Ir al contenido principal

Tierra.

Resultado de imagen de imagen de  guillermo fernadez rojano

Guillermo Fernández Rojano. Taller Clandestino de las Letras. Castellón. 2015.

Tierra es el tercer volumen de la trilogía del mismo título que reúne los tres últimos poemarios de Guillermo Fernández Rojano, donde se unen las obsesiones del autor, estructurándose como rebeldía a lo establecido, desde la resistencia del lenguaje, toda vez que el lenguaje toma el pulso a la voz más frágil y pura: el hombre que se convierte en pueblo, un pueblo no maleado en la obra de Rojano, que procede de lo natural, que habita los espacios dejados tras el pacto con la civilización y que sabe su función de guardián frente a las manipulaciones ya inscritas desde antiguo, desde la sociedad posfeudal; el hombre de Rojano habita unos espacios puros, tanto en la naturaleza como en la ideología, en el plano real y en el metafórico, una poesía idealista ante tanto ataque post-industrial que trata de despojar al hombre de la larga noche de las batallas, todo el conocimiento heredado, la sangre vertida y que una tecnología, aliada al consumo ha desplumado y alejado de la sociedad actual que mira más hacia un futuro subrogado que a un pasado escrito con otro alfabeto que ya nadie entiende: la alienación del hombre moderno sin atributos.

Sí: el discurso de Rojano se hace crítico, nace de la lucha, se metamorfosea en un discurso alucinado en un mundo ciclotímico que no acepta los cauces del lenguaje establecido para decir la verdad, simplemente no acepta la verdad, de ahí el uso de una sintaxis onírica que fuerza el verso hasta extremos inconcebibles:

“Al atardecer volvimos /  por una raya en el horizonte […]

Una trenza de humo / nos inundó el paladar toda la noche.



La utilización de este lenguaje en la obra de Rojano refleja el desencanto del hombre actual mediante su lenguaje que es, en definitiva, la parte más sensible de lo humano, la parte que accede al pensamiento, o a esa parte que la posmodernidad con sus elementos y procedimientos de cohesión trata de arrebatarnos: el sentimiento, mediante las técnicas de alienación diaria a través una sintaxis publicitaria y un aparato propagandístico muy efectivo, que según los gurús del brillo, nuestra nueva sentimentalidad debe llevarnos a embarrancar en un centro comercial y llenar nuestros deseos impostados de discursos ajenos.

Ya que la sociedad se controla desde el lenguaje, sirven los Dazibaos como pantalla y como producto. La política dicta los pasos a los inermes que han creído el discurso recientemente avejentado de las cloacas gramaticales de los que mercadean con votos, pasando de unas sociedades disciplinarias a unas sociedades de control múltiple y en donde el pueblo, ya convertido en ciudadanía poco crítica, acepta como única forma de permanecer unido a pesar de su equivocación. La manipulación nunca fue tan fácil:

“En el ocaso de los sistemas, / manadas de células combatiendo a contraluz.”



Se repite en la obra de Rojano el concepto del tiempo  como un único momento infinito, eternidad que atrapa o que redime:

“Aún no habitáis este siglo”.



“Se desató un ataque de quinientos años / con todo el aparato de devastación / acostumbrado.”



Aparece igualmente el concepto de la moral de la liberación de los esclavos, en el momento de la fractura o de la escisión propia de las sociedades actuales que creen el discurso brillante: los discursos del poder que prestan voz a una conciencia de la pérdida del espacio público, pero esta voz no se devolverá jamás, las revoluciones, como decía Camus acaban pareciéndose a todo lo que se oponían:

“Los cadáveres y los sueños / impiden ver la imagen que quedaba de ti.

“Ahora la desesperación es la única esperanza”.



Al menos ese es el discurso de salvación que la mente política ha recogido para hacerse amable a los despistados ciudadanos que habitan una ciudad infinita o imposible que como ya dijimos carece de ideología si no es la del consumo, la hegemónica y dominante.




“Solo los furiosos, solo los enloquecidos”.

Proceden del lenguaje entrecortado del sueño y la vigilia, discurso que se configura desde lo incognoscible, dando voz a lo incógnito, a lo que no se da en la realidad, porque la poesía es eso, explicar lo que no se ha realizado, en el sentido ontológico del término.



Una sintaxis moderna habitada con poderosas imágenes escindidas de la falta de la supuesta lógica hegemónica de las academias del espanto. Por eso no se cree a los poetas, a los apestados, a los que residen en los límites de lo civilizado:

“ Os estoy viendo dentro de mil años”.



“No sabemos quién estuvo allí antes, si ella, la sombra o el árbol”.



¿Cuál será el legado? ¿Quién patrocinará este apocalipsis? ¿Quién plañirá ante la efigie de un Dios desconocido, un Dios hecho a imagen y semejanza de un hombre moderno que refleja un Dios egoísta y ultrapresente?



La estética del exceso frente al símbolo del hueso, todo aquello que permanece ante la gramática del olvido, el lenguaje de los cementerios para una regeneración necesaria en tiempos que se hunden, por ello es necesaria la poesía, para eso sirve Tierra.

Grande Rojano



Joaquín Fabrellas
Editor en Lo bello y lo difícil.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Las voces indomables Manuel Lombardo Duro

Colección Caja de formas, nº 5. Piedra Papel Libros. Jaén. 2017.


Portada, contraportada y solapas del libro de Manuel Lombardo Duro.
La poesía de Lombardo Duro nace siempre de la paradoja ante la necesidad de expresar el silencio del que surge yel acabamiento del mismo al escribir el poema. Poesía que enfrenta la acción y la inacción, la palabra y el silencio, el lenguaje y el caos en el que se origina la obra de Lombardo. Texto que violenta sus propias bases expresivas, se decanta hacia la pureza sintáctica y hacia un léxico que bordea los límites del conocimiento y el vacío; la poesía como concepto con el que expresar la nada.
El mundo sensible de Lombardo le sirve como correlato a su poesía, su mundo no existe, está en suspenso. El lenguaje lo constata, su texto es el silencio. Bascula entre el latido de la nada y la pulsión de lo dicho. Su discurso es por tanto reflexivo, la reflexión meditativa es la única forma de enfrentarse al poema. Su p…

Pliegos del Condestable

Soneto que dirige la hermosa Carmen de Montilla a su anónimo enamorado, en cuitas de amor quejándose del despecho sufrido. Año 1616.

Pues es mi cuerpo ahora carne inerte,
solo sombra, la piel acariciada
de tu mano que prende por la nada
su rastro; la mirada busca verte

de nuevo, donde el lecho no confunde
la noche herida, fue lejano el vuelo
del ave que guardar solía, cielo
que aúna su recuerdo mientras se hunde

en la noche mi cuerpo con su herida,
rescata el dulce llanto, su alta dicha
no predice el destino, usurpa vida

cruel, lágrima cogiste a mi lamento,
vano fue mi dolor, el daño duro,
pues todo acaba en un sutil tormento.

A las ruinas del Palacio de Jabalquinto en Baeza

Y el viejo sentado a la puerta
en humilde silla de anea,
daba la entrada al palacio
sin palabras vacías, sin anuncios
a los visitantes ausentes,
tan solo su mirada hueca
de quien crecer ha visto en la piedra
el musgo dormido,
y a la ruina del tiempo pronunciar
el olvido, su nombre condenado
de la historia y la fama,
el silencio que alberga aquí su ruido
insondable de tinta,
nadie requiere la ruina o su forma
pobre cuando era solo piedra,
y el zaguán permite ahora el  ensueño
sobre trazos gastados, suave sombra,
duerme adentro la luz cerrada en claustro
de abrojos, nada y polvo:
la heráldica, escudos, escaleras,
oh su cielo, las risas, ¿qué se hicieron?,
¿dónde están las hermosas mujeres,
sus hombres, la clara belleza anónima,
recorriendo estos pasillos?
Ropas caídas en noches de alcoba,
todo ahora es su miseria y gusano,
hueso callado de la traición
del tiempo inefable,
pues su tiempo abre y guarda el espanto.
Donde ayer hubo brillo hoy solo queda
su ceniza creciendo para el cardo.
Ho…