Ir al contenido principal

Unas palabras de Sergio Franco para "República del aire". Isla de Siltolá. Sevilla. 2015


PRÓLOGO-ESPEJO

 

 

Si uno se detiene a pensarlo, hay algo profundamente perturbador en el gesto cotidiano de mirarse en un espejo. Al escalofrío inicial puede sucederle una experiencia cercana al terror metafísico pues nada hay de inocente en el hecho de reduplicar nuestra imagen en el mundo. Ya Borges, en su célebre cuento «Tlön, Uqbar, Orbis Tertius», hace que su amigo Bioy Casares, refiriéndose a un artículo sobre Uqbar encontrado en The Anglo-American Cyclopaedia, cite las palabras de uno de sus heresiarcas en un sentido claramente ominoso: «los espejos y la cópula son abominables, porque multiplican el número de los hombres». En efecto, qué otra cosa, sino espanto, podemos sentir al enfrentarnos con nuestra imagen, al ser testigos del nacimiento de nuestro propio doble, nuestro doppelgänger (otra figura de amplias resonancias en la literatura). El reflejo nos devuelve la verdad de lo que somos, porque los espejos nunca mienten, y es entonces, mientras contemplamos desde fuera las sombras y los accidentes que nos conforman, cuando vienen el desconcierto y la inútil resistencia a aceptar que esa representación que nos repite somos nosotros. Y es que a todos nos duele descubrir que no estamos a la altura de la idea que tenemos de nosotros mismos. Pero, justamente, de esa colisión entre lo que creíamos ser y lo que, después de todo, somos, nace una grieta en nuestra vanidad por la que podemos deslizarnos para así continuar explorando los límites exactos de nuestro ser. Por todo esto, quizá, en el fondo mirarse en un espejo sea una actividad análoga a la escritura (y a la lectura) de un poema: una oportunidad de enfrentarnos con nosotros mismos, de reconocernos y de, una vez superada la angustia primera, aprehender nuestra verdad, aunque sea esta una verdad en minúsculas, una certeza íntima que nada salva, pero sí esclarece.

 

            Este símbolo tan poderoso del espejo tiene una presencia significativa a lo largo de este último libro de poemas de Joaquín Fabrellas, República del aire. De hecho, en su primera parte, «Speculum vitae», los tres poemas que integran el «Tríptico de la mirada» desarrollan, precisamente, el tema del sujeto que se enfrenta a su imagen especular. Al contrario de lo que sucede en el mito de Narciso, quien está condenado a sentir una fascinación letal por su propio reflejo, Fabrellas hace sentir a quien mira un hondo extrañamiento ante sí mismo, lo que provoca el golpe más terrible: la asunción de la propia intrascendencia. El hombre que así se contempla, y que en un primer momento no quiere o no puede reconocerse, está abocado a la desesperación y a descubrir que no es más que la sustancia de la que se alimentará el olvido. De esta manera, el hombre cae en el tiempo y, al hacerlo, se le revela la dolorosa condición de su insignificancia. No obstante, como el propio autor apunta en «Salmo del caído», uno de los poemas más intensos del libro, este descubrimiento merece ser celebrado, pues sólo una vez que el hombre ha sido desalojado de su pedestal y es capaz de asumir su vacío puede entonces distinguir las trampas que la realidad le impone («ven, comprueba conmigo que adonde has llegado es solo una jaula más amable y sin muros a la que llaman mundo»). Pues es también República del aire un espejo en el que se refleja este mundo para denunciar así su banalidad: las maquinaciones de un sistema que nos convierte en simples consumidores y que nos promete una felicidad definitivamente espuria.

 

            Joaquín Fabrellas nos ofrece con esta República del aire el que tal vez sea su libro más heteróclito y, por ello, más libre; un espejo poblado por diversas voces, por distintos registros y formas, aunque también hallemos en él ciertos rasgos recurrentes en su obra anterior, como el gusto por la paradoja, una actitud más reflexiva que sentimental o la importancia del paisaje, pues en la contemplación de su belleza puede el ser humano, quizá, encontrar una última guarida. Pero, sobre todo, con este libro Joaquín Fabrellas nos invita a mirarnos en el espejo, a sostener la mirada frente a nosotros mismos para que podamos descubrir quién tiembla debajo de la máscara. Lo que cada uno haga con este descubrimiento ya es cosa suya.

 

 

 

                                                                                                        Sergio R. Franco    

 

 

           

 

 

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las voces indomables Manuel Lombardo Duro

Colección Caja de formas, nº 5. Piedra Papel Libros. Jaén. 2017.


Portada, contraportada y solapas del libro de Manuel Lombardo Duro.
La poesía de Lombardo Duro nace siempre de la paradoja ante la necesidad de expresar el silencio del que surge yel acabamiento del mismo al escribir el poema. Poesía que enfrenta la acción y la inacción, la palabra y el silencio, el lenguaje y el caos en el que se origina la obra de Lombardo. Texto que violenta sus propias bases expresivas, se decanta hacia la pureza sintáctica y hacia un léxico que bordea los límites del conocimiento y el vacío; la poesía como concepto con el que expresar la nada.
El mundo sensible de Lombardo le sirve como correlato a su poesía, su mundo no existe, está en suspenso. El lenguaje lo constata, su texto es el silencio. Bascula entre el latido de la nada y la pulsión de lo dicho. Su discurso es por tanto reflexivo, la reflexión meditativa es la única forma de enfrentarse al poema. Su p…

Pliegos del Condestable

Soneto que dirige la hermosa Carmen de Montilla a su anónimo enamorado, en cuitas de amor quejándose del despecho sufrido. Año 1616.

Pues es mi cuerpo ahora carne inerte,
solo sombra, la piel acariciada
de tu mano que prende por la nada
su rastro; la mirada busca verte

de nuevo, donde el lecho no confunde
la noche herida, fue lejano el vuelo
del ave que guardar solía, cielo
que aúna su recuerdo mientras se hunde

en la noche mi cuerpo con su herida,
rescata el dulce llanto, su alta dicha
no predice el destino, usurpa vida

cruel, lágrima cogiste a mi lamento,
vano fue mi dolor, el daño duro,
pues todo acaba en un sutil tormento.

A las ruinas del Palacio de Jabalquinto en Baeza

Y el viejo sentado a la puerta
en humilde silla de anea,
daba la entrada al palacio
sin palabras vacías, sin anuncios
a los visitantes ausentes,
tan solo su mirada hueca
de quien crecer ha visto en la piedra
el musgo dormido,
y a la ruina del tiempo pronunciar
el olvido, su nombre condenado
de la historia y la fama,
el silencio que alberga aquí su ruido
insondable de tinta,
nadie requiere la ruina o su forma
pobre cuando era solo piedra,
y el zaguán permite ahora el  ensueño
sobre trazos gastados, suave sombra,
duerme adentro la luz cerrada en claustro
de abrojos, nada y polvo:
la heráldica, escudos, escaleras,
oh su cielo, las risas, ¿qué se hicieron?,
¿dónde están las hermosas mujeres,
sus hombres, la clara belleza anónima,
recorriendo estos pasillos?
Ropas caídas en noches de alcoba,
todo ahora es su miseria y gusano,
hueso callado de la traición
del tiempo inefable,
pues su tiempo abre y guarda el espanto.
Donde ayer hubo brillo hoy solo queda
su ceniza creciendo para el cardo.
Ho…