Ir al contenido principal
Anotaciones para el Cabo de Gata.

I

Hacia el este.
Al norte, las montañas de la Sierra de Alhamilla: ocres, peladas, majestuosas en la quietud del silencio que contemplan desde arriba. El observador tiene dos formas de ver el paisaje: una, de forma directa y escribirlo, como los pintores valientes; y otra, mirar de memoria, sin mirar, si no es desde el silencio y escribirlo. Las dos formas engañan al ojo del lector y también la memoria del escribiente, que inventa con la palabra  lo que no está construido en  la memoria.
Por eso, toda escritura es falsa.
Ahora no habita nada en este cielo: apenas un azul demacrado, blanquecino en esta hora lechosa del día. Algún pájaro despistado que se acerca al campo de visión entre el escribiente y el sol y recorta su silueta dudosa para formar parte de la impresión que dejan las palabras entre su escritura y su lectura.

A mí me gustaría ser ahora como Funes el memorioso, a ratos, no siempre. Funes fue un autista metódico y nunca habló. Borges inventó sus palabras. Me gustaría estar veinticuatro horas escribiendo minuciosamente las veinticuatro horas del día anterior y seguro que no se parecerían en nada a lo que sucedió realmente. Ahí empieza la literatura, cuando el hombre quiere recordar lo que ha sido.
Yo imagino a un creador que nos inventa todos los días desde siempre, y trata de escribirlo todo, es un Dios grafómano, ya que todo es un gran texto. Pero como Dios obsesionado tiene mala memoria y nos olvida, y nos mata, por existe la muerte pero esto nunca lo sabrá la ciencia, que también es equívoca.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Góngora y el 27.

-->
Luis de Góngora y la influencia en el 27. Joaquín Fabrellas Jiménez
En las Soledades, el protagonista nos presenta un mundo artificial, como decía Salinas, el poeta revive la realidad, dotándola de nuevos matices y significados. En efecto, la obra de Góngora es una tabla, un decorado. Parte del vacío y prolifera en un mundo abigarrado, hacinado. Nadie se sorprende de ver al viajero. Todos los personajes que aparecen en el poema se muestran al náufrago como personajes de tapiz, a punto de ser pintados; lo que ven los ojos del náufrago es lo que escribe Góngora. La obra tiene espíritu discursivo. Y crítico. La obra de Góngora propone un modelo de conducta ante la sociedad. El náufrago, como el propio poeta, ha conocido los secretos de la Corte y la vida en la gran ciudad. Ambos conocen las presiones, los servilismos, las briegas a las que se debían hacer frente para pertenecer a esa oligarquía basada en el nacimiento afortunado y en la manutención y disfrute de ciertas hereda…

Arthur Rimbaud: a contracorriente

Trabajo sobre la obra de Diego Jesús Jiménez

Sobre la belleza en la obra de Diego Jesús Jiménez Un apunte
Hablar a estas alturas de la obra de Diego Jesús Jiménez es una tarea redundante. La obra reciente del profesor Juan Manuel Molina Damiani sobre antiguas y nuevas aportaciones a la obra de Diego hacen de este apunte un mero complemento superfluo. Con mayor o menor fortuna, se han tratado aspectos interesantes de su obra, las aguas del Júcar, el río del que tanto se habla en su poesía, el elemento camp, la transformación del joven poeta en un poeta consagrado, etc. Sin embargo, me gustaría tratar aquí un aspecto que, si bien es inherente a la poesía, toda la soflama posmodernista nos lo ha hecho ver como algo ajeno. Hablo de la belleza; la belleza como categoría estética, la belleza como parte de la modernidad, como función en la poesía, no como adorno. Toda la poesía francesa moderna trató de despojar a la poesía la parte más parnasiana porque sí, o al menos, la más interesante. Se descubrió la carroña, la ciudad, lo feo, lo m…