, así al menos tendré una de tus siete emociones, mujer en siete tomos, enciclopedia de las despedidas."

De "Diccionario".

Ahí queda tu poesía que sigue guiando el camino de muchos entre los que me incluyo. El lenguaje somos nosotros, nada más, lo demás es silencio.

Joaquín Fabrellas

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las voces indomables Manuel Lombardo Duro

Colección Caja de formas, nº 5. Piedra Papel Libros. Jaén. 2017.


Portada, contraportada y solapas del libro de Manuel Lombardo Duro.
La poesía de Lombardo Duro nace siempre de la paradoja ante la necesidad de expresar el silencio del que surge yel acabamiento del mismo al escribir el poema. Poesía que enfrenta la acción y la inacción, la palabra y el silencio, el lenguaje y el caos en el que se origina la obra de Lombardo. Texto que violenta sus propias bases expresivas, se decanta hacia la pureza sintáctica y hacia un léxico que bordea los límites del conocimiento y el vacío; la poesía como concepto con el que expresar la nada.
El mundo sensible de Lombardo le sirve como correlato a su poesía, su mundo no existe, está en suspenso. El lenguaje lo constata, su texto es el silencio. Bascula entre el latido de la nada y la pulsión de lo dicho. Su discurso es por tanto reflexivo, la reflexión meditativa es la única forma de enfrentarse al poema. Su p…

Pliegos del Condestable

Soneto que dirige la hermosa Carmen de Montilla a su anónimo enamorado, en cuitas de amor quejándose del despecho sufrido. Año 1616.

Pues es mi cuerpo ahora carne inerte,
solo sombra, la piel acariciada
de tu mano que prende por la nada
su rastro; la mirada busca verte

de nuevo, donde el lecho no confunde
la noche herida, fue lejano el vuelo
del ave que guardar solía, cielo
que aúna su recuerdo mientras se hunde

en la noche mi cuerpo con su herida,
rescata el dulce llanto, su alta dicha
no predice el destino, usurpa vida

cruel, lágrima cogiste a mi lamento,
vano fue mi dolor, el daño duro,
pues todo acaba en un sutil tormento.

A las ruinas del Palacio de Jabalquinto en Baeza

Y el viejo sentado a la puerta
en humilde silla de anea,
daba la entrada al palacio
sin palabras vacías, sin anuncios
a los visitantes ausentes,
tan solo su mirada hueca
de quien crecer ha visto en la piedra
el musgo dormido,
y a la ruina del tiempo pronunciar
el olvido, su nombre condenado
de la historia y la fama,
el silencio que alberga aquí su ruido
insondable de tinta,
nadie requiere la ruina o su forma
pobre cuando era solo piedra,
y el zaguán permite ahora el  ensueño
sobre trazos gastados, suave sombra,
duerme adentro la luz cerrada en claustro
de abrojos, nada y polvo:
la heráldica, escudos, escaleras,
oh su cielo, las risas, ¿qué se hicieron?,
¿dónde están las hermosas mujeres,
sus hombres, la clara belleza anónima,
recorriendo estos pasillos?
Ropas caídas en noches de alcoba,
todo ahora es su miseria y gusano,
hueso callado de la traición
del tiempo inefable,
pues su tiempo abre y guarda el espanto.
Donde ayer hubo brillo hoy solo queda
su ceniza creciendo para el cardo.
Ho…