Ir al contenido principal
Ángeles Mora. Ficciones para una autobiografía. Bartleby Editores.


Al igual que Luis Cernuda nos ofrece en Ocnos una serie de episodios rescatados del pasado que el poeta reconvierte en poesía, eligiendo para sí aquellos recuerdos que formaron su educación sentimental sobre los cuales reflexiona, pasado el tiempo, y contempla la huella que le han dejado aquellos recuerdos, porque al fin y al cabo, la poesía es el ejercicio de la memoria disfrazada de palabra, reconstruyéndose en material poético, desgajado de la vivencia diaria hasta llegar a componer un objeto completamente diferente a lo recordado, que solo le sirve de base.

Este modo de proceder, a pesar de su apariencia simple,  requiere un proceso selectivo de momentos fundamentales en el recorrer cultural y sentimental del poeta que precisa un amplio conocimiento personal para superar la vivencia y que, a la vez, sirva de autocrítica: el tiempo lo desvirtúa todo, emborronándolo con su espuma y haciendo los detalles más grandes. Pues bien, este modo de proceder también estuvo presente en la poética del medio siglo con autores tan destacados como Gil de Biedma o el primer Valente.

Nos ofrece Ángeles Mora un itinerario donde rastrea un pasado que componen las piezas fundamentales del puzzle, piezas que se van engarzando mediante la argamasa de las palabras y la vivencia convertida en pieza poética:

"porque hoy he entrado en este hueco de ausencias,
en este viejo patio sobre el patio de ayer
de mi vida,
y ya no sé porque es tan dulce el sol
sobre ese joven limonero..."

De "Presencia del tiempo".

Donde la poeta nos reconstruye una parte de su pasado como el asno de Ocnos, el soguero del reino del Hades que ya no sabía por qué trenzaba los juncos, quizá para dárselos a comer, o quizá porque no tenía otra cosa mejor que hacer. Así el poeta es un animal metódico que hace y rehace su pasado para contárnoslo a los demás con el agravante del tiempo que pasa para todos igual y que va deformando nuestra visión mientras reconstruimos un pasado hecho a nuestra medida que nunca existió tal y como lo recordamos.


En "Cumpliendo años", nos dice:

"Y el calendario va colgando sus días
como las cuentas de un collar en el hilo del tiempo.
El tiempo somos tú y yo que caminamos juntos
en esa delgada línea de la vida".

Una honda reflexión sobre el paso del tiempo y el amor como contrapunto a la desaparición del pasado, como algo que marca el presente y que señala el futuro por encima de un tiempo erróneo al que se le concede demasiada importancia en la concepción cultural de Occidente.

Quizá sea la poesía una forma de eliminación del tiempo, porque este libro consiste en el rito de la creación por parte de la poeta y el principio de destrucción que se ve en la fuerza que destroza todo, tiempo, poesía y lo que desaparece, armando esas ficciones para una autobiografía, es decir, esa máscara que nos ponemos frente al espejo y de la que esperamos nos conozca mejor que nosotros mismos mediante la invención del recuerdo, como antepasados de nosotros mismos.

Así la poesía de Ángeles Mora atrapa el tiempo en sus líneas, la poeta se rebela ante lo inevitable:

"Así nos regaló el destino
un minuto de eternidad."

Que nos recuerda a "Pandémica y celeste" de Gil de Biedma, la concepción del amor celestial, del amor puro frente al amor dionisíaco que busca siempre un ideal en sus múltiples formas intentando destrozar el tiempo.

Así en "Tántalo o el mañana":

"Una y otra vez lo persigo
y lo que encuentro no es el final"

El hombre necesita tener la impresión de que todo empieza de nuevo pronto, una oportunidad para reconstruir por el amor la visión de lo que una vez creímos ser cierto, engañarse conscientemente en el remanso de los días, algo que dé sentido a nuestra vida intrascendente.

Y terminando el libro, en la sección tercera de "En el cuarto de afuera" nos relata las vivencias de unos niños en un cuarto que servía para los juegos infantiles, repasado todo por la presencia de un familiar: el tiempo que destruye y la poesía que construye para dejarnos este hermoso texto.

[...]
"éramos los niños,
parecíamos el futuro
en tus ojos cansados."




Joaquín Fabrellas Jiménez
Editor en Lo bello y lo difícil





Comentarios

Entradas populares de este blog

Las voces indomables Manuel Lombardo Duro

Colección Caja de formas, nº 5. Piedra Papel Libros. Jaén. 2017.


Portada, contraportada y solapas del libro de Manuel Lombardo Duro.
La poesía de Lombardo Duro nace siempre de la paradoja ante la necesidad de expresar el silencio del que surge yel acabamiento del mismo al escribir el poema. Poesía que enfrenta la acción y la inacción, la palabra y el silencio, el lenguaje y el caos en el que se origina la obra de Lombardo. Texto que violenta sus propias bases expresivas, se decanta hacia la pureza sintáctica y hacia un léxico que bordea los límites del conocimiento y el vacío; la poesía como concepto con el que expresar la nada.
El mundo sensible de Lombardo le sirve como correlato a su poesía, su mundo no existe, está en suspenso. El lenguaje lo constata, su texto es el silencio. Bascula entre el latido de la nada y la pulsión de lo dicho. Su discurso es por tanto reflexivo, la reflexión meditativa es la única forma de enfrentarse al poema. Su p…

A las ruinas del Palacio de Jabalquinto en Baeza

Y el viejo sentado a la puerta
en humilde silla de anea,
daba la entrada al palacio
sin palabras vacías, sin anuncios
a los visitantes ausentes,
tan solo su mirada hueca
de quien crecer ha visto en la piedra
el musgo dormido,
y a la ruina del tiempo pronunciar
el olvido, su nombre condenado
de la historia y la fama,
el silencio que alberga aquí su ruido
insondable de tinta,
nadie requiere la ruina o su forma
pobre cuando era solo piedra,
y el zaguán permite ahora el  ensueño
sobre trazos gastados, suave sombra,
duerme adentro la luz cerrada en claustro
de abrojos, nada y polvo:
la heráldica, escudos, escaleras,
oh su cielo, las risas, ¿qué se hicieron?,
¿dónde están las hermosas mujeres,
sus hombres, la clara belleza anónima,
recorriendo estos pasillos?
Ropas caídas en noches de alcoba,
todo ahora es su miseria y gusano,
hueso callado de la traición
del tiempo inefable,
pues su tiempo abre y guarda el espanto.
Donde ayer hubo brillo hoy solo queda
su ceniza creciendo para el cardo.
Ho…

Pliegos del Condestable

Soneto que dirige la hermosa Carmen de Montilla a su anónimo enamorado, en cuitas de amor quejándose del despecho sufrido. Año 1616.

Pues es mi cuerpo ahora carne inerte,
solo sombra, la piel acariciada
de tu mano que prende por la nada
su rastro; la mirada busca verte

de nuevo, donde el lecho no confunde
la noche herida, fue lejano el vuelo
del ave que guardar solía, cielo
que aúna su recuerdo mientras se hunde

en la noche mi cuerpo con su herida,
rescata el dulce llanto, su alta dicha
no predice el destino, usurpa vida

cruel, lágrima cogiste a mi lamento,
vano fue mi dolor, el daño duro,
pues todo acaba en un sutil tormento.