Ir al contenido principal
En la muerte de Gabriel García Márquez y el Quijote y Cervantes y Poniatowka y tantos otros que son pero no son, siendo...

Joaquín Fabrellas Jiménez

 


No es este un texto panegírico sobre la figura de García Márquez. De sobra se ha escrito sobre el autor colombiano. Yo he leído poco de García Márquez. Cien años de soledad, Los cuentos de Cándida Eréndira, Crónica de una muerte anunciada, Ojos de perro azul y Relato de un naufragio.

No es este un texto que desarrolle una hagiografía del de Aracataca o sus relaciones con el poder, de lo que tanto se ha hablado estos días desde los medios de comunicación, del famoso puñetazo a Vargas Llosa, por motivos no demasiado claros. No pretendo hablar de él o de su obra porque ya se conoce bastante, prefiero hablar de obras y autores menos conocidos.


En la propia generación, o movimiento literario que le hicieron a su medida, así como a la medida de otros autores como Cortázar o Vargas Llosa, el famoso boom hispanoamericano, que vino a decirnos a unos bisoños lectores españoles, allá por los 60 que había unos jóvenes escritores que estaban llamados a revolucionar la literatura hispanoamericana para siempre y de paso, también, la industria editorial, que se llenó los bolsillos de forma establecida por unas directrices europeas con un marcado acento mercantilista y de consumo como muy bien cuenta Gabriel Ferrater en sus memorias y las diferentes reuniones que mantenían los distintos grupos editoriales europeos mientras se repartían el pastel editorial. Por eso, de la calidad y la obra de García Márquez no voy a hablar.

¿Es que acaso no había autores anteriores al boom? Dónde quedan Borges, Carpentier, Miguel Ángel Asturias o mi bien amado Juan Carlos Onetti, y aquel Roberto Arlt que nadie parece conocer. O Juan Rulfo, al que nadie parece poder ubicar en ningún lugar. La literatura cuando se hace economía no es ni literatura ni economía. Y Salvador Elizondo o Marco Denevi o Carlos Monsivais, que sé yo... y cuántos otros.

Tampoco hablaré de Cervantes, ni del día del libro, ni de la coincidencia de la muerte de García Márquez y del Premio Cervantes y de la ganadora Poniatowska. Cuando se supo quién había ganado el premio Cervantes, le preguntaron a una nueva escritora española de éxito, comercial, me refiero, si había leído algún libro suyo, y dijo, que no, casi ufana. Claro que era una autora de los nuevos bodrios pseudo históricos, pseudo mágicos indigeribles para el buen lector.

Y  a eso me refiero, a que ya la literatura parece importar poco, todo es una literatura de efemérides o una literatura de aeropuertos, una literatura que te ayude a dormir, pero que no te haga pensar. Por distintos motivos me acerqué a mi librería de cabecera y mi librero de cabecera, José Luis, me dijo que el día del libro se habían acabado todos los ejemplares de Cien años de soledad, de Leonora, de La piel del cielo, pero seguían quedando ejemplares de ese bello libro que escribiera Cervantes y que todo el mundo lee el día 23 de abril como bellos papagayos que no saben del poder subversivo del hidalgo y de su triste final.

Porque García Márquez paga tributo en sus páginas a Cervantes y no al revés, porque como decía Claudel con respecto a la Ilíada: No son las palabras las que han hecho la Ilíada, sino la Ilíada a las palabras, algo parecido podríamos decir de Cervantes, no así de García Márquez, al que le acompañó toda su vida un fulgurante éxito literario. Cervantes murió casi en la pobreza. ¿Qué diría el madrileño sobre los fastos y las ascuas arrimándose a los costados de los políticos que leen su obra en voz alta el señalado día?

Tan solo hay que recorda que el hidalgo muere cuerdo y en su cama vencido por tanta mediocridad e incomprensión, con él muere el idealismo y se da paso a este mundo devastado(r).




Imagen de don Quijote preso de Doré.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las voces indomables Manuel Lombardo Duro

Colección Caja de formas, nº 5. Piedra Papel Libros. Jaén. 2017.


Portada, contraportada y solapas del libro de Manuel Lombardo Duro.
La poesía de Lombardo Duro nace siempre de la paradoja ante la necesidad de expresar el silencio del que surge yel acabamiento del mismo al escribir el poema. Poesía que enfrenta la acción y la inacción, la palabra y el silencio, el lenguaje y el caos en el que se origina la obra de Lombardo. Texto que violenta sus propias bases expresivas, se decanta hacia la pureza sintáctica y hacia un léxico que bordea los límites del conocimiento y el vacío; la poesía como concepto con el que expresar la nada.
El mundo sensible de Lombardo le sirve como correlato a su poesía, su mundo no existe, está en suspenso. El lenguaje lo constata, su texto es el silencio. Bascula entre el latido de la nada y la pulsión de lo dicho. Su discurso es por tanto reflexivo, la reflexión meditativa es la única forma de enfrentarse al poema. Su p…

Pliegos del Condestable

Soneto que dirige la hermosa Carmen de Montilla a su anónimo enamorado, en cuitas de amor quejándose del despecho sufrido. Año 1616.

Pues es mi cuerpo ahora carne inerte,
solo sombra, la piel acariciada
de tu mano que prende por la nada
su rastro; la mirada busca verte

de nuevo, donde el lecho no confunde
la noche herida, fue lejano el vuelo
del ave que guardar solía, cielo
que aúna su recuerdo mientras se hunde

en la noche mi cuerpo con su herida,
rescata el dulce llanto, su alta dicha
no predice el destino, usurpa vida

cruel, lágrima cogiste a mi lamento,
vano fue mi dolor, el daño duro,
pues todo acaba en un sutil tormento.

A las ruinas del Palacio de Jabalquinto en Baeza

Y el viejo sentado a la puerta
en humilde silla de anea,
daba la entrada al palacio
sin palabras vacías, sin anuncios
a los visitantes ausentes,
tan solo su mirada hueca
de quien crecer ha visto en la piedra
el musgo dormido,
y a la ruina del tiempo pronunciar
el olvido, su nombre condenado
de la historia y la fama,
el silencio que alberga aquí su ruido
insondable de tinta,
nadie requiere la ruina o su forma
pobre cuando era solo piedra,
y el zaguán permite ahora el  ensueño
sobre trazos gastados, suave sombra,
duerme adentro la luz cerrada en claustro
de abrojos, nada y polvo:
la heráldica, escudos, escaleras,
oh su cielo, las risas, ¿qué se hicieron?,
¿dónde están las hermosas mujeres,
sus hombres, la clara belleza anónima,
recorriendo estos pasillos?
Ropas caídas en noches de alcoba,
todo ahora es su miseria y gusano,
hueso callado de la traición
del tiempo inefable,
pues su tiempo abre y guarda el espanto.
Donde ayer hubo brillo hoy solo queda
su ceniza creciendo para el cardo.
Ho…