Ir al contenido principal
Guillermo Fernández Rojano. Tierra. Taller clandestino de las letras. Castellón. 2015.


Compuesto por Manicomio de Dios, Así en la tierra y , Tierra.




"Grita al borde de la tempestad.


Sumergido en tierra,
cercado por alambradas.


De su voz, salitre.


El deseo, abolición del deseo".




De Tierra. pág. 212


Poesía de altos vuelos, de una recia tradición, uniendo lo visceral, lo interno para mezclarlo con lo telúrico que nos habita, aquello que nos compone como animales con lenguaje, de los cuales nos separa muy poco, algunos gestos. Poesía que rodea lo inhabitable y nos descubre lo que nadie ve, función reveladora del lenguaje en la poesía. El ser humano habitado por el deseo cuyo único fin ante tanta tentación innecesaria en un consumismo mal entendido que opera de forma malvada  en una realidad ajedrezada y movimientos pautados que dejan sin espacio al hombre y a su libertad coartada por una humanidad acechante. Desear la ataraxia.


No pronunciéis el nombre de nuestro pueblo,
suplican.
No recordéis nuestras caras.
Si os preguntan, decidles
que visteis unos cuerpos
mientras eran devorados por unos caimanes.


De Tierra, pág. 208




El olvido como premisa principal. El hombre debe olvidar lo inútil que le ha servido de fulcro para construirse como persona. Todo conocimiento anterior ha sido erróneo y eso nos vertebra como seres humanos, lo que nos separa de los animales es que ellos no se equivocan: el pensamiento intuitivo quizá sea el más certero. El hombre piensa y se confunde. Enajenado en un movimiento perpetuo que lo desubica continuamente debe asirse a lugares móviles, de ahí la inestabilidad de las sociedades actuales, la falacia impuesta como una verdad, el progreso que se paga a golpe de un dinero que cada vez solapa más la vida del individuo. La muerte se producirá por un desgarramiento de animales no tan salvajes.


Poesía de un alto calado emocional, sentimental y reflexivo.
Enhorabuena.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las voces indomables Manuel Lombardo Duro

Colección Caja de formas, nº 5. Piedra Papel Libros. Jaén. 2017.


Portada, contraportada y solapas del libro de Manuel Lombardo Duro.
La poesía de Lombardo Duro nace siempre de la paradoja ante la necesidad de expresar el silencio del que surge yel acabamiento del mismo al escribir el poema. Poesía que enfrenta la acción y la inacción, la palabra y el silencio, el lenguaje y el caos en el que se origina la obra de Lombardo. Texto que violenta sus propias bases expresivas, se decanta hacia la pureza sintáctica y hacia un léxico que bordea los límites del conocimiento y el vacío; la poesía como concepto con el que expresar la nada.
El mundo sensible de Lombardo le sirve como correlato a su poesía, su mundo no existe, está en suspenso. El lenguaje lo constata, su texto es el silencio. Bascula entre el latido de la nada y la pulsión de lo dicho. Su discurso es por tanto reflexivo, la reflexión meditativa es la única forma de enfrentarse al poema. Su p…

Góngora y el 27.

-->
Luis de Góngora y la influencia en el 27. Joaquín Fabrellas Jiménez
En las Soledades, el protagonista nos presenta un mundo artificial, como decía Salinas, el poeta revive la realidad, dotándola de nuevos matices y significados. En efecto, la obra de Góngora es una tabla, un decorado. Parte del vacío y prolifera en un mundo abigarrado, hacinado. Nadie se sorprende de ver al viajero. Todos los personajes que aparecen en el poema se muestran al náufrago como personajes de tapiz, a punto de ser pintados; lo que ven los ojos del náufrago es lo que escribe Góngora. La obra tiene espíritu discursivo. Y crítico. La obra de Góngora propone un modelo de conducta ante la sociedad. El náufrago, como el propio poeta, ha conocido los secretos de la Corte y la vida en la gran ciudad. Ambos conocen las presiones, los servilismos, las briegas a las que se debían hacer frente para pertenecer a esa oligarquía basada en el nacimiento afortunado y en la manutención y disfrute de ciertas hereda…

Pliegos del Condestable

Soneto que dirige la hermosa Carmen de Montilla a su anónimo enamorado, en cuitas de amor quejándose del despecho sufrido. Año 1616.

Pues es mi cuerpo ahora carne inerte,
solo sombra, la piel acariciada
de tu mano que prende por la nada
su rastro; la mirada busca verte

de nuevo, donde el lecho no confunde
la noche herida, fue lejano el vuelo
del ave que guardar solía, cielo
que aúna su recuerdo mientras se hunde

en la noche mi cuerpo con su herida,
rescata el dulce llanto, su alta dicha
no predice el destino, usurpa vida

cruel, lágrima cogiste a mi lamento,
vano fue mi dolor, el daño duro,
pues todo acaba en un sutil tormento.