Ir al contenido principal

Lázaro Santana. Las Palmas de Gran Canaria, 1940.

Lázaro Santana es uno de esos ejemplos artísticos que escoge el camino difícil frente a la facilidad de índole comercial. Perteneciente, si es que esa pertenencia ayudase a entender mejor el fenómeno poético, a la generación del 68, lo digo como convención crítica, no con convencimiento personal, ya que la generación del 68 fue una especie de cajón de sastre donde tuvieron cabida los más variados autores y las más variadas técnicas poéticas y estéticas.
Bien, Lázaro Santana es un autor al margen de todo este fenómeno teórico-crítico, quizá porque conoce bien el mundo de la teoría y de la divulgación cultural. Como ensayista ha estudiado la obra de Pedro González o Manolo Millares, entre otros. También destacan sus estudios sobre poesía canaria contemporánea. Ha ejercido también como traductor de autores como Robert Browning, Cavafis o Langston Hughes.
Como poeta publicó su primer libro en el año 1966: El hilo no tiene fin; seguidos de Recordatorio USA, que aprecería en 1971, Apócrifos de Catulo en 1979 o La aves en 1979.
En la Editorial Hiperión cuenta con la antología Que gira entre las islas,que recoge su producción poética en los primeros años de la década de los 80.

Su poesía tiene poco que ver con las corrientes teórico literarias de su generación, no es una poesía de tipo confesional, ni tampoco de índole culturalista. No sigue el narrativismo tan usado a finales de los sesenta y principios de los setenta. Procede su poesía de la matriz abierta por Alejandro Carriedo, que continuó también con Eladio Cabañero y que encontraría ejemplos magníficos en la poesía de Claudio Rodríguez o Diego Jesús Jiménez.
Lázaro Santana recorre el camino inverso al que estaban tomando los poetas en aras de un estilo que se acercaba a lo urbano, a lo cosmopolita, a lo culturalista. No, Santana se siente bien en los límites de la palabra y del lenguaje: ese es su mundo, su interior y su horizonte estético y poético. Su poesía  está llena de matices, de gradaciones, de tonalidades que juegan con la palabra para dar la nota justa. Su poesía no es excesiva ni verborreica, es una poesía que tiende más al silencio, a lo conciso: una poesía interior.
Habla de los límites, de la incidencia de la luz en los límites de lo cotidiano y de lo real. Los límites son una metáfora de su propio existir isleño. La isla es como la página, se construye y se reconstruye cada día. La labor del poeta es desvelar toda esa belleza que no se ve a simple vista, la labor de vidente, de chamán que enuncia el sortilegio prohibido y que acompaña la existencia de los dioses.
Santana frente a la corte se asienta en un discurso estructurado desde lo sencillo, incluso en la sintaxis poética. Alude a los elemento naturales, al agua, el mar como una obsesión y principio de todo lo vivo, la roca como lo que resiste a la vida, el asidero; la palabra creadora dentro de los márgenes poéticos, y la página que es la protagonista de toda poesía frente al tiempo que discurre inmóvil entre toda la existencia de las cosas de este mundo.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Las voces indomables Manuel Lombardo Duro

Colección Caja de formas, nº 5. Piedra Papel Libros. Jaén. 2017.


Portada, contraportada y solapas del libro de Manuel Lombardo Duro.
La poesía de Lombardo Duro nace siempre de la paradoja ante la necesidad de expresar el silencio del que surge yel acabamiento del mismo al escribir el poema. Poesía que enfrenta la acción y la inacción, la palabra y el silencio, el lenguaje y el caos en el que se origina la obra de Lombardo. Texto que violenta sus propias bases expresivas, se decanta hacia la pureza sintáctica y hacia un léxico que bordea los límites del conocimiento y el vacío; la poesía como concepto con el que expresar la nada.
El mundo sensible de Lombardo le sirve como correlato a su poesía, su mundo no existe, está en suspenso. El lenguaje lo constata, su texto es el silencio. Bascula entre el latido de la nada y la pulsión de lo dicho. Su discurso es por tanto reflexivo, la reflexión meditativa es la única forma de enfrentarse al poema. Su p…

Pliegos del Condestable

Soneto que dirige la hermosa Carmen de Montilla a su anónimo enamorado, en cuitas de amor quejándose del despecho sufrido. Año 1616.

Pues es mi cuerpo ahora carne inerte,
solo sombra, la piel acariciada
de tu mano que prende por la nada
su rastro; la mirada busca verte

de nuevo, donde el lecho no confunde
la noche herida, fue lejano el vuelo
del ave que guardar solía, cielo
que aúna su recuerdo mientras se hunde

en la noche mi cuerpo con su herida,
rescata el dulce llanto, su alta dicha
no predice el destino, usurpa vida

cruel, lágrima cogiste a mi lamento,
vano fue mi dolor, el daño duro,
pues todo acaba en un sutil tormento.

A las ruinas del Palacio de Jabalquinto en Baeza

Y el viejo sentado a la puerta
en humilde silla de anea,
daba la entrada al palacio
sin palabras vacías, sin anuncios
a los visitantes ausentes,
tan solo su mirada hueca
de quien crecer ha visto en la piedra
el musgo dormido,
y a la ruina del tiempo pronunciar
el olvido, su nombre condenado
de la historia y la fama,
el silencio que alberga aquí su ruido
insondable de tinta,
nadie requiere la ruina o su forma
pobre cuando era solo piedra,
y el zaguán permite ahora el  ensueño
sobre trazos gastados, suave sombra,
duerme adentro la luz cerrada en claustro
de abrojos, nada y polvo:
la heráldica, escudos, escaleras,
oh su cielo, las risas, ¿qué se hicieron?,
¿dónde están las hermosas mujeres,
sus hombres, la clara belleza anónima,
recorriendo estos pasillos?
Ropas caídas en noches de alcoba,
todo ahora es su miseria y gusano,
hueso callado de la traición
del tiempo inefable,
pues su tiempo abre y guarda el espanto.
Donde ayer hubo brillo hoy solo queda
su ceniza creciendo para el cardo.
Ho…