Ir al contenido principal
El señor y lo demás, son cuentos, Barcelona, Austral, 2013. Leopoldo Alas, "Clarín".
Colección Austral Básicos.
Artículo de Joaquín Fabrellas Jiménez.

Este libro, aparecido por primera vez en 1893, supone parte de la labor cuentísitica de Leopoldo Alas. Destaca su preciosismo léxico-semántico:  trabajado hasta límites poéticos, en los que cada palabra parece pulsar el matiz necesario para expresar lo establecido por el autor.
Destaca la actitud literaria de "Clarín" en esta obra, ya que se mueve entre el Realismo literario, ese afán por describir todo con profusión de detalles, pasando por un amable Romanticismo sentimental en ciertas descripciones y actitudes de algunos de los personajes, hasta vetas de  Modernismo, en la sensualidad de ciertas descripciones y la actitud vaga y casi decadente de algunos personajes, en especial, Victoria Pagés, en el pequeño cuento de "El centauro", personaje que parece nutrirse de ciertas imágenes del modernismo pictórico y literario, como José María de Hérédia y sus Tropheés, al que "Clarín" nombra en su cuento en repetidas ocasiones.
La actitud de avezado crítico le hace ver como nadie la nueva sensibilidad que se extendía desde Francia y que serviría de puente para el nuevo movimiento y sentimiento literario. A continuación cito un párrafo que refleja la nueva expresión modernista:
"Era pagana, no con el corazón, que no lo tenía, sino con el instinto imitativo, que le hacía remedar en sus ensueños las locuras de sus poetas favoritos, los modernos, los franceses, que andaban a vueltas con sus recuerdos de cátedra, para convertirlos en creencia poética y en inspiración de su musa plástica y afectadamente sensualista". Extraído de "El centauro".
La cita, como podemos ver, habla por sí misma de la nueva forma de sentir, vitalista, estética, del arte nuevo, que procedía de Francia; se refiere, claro está, al Parnasianismo y a los movimientos precedentes y que influyeron en el Modernismo hispano.
Otro de los cuentos:"Adiós Cordera", uno de los más reconocidos del autor, y que refleja la vida idílica en una valle asturiano y el enfrentamiento entre la modernidad y la tradición en un lugar tan sensible como los valles asturianos donde cada cambio tiene su consecuencia en la vida tradicional respetada a lo largo de los siglos.
Este argumento recuerda sin duda, a uno de los problemas principales a los que se enfrentaba Unamuno, y también, por extensión, toda la generación del 98, que veía en lo moderno un cambio drástico que acompañaba la pérdida de expresión tradicional. El cuento también introduce los valores de la economía competitiva, el ansia de mejora mediante la venta de una vaca, Cordera, que hacía las delicias de dos hermanos que ven como su pequeño valle va cambiando de forma radical en muy poco tiempo, mientras su padre hace las gestiones necesarias para deshacerse del animal.
El telégrafo y sus postes son los elementos que se introducen en ese paisaje idílico y van cambiándolo para transformarlo en algo mucho más rápido, más impersonal, como prueba de la pérdida de esa identidad que experimentó todo el campo español al final del siglo XIX e intentaba ponerse a la altura de Europa, otro de los temas que tratarían los autores de la generación del 98. ¿Debe España cambiar y parecerse a Europa, o debe Europa mirar hacia España? La respuesta fue muy clara y España decidió apostar por parecerse al resto del continente. Las nuevas formas de producción entrarían de lleno en toda la geografía española.
"Adiós "Cordera"" nos propone el mismo tipo de coflicto al que se enfrentarán, años después, los personajes de algunos libros de Miguel Delibes, deudor, en parte, de los autores del 98 y sus preocupaciones existenciales que se plantean la situación de la modernización de  España. Delibes haría lo mismo, ya mediado el siglo, revisitando el tema de la modernización, encarnado en la figura de esa Castilla milenaria que dio lugar a España. ¿Mereció la pena el cambio? ¿Ha habido en verdad progreso? Y, si lo ha habido, ¿era el progreso esperado? Los personajes de Pinín y Rosa, del cuento de "Clarín", nos recuerdan a los personajes de El camino" y a Daniel el Mochuelo o a su inseparable Roque, que viven de forma directa, apenas sesenta años después, la modernización de una Castilla recóndita y atrasada y nos plantea la idea del "progreso" mediante la rapidez del tren, o del expreso, elementos que aparecen en las obras de Delibes, a veces como un gran avance, otras, atravesando de forma violenta el campo vallisoletano sin proponer nada a cambio.
"Cambio de luz" es otro cuento fundamental, cuyo protagonista, Jorge Arial, un erudito pensador y aficionado al arte se va quedando paulatinamente ciego. Arial ,sin embargo, no echará de menos su antigua situación porque siente que ve mejor las cosas desde la ceguera, para él, tan solo es un cambio de luz. Y su familia se sentirá más unida a él que antes. Arial debe mucho al Romanticismo, es un personaje idealista, muestra poco afecto a los valores cotidianos de las cosas, va a lo esencial, quiere cambiar la realidad desde esa idealización de todo lo que vive, es quijotesco. Su actitud produce una resistencia feroz a los cambios que se están experimentando al final del siglo XIX en España: frente al materialismo, él resiste desde la idea, lo bello, el arte, la música, la poesía. Valores que se ponen en franca retirada con la introducción del capitalismo económico y burgués en las ciudades españolas de esta época finisecular. No se opone directamente al progreso, pero quiere un progreso con contenidos, dirigido por un pensamiento establecido y claro, que vaya en una dirección definida.

Muestra este libro, en definitiva, a unos personajes que están al borde de la desaparición, y como hemos visto, "Clarín" se encuentra entre esos autores fundamentales que sirvieron como catalizadores del cambio literario y del sentimiento artístico de finales del XIX. Introdujeron la literatura española en el el siglo XX y dotaron a la literatura española de nuevas direcciones que, otros autores del XX sabrían recoger para llevar a nuevos puertos y alcances creativos diferentes. He ahí la importancia de la obra cuentística de "Clarín", ahí reside su genio sosegado y certero de una literatura buena.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las voces indomables Manuel Lombardo Duro

Colección Caja de formas, nº 5. Piedra Papel Libros. Jaén. 2017.


Portada, contraportada y solapas del libro de Manuel Lombardo Duro.
La poesía de Lombardo Duro nace siempre de la paradoja ante la necesidad de expresar el silencio del que surge yel acabamiento del mismo al escribir el poema. Poesía que enfrenta la acción y la inacción, la palabra y el silencio, el lenguaje y el caos en el que se origina la obra de Lombardo. Texto que violenta sus propias bases expresivas, se decanta hacia la pureza sintáctica y hacia un léxico que bordea los límites del conocimiento y el vacío; la poesía como concepto con el que expresar la nada.
El mundo sensible de Lombardo le sirve como correlato a su poesía, su mundo no existe, está en suspenso. El lenguaje lo constata, su texto es el silencio. Bascula entre el latido de la nada y la pulsión de lo dicho. Su discurso es por tanto reflexivo, la reflexión meditativa es la única forma de enfrentarse al poema. Su p…

Pliegos del Condestable

Soneto que dirige la hermosa Carmen de Montilla a su anónimo enamorado, en cuitas de amor quejándose del despecho sufrido. Año 1616.

Pues es mi cuerpo ahora carne inerte,
solo sombra, la piel acariciada
de tu mano que prende por la nada
su rastro; la mirada busca verte

de nuevo, donde el lecho no confunde
la noche herida, fue lejano el vuelo
del ave que guardar solía, cielo
que aúna su recuerdo mientras se hunde

en la noche mi cuerpo con su herida,
rescata el dulce llanto, su alta dicha
no predice el destino, usurpa vida

cruel, lágrima cogiste a mi lamento,
vano fue mi dolor, el daño duro,
pues todo acaba en un sutil tormento.

A las ruinas del Palacio de Jabalquinto en Baeza

Y el viejo sentado a la puerta
en humilde silla de anea,
daba la entrada al palacio
sin palabras vacías, sin anuncios
a los visitantes ausentes,
tan solo su mirada hueca
de quien crecer ha visto en la piedra
el musgo dormido,
y a la ruina del tiempo pronunciar
el olvido, su nombre condenado
de la historia y la fama,
el silencio que alberga aquí su ruido
insondable de tinta,
nadie requiere la ruina o su forma
pobre cuando era solo piedra,
y el zaguán permite ahora el  ensueño
sobre trazos gastados, suave sombra,
duerme adentro la luz cerrada en claustro
de abrojos, nada y polvo:
la heráldica, escudos, escaleras,
oh su cielo, las risas, ¿qué se hicieron?,
¿dónde están las hermosas mujeres,
sus hombres, la clara belleza anónima,
recorriendo estos pasillos?
Ropas caídas en noches de alcoba,
todo ahora es su miseria y gusano,
hueso callado de la traición
del tiempo inefable,
pues su tiempo abre y guarda el espanto.
Donde ayer hubo brillo hoy solo queda
su ceniza creciendo para el cardo.
Ho…