Ir al contenido principal
Recuerdos, S.A.
Joaquín Fabrellas
Publicado en Viva Jaén 5/03/2015

Imagínense un mundo digital en el que todo estuviese controlado por el alma desalmada de un ordenador global que lo gobernase todo. La realidad virtual sería la única realidad, acuérdense de "La caverna" de Platón, ya no seríamos ni las sombras de lo que viésemos reflejado en la pared de la cueva virtual. Un mundo donde los viajes, los hoteles, nuestros planes, el propio dinero, y dando un paso un paso más, nuestros propios recuerdos, serían de ese ordenador, todas las fotografías de la humanidad, la ligazón sentimental con nuestro pasado sensible, eso que nos convierte en humanos y que gracias a su proyección sentimental, nos ha convertido en lo que somos hoy; todo sería de ese ordenador, "Nube" lo llamarán algunos, ese lugar más cómodo donde almacenar esos carísimos recuerdos en un lugar sin ubicación(sic), como Dios, que si existe, no estaría en ese no-lugar, en esa ausencia virtual.
La foto de su primera comunión, el día de su boda cuando la luz se derramaba sobre el pelo de ella, el día del nacimiento de su hija, la foto de su primera novia...
Imagínense cuando todos nuestros recuerdos en forma de fotografías sean de ese ordenador, cuando nos pidan dinero por acceder a ese servicio de almacenaje de recuerdos, nos querrán cobrar apoyados, cómo no, por el gobierno del momento, lo que ocasionará numerosas manifestaciones en las principales ciudades del país a las que acudirán en masa, poco numerosa, según sus propios números y sus estadísticas de la mentira, asistirán, los desmemoriados históricos, los que padecerán la primera enfermedad tecnológica de la humanidad: el alzheimer informático o no tener acceso a tu propia memoria.
Se  crearán entonces diferentes clases sociales que se hayan hecho con sus recuerdos y los venderán a los que nunca tuvieren o quisieron olvidar su pasado y se compraron uno nuevo, diferente, reluciente. Entonces estos nuevos ricos pondrán esos nuevos recuerdos en paraísos digitales, en potencias neutrales de corte centroeuropeo y pseudo alpinos, tan limpios y prósperos a nuestra costa. Todo legal, pero oscuramente podrido y maloliente. Los señores del recuerdo que no pudieron evitar convertirse en lo que fueron porque sus familias ya estaban allí antes, los pintó Van Eyck frente a un espejo.
El papel seguirá ardiendo a 451º Farenheit según nos enseñó Bradbury.
Lo que tienen en común la desvergüenza y la memoria es que nunca arden.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Góngora y el 27.

-->
Luis de Góngora y la influencia en el 27. Joaquín Fabrellas Jiménez
En las Soledades, el protagonista nos presenta un mundo artificial, como decía Salinas, el poeta revive la realidad, dotándola de nuevos matices y significados. En efecto, la obra de Góngora es una tabla, un decorado. Parte del vacío y prolifera en un mundo abigarrado, hacinado. Nadie se sorprende de ver al viajero. Todos los personajes que aparecen en el poema se muestran al náufrago como personajes de tapiz, a punto de ser pintados; lo que ven los ojos del náufrago es lo que escribe Góngora. La obra tiene espíritu discursivo. Y crítico. La obra de Góngora propone un modelo de conducta ante la sociedad. El náufrago, como el propio poeta, ha conocido los secretos de la Corte y la vida en la gran ciudad. Ambos conocen las presiones, los servilismos, las briegas a las que se debían hacer frente para pertenecer a esa oligarquía basada en el nacimiento afortunado y en la manutención y disfrute de ciertas hereda…

Arthur Rimbaud: a contracorriente

Trabajo sobre la obra de Diego Jesús Jiménez

Sobre la belleza en la obra de Diego Jesús Jiménez Un apunte
Hablar a estas alturas de la obra de Diego Jesús Jiménez es una tarea redundante. La obra reciente del profesor Juan Manuel Molina Damiani sobre antiguas y nuevas aportaciones a la obra de Diego hacen de este apunte un mero complemento superfluo. Con mayor o menor fortuna, se han tratado aspectos interesantes de su obra, las aguas del Júcar, el río del que tanto se habla en su poesía, el elemento camp, la transformación del joven poeta en un poeta consagrado, etc. Sin embargo, me gustaría tratar aquí un aspecto que, si bien es inherente a la poesía, toda la soflama posmodernista nos lo ha hecho ver como algo ajeno. Hablo de la belleza; la belleza como categoría estética, la belleza como parte de la modernidad, como función en la poesía, no como adorno. Toda la poesía francesa moderna trató de despojar a la poesía la parte más parnasiana porque sí, o al menos, la más interesante. Se descubrió la carroña, la ciudad, lo feo, lo m…