Ir al contenido principal

INSOMNIO, por Edmund Gun Blair, Bogotá 1975.

Solo existe el presente, que es eternidad, el futuro es solo una proyección de nuestro tiempo imperfecto y el pasado es eso que llamamos recuerdo.
 Nosostros somos siempre el mismo instante permanente y absoluto, somos siempre los mismos, nuestra vida se desarrolla en un instante: los mismos cuando nacemos y morimos, un mismo instante.
El tiempo humano es erróneo, una forma imperfecta de acercarnos a la eternidad, el tiempo es la suma completa de todos los instantes vividos, de ahí surge la eternidad, de una concepción errónea entre el tiempo real y nuestro tiempo humano: no pueden ser el mismo tiempo.
 El tiempo no tiene dirección, no viene del futuro y se escurre hacia el pasado, no viene del pasado y se proyecta hacia el futuro, es solo instante, dominio efímero del instante que es el mismo vivido una y muchas veces, el mismo, por eso la vida humana es decadencia, corrupción de los sentidos.
 El ser supremo nos envuelve en un cuerpo pútrido para atravesar un fragmento despreciable de tiempo en un proceloso y metafórico océano que no abarcaremos jamás.
Habitantes ignorantes de un cuerpo supremo que se inserta en otro cuerpo supremo y así hasta el infinito, pero el infinito es igualmente erróneo, es un concepto humano, y el lenguaje humano no refleja todo lo que existe, todo lenguaje es una aproximación, no el concepto en sí mismo, es solo su acercamiento, el lenguaje es acercamiento a la realidad, a la verdad; la verdad es lo que no conocemos, pero se aprecia, solo se vislumbra, no hay palabras para definirla, la poesía es un método imperfecto para enunciarla, un método fallido ya que se basa en el lenguaje.
En este mundo todo es lenguaje, todo existe mediante el lenguaje, incluso el sueño o el silencio.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Góngora y el 27.

-->
Luis de Góngora y la influencia en el 27. Joaquín Fabrellas Jiménez
En las Soledades, el protagonista nos presenta un mundo artificial, como decía Salinas, el poeta revive la realidad, dotándola de nuevos matices y significados. En efecto, la obra de Góngora es una tabla, un decorado. Parte del vacío y prolifera en un mundo abigarrado, hacinado. Nadie se sorprende de ver al viajero. Todos los personajes que aparecen en el poema se muestran al náufrago como personajes de tapiz, a punto de ser pintados; lo que ven los ojos del náufrago es lo que escribe Góngora. La obra tiene espíritu discursivo. Y crítico. La obra de Góngora propone un modelo de conducta ante la sociedad. El náufrago, como el propio poeta, ha conocido los secretos de la Corte y la vida en la gran ciudad. Ambos conocen las presiones, los servilismos, las briegas a las que se debían hacer frente para pertenecer a esa oligarquía basada en el nacimiento afortunado y en la manutención y disfrute de ciertas hereda…

Arthur Rimbaud: a contracorriente

Trabajo sobre la obra de Diego Jesús Jiménez

Sobre la belleza en la obra de Diego Jesús Jiménez Un apunte
Hablar a estas alturas de la obra de Diego Jesús Jiménez es una tarea redundante. La obra reciente del profesor Juan Manuel Molina Damiani sobre antiguas y nuevas aportaciones a la obra de Diego hacen de este apunte un mero complemento superfluo. Con mayor o menor fortuna, se han tratado aspectos interesantes de su obra, las aguas del Júcar, el río del que tanto se habla en su poesía, el elemento camp, la transformación del joven poeta en un poeta consagrado, etc. Sin embargo, me gustaría tratar aquí un aspecto que, si bien es inherente a la poesía, toda la soflama posmodernista nos lo ha hecho ver como algo ajeno. Hablo de la belleza; la belleza como categoría estética, la belleza como parte de la modernidad, como función en la poesía, no como adorno. Toda la poesía francesa moderna trató de despojar a la poesía la parte más parnasiana porque sí, o al menos, la más interesante. Se descubrió la carroña, la ciudad, lo feo, lo m…