Ir al contenido principal

Ama tus cadenas

Lo que ha conseguido el capitalismo, y es más, su hijo predilecto, el neocapitalismo, no lo ha conseguido casi ninguna dictadura. Sé que este aserto será algo convulso, sobre todo en tiempos de lo ultra-políticamente correcto, y lo que es más, en tiempos en que esto se hace supuestamente en nombre de la democracia.

Y es que se ejerce el pensamiento único desde diferentes instancias y la única libertad es el consumo y los diferentes niveles de adquisición de los diferentes productos. Por producto entiéndase todo aquello que se puede vender en el escaparate mundial en que se han convertido los países occidentales, y también aquellos que no lo son, pero que han aceptado el neocapitalismo como buque insignia de un desarrollo económico que los conduce hacia un abandono paulatino de sus costumbres para un acercamiento a una órbita ultracapitalista que está dando señales de implosionar y desaparecer por las fuerzas centrífugas de destrucción en las afueras del sistema capitalista: destruyendo bosques en selvas, especies animales, poniendo políticos y sus regímenes a su antojo para un mayor control de la geopolítica y sus recursos, véase Libia, Siria, y las fuerzas que combaten allí, o Ucrania y los litigios por el gas europeo.

Por lo tanto da igual si es Trump u Obama, lo que la opinión pública no sabe es que existe un concepto llamado poder que se ejerce desde los sillones de hombres sin rostro que velan por sus intereses milmillonarios y que influyen y deciden a quién poner en el país más poderoso de la tierra , camuflándolo todo de un alegre aspecto democrático, sonrisas, gestos, abrazos, frente a la chulería, la grosería de un wasp como Trump, pero ya digo, está todo pautado, inventado, ambos son productos de laboratorio, como el cine, todo refleja exactamente lo que ellos quieren: no es real.

En lo que nos atañe ahora, seguimos habitando una caverna en la que interpretamos la realidad según nos la cuentan, y así nos va, se nota, porque antes no podíamos ni soñar con mirar hacia la luz, pero ahora vamos hacia fuera de la caverna de la mano de los que nos han atado a las cadenas mientras nos ofrecen unas cadenas mejores. Eso sería nuestra libertad. La cantidad de amor hacia nuestras cadenas.


J. Fabrellas

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las voces indomables Manuel Lombardo Duro

Colección Caja de formas, nº 5. Piedra Papel Libros. Jaén. 2017.


Portada, contraportada y solapas del libro de Manuel Lombardo Duro.
La poesía de Lombardo Duro nace siempre de la paradoja ante la necesidad de expresar el silencio del que surge yel acabamiento del mismo al escribir el poema. Poesía que enfrenta la acción y la inacción, la palabra y el silencio, el lenguaje y el caos en el que se origina la obra de Lombardo. Texto que violenta sus propias bases expresivas, se decanta hacia la pureza sintáctica y hacia un léxico que bordea los límites del conocimiento y el vacío; la poesía como concepto con el que expresar la nada.
El mundo sensible de Lombardo le sirve como correlato a su poesía, su mundo no existe, está en suspenso. El lenguaje lo constata, su texto es el silencio. Bascula entre el latido de la nada y la pulsión de lo dicho. Su discurso es por tanto reflexivo, la reflexión meditativa es la única forma de enfrentarse al poema. Su p…

Pliegos del Condestable

Soneto que dirige la hermosa Carmen de Montilla a su anónimo enamorado, en cuitas de amor quejándose del despecho sufrido. Año 1616.

Pues es mi cuerpo ahora carne inerte,
solo sombra, la piel acariciada
de tu mano que prende por la nada
su rastro; la mirada busca verte

de nuevo, donde el lecho no confunde
la noche herida, fue lejano el vuelo
del ave que guardar solía, cielo
que aúna su recuerdo mientras se hunde

en la noche mi cuerpo con su herida,
rescata el dulce llanto, su alta dicha
no predice el destino, usurpa vida

cruel, lágrima cogiste a mi lamento,
vano fue mi dolor, el daño duro,
pues todo acaba en un sutil tormento.

A las ruinas del Palacio de Jabalquinto en Baeza

Y el viejo sentado a la puerta
en humilde silla de anea,
daba la entrada al palacio
sin palabras vacías, sin anuncios
a los visitantes ausentes,
tan solo su mirada hueca
de quien crecer ha visto en la piedra
el musgo dormido,
y a la ruina del tiempo pronunciar
el olvido, su nombre condenado
de la historia y la fama,
el silencio que alberga aquí su ruido
insondable de tinta,
nadie requiere la ruina o su forma
pobre cuando era solo piedra,
y el zaguán permite ahora el  ensueño
sobre trazos gastados, suave sombra,
duerme adentro la luz cerrada en claustro
de abrojos, nada y polvo:
la heráldica, escudos, escaleras,
oh su cielo, las risas, ¿qué se hicieron?,
¿dónde están las hermosas mujeres,
sus hombres, la clara belleza anónima,
recorriendo estos pasillos?
Ropas caídas en noches de alcoba,
todo ahora es su miseria y gusano,
hueso callado de la traición
del tiempo inefable,
pues su tiempo abre y guarda el espanto.
Donde ayer hubo brillo hoy solo queda
su ceniza creciendo para el cardo.
Ho…