Ir al contenido principal
Paseos

El arte del paseo debería reivindicarse como cualquier otro arte. ¿Cuántas obras habrán salido de interminables caminatas por el campo o por la ciudad? Cuántos aciertos se habrán acordado paseando, cuántas verdades se habrán fraguado hablando con un amigo, o cuántas veleidades o traiciones desveladas. El paseo forma parte del alma humana y la conversación que acompaña al paseante con otro amigo o la conversación interna contigo mismo.
Maeztu y Azorín paseaban interminablemente en su juventud, cuando les preguntaron en una ocasión a ambos que de qué habían hablado durante el largo paseo que habían mantenido una tarde dijeron que ninguno de los dos había abierto la boca: no habían dicho ni una palabra. La conversación del silencio, solo estamos callados con aquellos a los que de verdad apreciamos, los demás intentamos rellenar el silencio con tópicos en un supuesto silencio incómodo que puede ser tan productivo como una larga conversación.
Hoy ya no se pasea. Hoy ya no se conversa. Los teléfonos móviles han venido a  sustituir a la conversación oral. La gente  solo observa la pequeña pantalla por la calle, caminando con la cabeza baja y una tímida sonrisa de alguna estupidez que te están diciendo en ese momento mientras la vida pasa con alguien a tu lado con quien no hablas, no se conversa.
Los teléfonos móviles han sustituido a la comunicación pública por una interna, en silencio, pobre, sin salida. Las redes sociales demuestran la soledad del hombre y su radical aislamiento. Ya no se mira al otro por la calle, no existes si no estás en esa pequeña pantalla, si no dices alguna tontería, parecemos una sociedad que debe ser traducida a un pequeño móvil que empaca una vida sin matices.
Practiquemos el arte de la mirada y de la sorpresa ante lo que nos rodea, aún hay mucho que descubrir, y normalmente no cabe en una pantalla.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Góngora y el 27.

-->
Luis de Góngora y la influencia en el 27. Joaquín Fabrellas Jiménez
En las Soledades, el protagonista nos presenta un mundo artificial, como decía Salinas, el poeta revive la realidad, dotándola de nuevos matices y significados. En efecto, la obra de Góngora es una tabla, un decorado. Parte del vacío y prolifera en un mundo abigarrado, hacinado. Nadie se sorprende de ver al viajero. Todos los personajes que aparecen en el poema se muestran al náufrago como personajes de tapiz, a punto de ser pintados; lo que ven los ojos del náufrago es lo que escribe Góngora. La obra tiene espíritu discursivo. Y crítico. La obra de Góngora propone un modelo de conducta ante la sociedad. El náufrago, como el propio poeta, ha conocido los secretos de la Corte y la vida en la gran ciudad. Ambos conocen las presiones, los servilismos, las briegas a las que se debían hacer frente para pertenecer a esa oligarquía basada en el nacimiento afortunado y en la manutención y disfrute de ciertas hereda…

Arthur Rimbaud: a contracorriente

Trabajo sobre la obra de Diego Jesús Jiménez

Sobre la belleza en la obra de Diego Jesús Jiménez Un apunte
Hablar a estas alturas de la obra de Diego Jesús Jiménez es una tarea redundante. La obra reciente del profesor Juan Manuel Molina Damiani sobre antiguas y nuevas aportaciones a la obra de Diego hacen de este apunte un mero complemento superfluo. Con mayor o menor fortuna, se han tratado aspectos interesantes de su obra, las aguas del Júcar, el río del que tanto se habla en su poesía, el elemento camp, la transformación del joven poeta en un poeta consagrado, etc. Sin embargo, me gustaría tratar aquí un aspecto que, si bien es inherente a la poesía, toda la soflama posmodernista nos lo ha hecho ver como algo ajeno. Hablo de la belleza; la belleza como categoría estética, la belleza como parte de la modernidad, como función en la poesía, no como adorno. Toda la poesía francesa moderna trató de despojar a la poesía la parte más parnasiana porque sí, o al menos, la más interesante. Se descubrió la carroña, la ciudad, lo feo, lo m…