Ir al contenido principal

La estación rota. Joaquín Fabrellas



La estación rota, compuesta por
Joaquín Fabrellas.

 



Y el almendro se viste ya de estío,
Apenas le sirvió el color de excusa
Al invierno lejano cuando el árbol
Solo es su oscura brevedad de sombra.

 En la fresca cadencia vegetal
Que se oculta así bajo el palio verde 
De las muy temblorosas hojas ante
Un sol airado que cubrió marchito
Desde el cálido corazón ausente
Que desde el alma humilde presto escapa.

Y el trigo rubio que expande el verano
O el viento que abandona así los campos
En tolvanera y olvido ya mezclados
La memoria de la piedra y la tierra
 Ufanas, devolviéndonos la incógnita
Al breve tiempo que nos cumple siempre,
El breve tiempo del hombre  que nunca
Es el tiempo de la tierra o las cosas.

Pero solo el pino es fiel a su forma
Y anuncia alegre su olor y su sombra
Inmutables,  solo de luz, los días,
Inventando su destino parado
En la violencia sutil del verano
Que olvida el año distante del frío.

Y viene aquí esta estación insolente
A decir todo aquello que se fue,
Aquello que no quedará ya más
Entre nosotros, que somos el triste
Reflejo de lo que fuimos y solo
Materia de la carne y alma que pasa
Apenas entre lo escrito y lo dicho,
Desesperados por la inexistencia
Acüosa que nos desplaza fuera
Del tiempo del mundo que es raudo tiempo
Inescrito de los dioses difuntos.
Y la historia sin dicha que nos dijo
La verdad sin símbolos, sin palabras.

Cálido viento que a aventar ayuda,
Haciendo inútil el invierno ahora
Que el lagarto adorna las blancas tapias
Como el olvido o palabra no dicha,
Eterna luz de un verano insumiso,
Buscando en el mar su ausencia inconclusa
De tiempo y distancia ya reclamada
Por dioses inexistentes en vanas
Palabras como presentes insólitos
De un don celestial que viene de arriba
A relegarnos, a escondernos nuestra
Materia dudosa ya fabricada
En los límites inciertos del tiempo
Y la historia que inventan los espejos
Para reflejar una realidad
Deforme y ajena a la vil semejanza
De  ese Dios invisible y sin imagen
Que da nuestra imagen en un espejo
Inventado para olvido de todos.

 Crece el óxido del tiempo al verano,
Con mano severa que desviste árboles
Y  al insecto acompaña a  la rüina
Luminosa entre las oscuras hojas
Que ya no existen en ninguna noche,
Como tu nombre que zarpa al olvido,
Como ahora este verano altivo
Adelantando ya  la muerte al frío
 Del infausto invierno y del tiempo helado
En versos sueltos de once, para heridas
Palabras, sílabas del abandono
No escuchadas ante el candor y bruma
De un estío indeciso entre tan alta

TINIEBLA.

Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Las voces indomables Manuel Lombardo Duro

Colección Caja de formas, nº 5. Piedra Papel Libros. Jaén. 2017.


Portada, contraportada y solapas del libro de Manuel Lombardo Duro.
La poesía de Lombardo Duro nace siempre de la paradoja ante la necesidad de expresar el silencio del que surge yel acabamiento del mismo al escribir el poema. Poesía que enfrenta la acción y la inacción, la palabra y el silencio, el lenguaje y el caos en el que se origina la obra de Lombardo. Texto que violenta sus propias bases expresivas, se decanta hacia la pureza sintáctica y hacia un léxico que bordea los límites del conocimiento y el vacío; la poesía como concepto con el que expresar la nada.
El mundo sensible de Lombardo le sirve como correlato a su poesía, su mundo no existe, está en suspenso. El lenguaje lo constata, su texto es el silencio. Bascula entre el latido de la nada y la pulsión de lo dicho. Su discurso es por tanto reflexivo, la reflexión meditativa es la única forma de enfrentarse al poema. Su p…

Pliegos del Condestable

Soneto que dirige la hermosa Carmen de Montilla a su anónimo enamorado, en cuitas de amor quejándose del despecho sufrido. Año 1616.

Pues es mi cuerpo ahora carne inerte,
solo sombra, la piel acariciada
de tu mano que prende por la nada
su rastro; la mirada busca verte

de nuevo, donde el lecho no confunde
la noche herida, fue lejano el vuelo
del ave que guardar solía, cielo
que aúna su recuerdo mientras se hunde

en la noche mi cuerpo con su herida,
rescata el dulce llanto, su alta dicha
no predice el destino, usurpa vida

cruel, lágrima cogiste a mi lamento,
vano fue mi dolor, el daño duro,
pues todo acaba en un sutil tormento.

A las ruinas del Palacio de Jabalquinto en Baeza

Y el viejo sentado a la puerta
en humilde silla de anea,
daba la entrada al palacio
sin palabras vacías, sin anuncios
a los visitantes ausentes,
tan solo su mirada hueca
de quien crecer ha visto en la piedra
el musgo dormido,
y a la ruina del tiempo pronunciar
el olvido, su nombre condenado
de la historia y la fama,
el silencio que alberga aquí su ruido
insondable de tinta,
nadie requiere la ruina o su forma
pobre cuando era solo piedra,
y el zaguán permite ahora el  ensueño
sobre trazos gastados, suave sombra,
duerme adentro la luz cerrada en claustro
de abrojos, nada y polvo:
la heráldica, escudos, escaleras,
oh su cielo, las risas, ¿qué se hicieron?,
¿dónde están las hermosas mujeres,
sus hombres, la clara belleza anónima,
recorriendo estos pasillos?
Ropas caídas en noches de alcoba,
todo ahora es su miseria y gusano,
hueso callado de la traición
del tiempo inefable,
pues su tiempo abre y guarda el espanto.
Donde ayer hubo brillo hoy solo queda
su ceniza creciendo para el cardo.
Ho…